« Home | Ponga la basura en su lugar » | Justicia y agachadas » | ¿Palermo qué? » | Alto, flaco y con una guitarra roja » | Hacete cargo, bengalero » | Algunos muertos no cuentan » | Tarjeta roja » | Un plebiscito para el rock » | Olor a chivo » | ¿Y ahora qué pasa, eh? » 

25.2.05 

Chau, Pappo

Todavía me puedo acordar de la sensación de tener 13 años, poner Ruedas de metal y, con mis amigos Mauro y Diego, jugar al músico de rock con la regla T colgada como guitarra.

Más allá de cualquier particularidad y de algunos exabruptos verbales que solía tirar, la muerte de Pappo es un agujero grande, muy grande, en la historia del rock argentino.

Etiquetas:

Yo también me acuerdo de esa sensacion. Siempre sentí que había algo puro en todo ello. El tiempo y los exhabruptos del carpo me alejaron de ello. Ante la tristeza, entiendo que la pureza y los exhabruptos son dos caras de lo mismo.

"Y Pappo no se va, y Pappo no se va"

El amigo Diego

Cómo olvidarme de esas cosas, cafetín de la calle Bogotá... cierto que con el tiempo la pureza se disuelve con algo de cinismo, pero esas tapas horribles (¡ese vinilo que flameaba!) de Macadam 3...2...1...0 y Ruedas de Metal, la potencia que hervía la sangre en Contenidos, la barra gritando "y dale Pappo, dale dale Pappo" en un show de Moris en Obras 1981, siguen representando una época de esas que se guardan en el altillo emocional más preciado.

Pappo presidente, Vitico canciller.

Salud, hermano.

y.....hoy despues de mas de un año no puedo comprender la muerte de pappo...siemto mucha tristeza

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.