31.5.05 

Podrá ser un soñador, pero no es el único

Leo en el Clarín de hoy (http://www.clarin.com/diario/2005/05/31/sociedad/s-03302.htm): "La Magistratura echó a un juez penal porque trabajaba poco".

Mamita. Si el ejemplo cunde, en un par de meses la Justicia (y la administración pública, el Gobierno, el Congreso y un largo etcétera) se queda sin empleados.

Etiquetas:

29.5.05 

Un mail

Reproduzco un mail que me reenviaron, y que vale la pena difundir:

"Quiero contarles que el día de ayer concurrí a ver el ¿espectáculo? llamado Obit del grupo catalán La Fura dels Baus.
No solo envío este mail para rogarles que ni se les ocurra gastar un solo centavo en el decadente show, sino que además se tomen la molestia (¡¡¡por favor!!!) de gritar a los cuatro vientos que es una estafa lo que están haciendo en la Argentina estos gaitas ladrones.
El grupo llegó a la Argentina con el mote de grupo de 'culto' y no sé que otras pavadas que se les ocurrió escribir a los putos críticos de espectáculos de los corruptos medios de comunicación de nuestro país. No solo me siento estafado (me costó $45 pesos la entrada) sino que además siento que nos tomaron el pelo a todos los presentes con un show vacío de contenido, con un montón de cositas tiradas de los pelos y muy limitadas por la buena predisposición de los presentes. Un show sin el menor sentido estético, con una tecnología acorde a un acto del 25 de mayo de jardín de infantes, con un sonido que deja mucho que desear y... no sé que más decir para no parecer exagerado.
La verdad, si parece que estoy caliente, sepan que no es así.
ESTOY RECALIENTE!!!!
Ahora entiendo por qué en la entrada te regalaban botellas de cerveza...... para que no te des cuenta de que te iban a coger y cagarse de risa de tu cara de boludo mirando para el techo esperando que pasara algo.
Gracias.
Walter Croce."

Sólo quiero agregar dos cosas: no se trata de "putos periodistas" y "medios corruptos", sino de que hay que seguir la agenda periodística, y la llegada de La Fura, con todo su historial, reviste un interés innegable. Por otro lado, ya hace dos visitas que no los voy a ver: aunque no estoy especializado en teatro (es decir, lo mío en ese rubro pasa más por el gusto que por un análisis crítico), hubo un espectáculo que dieron en Costa Salguero hace tres o cuatro años que me pareció tan mierda que decidí nunca más ir a verlos, bajo la conocida frase "a mí no me agarran más". Con lo cual, Walter, adhiero por completo a tu campaña.

27.5.05 

Un escenario no tan extraño

Esto se publicó en "Los temas pendientes", el suplemento especial por los 18 años de Página/12.


Miras los edificios que dan al puerto
dejando amanecer todo
Miras por la ventana de tu ciudad
la vida como cierra el paso.
Y aunque saliendo a la vereda
nada te espere ya
seguís saliendo por tu libertad.


(Emilio del Guercio)


La canción se llama "Las cosas por hacer", y era la apertura de El valle interior, el disco con el que Almendra volvió al ruedo en 1980. Después del nefasto 30 de diciembre de 2004, en la escena rock argentina hay muchas cosas por hacer. Hay un proceso judicial pendiente y de pronóstico impredecible, pero los integrantes del medio tienen su propio laberinto a recorrer, igualmente complejo, de difícil resolución. Germán Daffunchio, guitarrista y cantante de Las Pelotas (una de las pocas bandas de primera línea que no esconde el bulto al debate) viene afirmando una y otra vez que el estado de las cosas pos Cromañón es un festín para la derecha argentina, feliz de tener tantas herramientas a mano para silenciar un movimiento que siempre se las arregló para ser un grano en el culo del poder.

Todo clausurado, todo cuestionado, todo tapado por el mismo humo de bengala.

La situación es compleja, pero hay un par de datos que no se pueden perder de vista. Para el rock, afuera siempre hubo un enemigo: en todo caso, en este momento dispone de armas más potentes para salirse con la suya. Pero el rock debe encontrar la forma de hacer abstracción de eso y propiciar su debate interno, su propio método -entre el plan y el instinto- para modificar ciertas cosas y salir adelante. No es la primera crisis, la primera contradicción que el rock debe afrontar. Durante años, los artistas debieron tocar a escondidas, un domingo de mañana en un teatro, trasnoches en sótanos de acceso difícil, siempre con el camión celular en la puerta esperando las presas. De pronto y a instancias de un general borracho, en 1982 recibió la bendición de una dictadura que prohibió todo "cantable" en inglés en las radios (qué casualidad, como Hadad en La Mega) y motivó un explosivo crecimiento en la difusión, producción discográfica y actividad en vivo.

Hasta ese momento, la derecha también se había hecho un festín con el rock. Pero cuando el movimiento pudo salir a la luz, tenía una calidad artística y un potencial de generar cambios en su público que le hizo ganarse largamente ese lugar. La Guerra de Malvinas y el Festival de la Solidaridad Latinoamericana instalaron también el primer conflicto ideológico serio en un cuerpo que había sabido unirse -más allá de diferencias estilísticas o viejas discusiones como Manal o Almendra- para resistir al enemigo de afuera. Pero salió adelante, y supo diversificarse y revalidar su razón de ser, y ante cada rebrote fascista concentrado en la actividad rockera encontró la manera de abrirse camino.

Cromañón debería activar nuevamente esos mecanismos, oxidados y aceitados de manera cíclica a lo largo de una fértil historia de cuatro décadas. Es una tarea que incumbe a músicos, productores, empresarios, bolicheros, pero también a la prensa y al público. Exigir que se castiguen las responsabilidades políticas y se modifique el escenario estatal que colaboró en las muertes es solo una parte: este gran entramado de personas, relacionadas con una música que siempre buscó celebrar la vida y defender a una generación, tiene un mayor y más productivo trabajo por delante, en un terreno en el que realmente puede accionar. Asumir todo lo que se hizo mal y actuar para renovar la confianza entre todas las partes, fijar otras prioridades en la agenda periodística, reeducar -en el buen sentido de la palabra- al público para encontrar otras maneras de darle cuerpo a la fiesta, replantear el modo de llevar adelante el negocio y corregir, al fin, desidias de años.

Seguir saliendo por la libertad.

Etiquetas: , ,

25.5.05 

Banderitas y globos

Basta darse una vuelta por las calles de Aires Dudosos en este día patrio para concluir que, según parece, la reactivación económica llegará de la mano de la fabricación de banderitas. Radio 10 mantiene esa costumbre desde hace un tiempo, convocando a los tacheros a que engalanen sus móviles: después, muchos de esos choferes sintonizan al Negro Oro y el Enano Feinmann y exhiben orgullosos la celeste y blanca mientras profieren lindezas como "a los boliguayos hay que mandarlos de vuelta a su país, vienen a robar y a sacarnos el trabajo". El Grupo Clarín no podía quedarse atrás, y hoy están procediendo a su propio reparto sponsorizado de enseñas patriotas en la sede de Radio Mitre.

Y ahí van todos con la banderita y la escarapela, a ver quién la tiene más grande y quién es el más patriota, víctimas del síndrome French y Beruti, y al mismo tiempo capaces de pisar en la esquina a una vieja o una mujer con un carrito de bebé -tan argentinas como la banderita-, porque están apurados por agarrar un viaje.

Etiquetas: ,

 

Los 15 de Tacuba

Esto se publicó hoy en Página (http://www.pagina12.com.ar/diario/discos/12-51481.html)

“Para poder llegar, para llegar a tus oídos, necesito cantar, mover el aire, crear sonido.” En quince años de historia, Café Tacuba ha hecho algo más que mover el aire. O, en todo caso, lo hizo de un modo altamente creativo, fusionando los principios del rock con el acervo de una tierra rica en tradición como la mexicana y consiguiendo así un sonido inconfundible. De eso se trata, en buena medida, Un viaje, el CD en vivo que el grupo acaba de lanzar en la Argentina: un contundente testimonio de los valores de la banda, allí donde a unos cuantos se les corre el maquillaje. Dividido en dos álbumes y un DVD –y en la versión deluxe acompañado por un tercer disco con siete canciones, que incluyen un "Popurrock" con páginas bien conocidas como "Matador", "Deléctrico", el "Mala vida" de Mano Negra, "Bolero falaz" de Aterciopelados y "Pachuco", de Maldita Vecindad–, el viaje es una guía detallada al corazón del cuarteto.

Registrado los días 6 y 7 de octubre de 2004 en el mítico Domo de Cobre, el Palacio de los Deportes del DF, el repaso incluye paradas en todas las estaciones. Y eso deja lugar a representantes de aquel debut de 1992 como "María", "La chica banda" o "Labios jaguar", y también a las jugadas experimentaciones de Revés/Yosoy como "La 2" y "La 6", y los megahits de Re ("La ingrata", "El puñal y el corazón", "Las flores"), los inspirados covers "Ojalá que llueva café", "Déjate caer" o "Chilanga banda" y, claro, la soberbia madurez musical expresada en Cuatro caminos y condensada en títulos como "Cero y uno", "Eo" o la bellísima "Eres", con Emmanuel del Real asumiendo el centro del escenario. El recuento lleva a una pregunta inevitable: ¿se pueden tener tantas canciones? La respuesta está en lo que se oye y lo que se ve, y sirve también como explicación del lugar que Tacuba ocupa en la escena continental.

El público argentino lo vivió recientemente en el Teatro Gran Rex, pero aun en la frialdad de lo envasado, Un viaje logra transmitir la vitalidad del grupo, en un show que arranca al viejo estilo –los cuatro al frente y sin batería humana– y luego incorpora al baterista Luis Ledezma, y más adelante al violinista Alejandro Flores, no para “cambiar” el sonido, sino para realzar sus profundidades y matices. El DVD, además, incluye una serie de extras que completan la experiencia, con una larga galería de fotos, un apartado para los invitados que estuvieron en el Palacio y un segmento de entrevistas a cada uno de los músicos, que con su acostumbrada sencillez, sin la grandilocuencia que podría disparar el aniversario, hacen foco en diferentes ángulos del asunto. Quique Rangel repasa el significado de estos quince años de actividad; Meme del Real entrega pistas sobre los métodos de composición del grupo; Joselo se mete en lo que podría definirse como una filosofía de trabajo (“Es mejor no saber lo que somos”, “Preferimos no plantear metas”), mientras que Sizu Yantra se encarga del relato que va del proyecto darkoso Alicia Ya No Vive Aquí a la necesidad de “responder al entorno de Ciudad Satélite. Pantallazos de un viaje que podría no existir, ser una invención. Pero Café Tacuba decidió hacerlo, y vale la pena sacar boleto.

Etiquetas: ,

24.5.05 

La historia la escriben los que quieren

Recién vi en TN, bajo el apropiado título "Al unísono", que las declaraciones de Elio Delgado y Cristian Torrejón coincidieron punto por punto con las de Patricio Fontanet de ayer. No es de extrañar. Así se pudo leer en varios diarios del fin de semana: "Mariano Silvestroni, uno de los abogados de la banda, anticipó parte de los fundamentos de su defensa. Los músicos no solo apuntarán a Chabán y Villarreal sino también al gobierno porteño. (...) Intentarán, dijo, 'impedir que les trasladen a Callejeros las responsabilidades que tuvieron Chabán y los funcionarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires' en la tragedia. Para eso, intentarán demostrar 'cómo era la mecánica habitual de los recitales de rock, en los cuales siempre se utilizaban bengalas y jamás fue suspendido alguno de ellos por orden del gobierno porteño'".

Es lógico que Silvestroni diga una burrada del tamaño de "siempre se utilizaban bengalas en los conciertos", como si el rock argentino hubiera empezado su existencia a mediados de los '90, cuando se iniciaron los ritos bengaleros, o como si todos los grupos argentinos le permitieran e incluso festejaran a su público la ocurrencia pirotécnica. No le podemos pedir cultura rock a un tipo más habituado a defender al banquero Enrique Piana (en el caso de la "Mafia del Oro"), el cura Julio César Grassi y el vaciador del PAMI Víctor Alderete. Pero que Fontanet encare las cámaras de TV y diga "Si Chabán nos hubiera explicado todo, no hubiéramos tocado" es un insulto a la inteligencia y el conocimiento de centenares de personas que trabajan en relación con el rock.

¿Qué esperabas que te explicaran, Patricio? ¿Chabán debía sentarse en su oficina y decirte "Pato, debo confesarte que yo le unto las manos a inspectores y policías para que hagan la vista gorda, pero si esto molesta tu conciencia respetaré tu decisión de no tocar"? ¿O acaso recomendar que esta vez el grupo no imprimiera y vendiera 4 mil entradas, porque en realidad no entraban tantos? ¿O Chabán debía decir "quédense tranquilos, a diferencia de Obras o El Teatro acá no andamos mirando qué hacen los controles, los aguantes de la banda van a poder pasar la pirotecnia sin problemas, ni siquiera la van a tener que esconder en el bombo"?

¿Es tan fuerte el deseo de zafar que se pretende tomar de pelotudo a medio mundo, en directo y por TV?

Etiquetas: ,

23.5.05 

Gracias

Otra alegría para el día de hoy: según los muchachos medidores de SiteMeter, este blog pasó hoy las 5 mil visitas. Entonces, allí va mi agradecimiento a todos los que pasan por aquí, echan un vistazo, coinciden o putean, dejan un comment o no, pero de cualquier manera le dan un mayor sentido a este patio de juegos.

Salud, y que nunca nos falte.

 

El regreso de la anguila

Esta mañana recibí algo que me hizo feliz. Parecerá que soy feliz con poco, pero entre tantos discos que recibo solo hay un puñado de artistas que me entusiasman de verdad, discos que abro con una excitación similar a cuando de pibe iba a la disquería y me los compraba. En el paquete de hoy había uno de esos discos: Blinking lights and other revelations, de Eels. Las anguilas funcionaron cabalmente como grupo en Beautiful freak, el bellísimo debut de 1996, pero de allí en adelante el nombre Eels fue más bien la marca de presentación de Mark Oliver Everett, "un hombre generalmente llamado E", y que le da una nueva dimensión a la palabra melancolía. Electro shock blues (1998) fue un pack de canciones relacionadas con la muerte de su madre, incluyendo títulos específicos como "Hospital food" o "Going to your funeral", y también el último que se editó en Argentina, donde pesa más cuánto vendés que la calidad de las canciones. Así hubo que pagar cualquier batata por Daisies of the galaxy (2000), Souljacker (2001) y Shootenanny! (2003), si es que los conseguías.

Pero parece que el sello Universal decidió reconsiderar el asunto, o tenía que cumplir con pautas de la casa matriz, y así tenemos de vuelta a E, con un disco doble lleno de viejas fotos familiares y bien balanceado entre lo melancólico y la celebración de que la vida es amarga, sí, pero es lo que tenemos y no podemos dejar de cantar. Son 33 canciones y no conviene sumergirse en ellas si se anda con el ánimo debilucho. Pero el clima de hoy parece ideal para atreverse a la escurridiza materia de estas canciones, darle pie al enigmático señor E y que explique "cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar los aviones, los accidentes de auto y el dolor psíquico".

Etiquetas:

20.5.05 

Ese tema

Leí tarde la edición de abril de La Mano, pero allí encontré un recuadro imperdible en una entrevista a Daniel Melero. Melero es un tipo largamente ninguneado en la escena argentina por los estilos y modos de producción que ha elegido, pero basta repasar todas las notas que sele hicieron para advertir una mente lúcida y una intención de análisis profundo de las cosas. Véase:

"Es algo tan pero tan doloroso lo que pasó. Lo que yo siento es que acá siempre de cosas enormes se quiere que la culpa la tenga una sola persona. Hay una enorme responsabilidad de la banda también, que llevó a su público ahí, los viene estimulando para que prendan fuego y después se asombra de que ocurra una tragedia. Ellos están tratando de zafar. Hay una industria de sacar jugo del público. Después de tener discursos esgrimiendo tanto tu autenticidad, meter con una prensa tres mil personas donde entraban mil... No creo que Callejeros sea rock, formaba parte de otros negocios que hacía Omar. Yo lo vi a Omar apostar por bandas que no llevaban público y se transformaron en íconos: Sumo, los Redondos, Babasónicos, Los Brujos... Cemento fue el templo del rock, no Obras. El hizo mucho por el rock. Y sí, actuó irresponsablemente, ¡Omar nunca actuó responsablemente! Que Omar sea empresario forma parte de la aberración de este país. Omar es un artista, ahora se transformó en un artista asesino..."

"Creo que todo pasa por Omar y por Ibarra y por la corrupción. También forma parte de no querer asumir que hay toda una mentalidad que muchos esgrimen como modo de vida que es un sistema de suicidio social e individual, y eso me parece una muestra de, en el mejor de los casos, estupidez, pero si no de hipocresía. Cuando te enterás de que había bebés, es peor que precario, eso en sí mismo es un delito, pero del padre, no de quien pone una guardería. Para más, ahora se anuló toda la noche de la ciudad, que podía ser precaria pero contaba con algo tan básico como que la gente no prende bengalas en lugares cerrados..."

"Ahora salen todos a hablar... ¿nadie se había dado cuenta de que todo es precario en la Argentina? ¿Y vos que tenías un medio y escribías todos los días, no se te ocurrió nunca eso? ¿Vos que estás en un noticiero y sos una cabeza parlante?... Van a cambiar las cosas por un período largo, si tenemos suerte e inteligencia, y va a ser cuando tengamos nuevas generaciones con otro tipo de educación. Me parece, de todas maneras, que a nivel político esto es un pináculo de fascismo, de control de pocos a muchos".

Etiquetas:

 

Dale tu mano al Jedi

Anoche volví a ver la escena en la Casa de las Hojas Azules de Kill Bill Vol.1. ¡Qué masacre inolvidable! ¡Qué manera de desmembrar gente, Uma! Cómo será la cosa que hasta Tarantino, que ama salpicar de sangre la pantalla, en un momento decide virar al blanco y negro porque ya es demasiado...

La cuestión es que me quedé pensando que, por más Fuerza que los acompañe, los Jedi no tendrían nada que hacer frente a la furia de La Novia y su sable de acero nipón. Menos mal que no fueron ellos los que la dejaron en coma, porque la galaxia estaría regida no por Darth Vader y el Emperador o Luke Skywalker y los Rebeldes, sino por Black Mamba, que además es mucho más linda que Padme, Leia (que siempre fue un bagayo) o cualquier paladín de Lucas.

Y siguiendo con Lucas: George, ¿cuál es tu problema con las mutilaciones? Menos mal que Tarantino ya fijó un record difícil de superar en esa misma escena, pero vale la pena un recuento:

Episodio IV: Poquito, había que enganchar a los pibes y no cabía la tendencia gore: Un brazo de C3PO seccionado en las arenas de Tatooine, otro brazo cortado por Obi Wan a un vago en la cantina espacial. Después Vader lo corta en dos a él, pero Kenobi se disuelve en el aire así que no cuenta.

Episodio V: El primero que se queda con problemas para cebar mate es el yeti que captura a Luke en Hoth, pero el momento culminante es poco antes del "I am your father", cuando Vader se encarga de la manito de su hijo. Ni hablar de C3PO volando en pedazos,. aunque también hay que contar el entrenamiento de Luke en Dagobah, donde entra a una caverna y le corta la cabeza a un Vader imaginario.

Episodio VI: Y, una película después, Luke le devuelve la atención a papi Vader y, antes de enfrentarse con el Emperador, le corta una mano. Como se verá, para el gigantón de negro eso es cosa de todos los días.

Episodio I: Más allá de todos los androides con cabeza de galgo que van cayendo de a cachos, el que peor la pasa es Darth Maul: cortado en dos por un joven Obi Wan, tras la muerte de Qui Gon Jinn, que al menos agradece que fue rapidito y sin cortes previos.

Episodio II: Aquí es donde Anakin empieza su progresiva pérdida de miembros: en el final, el Conde Dooku se lleva una mano de recuerdo.

Episodio III: Con tanta batalla y pelea Jedi, hay desmembramientos a diestra y siniestra, incluyendo un par de brazos menos para el General Grievous, antes de caer de una manera "muy incivilizada". Pero la muerte del Conde Dooku es una de las que se llevan las palmas... y la cabeza. Y, claro, está la escenita en la Carnicería y Chacinados Obi Wan, quien primero le corta un brazo a Anakin (¡otra vez! ¡Anakin, no te dejan hacerte la paja tranquilo!) y después hace la gran Maradona en USA 94.

Chicos, chicos, no jueguen con armas blancas (y azules, rojas, verdes), que son un peligro.

Etiquetas:

19.5.05 

Algunas preguntas estrelladas

(esto se publicó hoy en Página, http://www.pagina12.com.ar/diario/espectaculos/subnotas/51221-17201.html)


Más allá de cuestiones específicamente cinematográficas, Revenge of the Sith tiene todo lo que el fan o simple seguidor de la saga anda buscando para el cierre de esta trilogía que arrancó bien flojita. Pero también es cierto que, completado el caprichito de seis películas de Lucas, quedan algunos interrogantes. Como éstos:
  • Si Luke Skywalker arranca la saga como un veinteañero y en Revenge of the Sith Obi Wan Kenobi luce en sus treinta, ¿cómo es que en el Episodio IV Kenobi es un Alec Guinness que pasó largamente los 60?
  • Después del Yoda hiperdigital y peleón de los Episodios II y III, ver de nuevo al Yoda de los capítulos V y VI, ¿no deja la sensación de que en cualquier momento va a aparecer la Rana René?
  • ¿Era necesario que Bail Organa dijera "Justo estábamos pensando en adoptar una niña..."?
  • Si Obi Wan siempre llamó a su aprendiz "Anakin", y además los Señores del Sith tienen nombres que siempre empiezan con "Darth", ¿no es raro que en el duelo en la Estrella de la Muerte, en el episodio IV, Kenobi lo llame "Darth"? Apenas veinte años después del duelo en Mustafar, ¿Obi Wan chocheaba?
  • Y es que Obi Wan chocheaba: ¿Cómo es que, luego de haberlo visto mil veces en estos episodios y hasta sostener con Anakin diálogos específicamente relacionados con R2-D2, Kenobi ni se acuerda de él cuando se le aparece en Tatooine, y encima acompañado por Luke Skywalker?
  • Y a todo eso, si querían ocultar a Luke de su padre, ¿no hubiera sido sensato cambiarle el apellido?
  • En este episodio, Anakin llega a una nave y dice "Percibo al Conde Dooku". Veinte años después, mientras persigue en un caza Tie a su propio hijo, solo dice "Hummm... la Fuerza es poderosa en éste". ¿Se le descalibró a Vader el identificador de llamadas?
  • Está bien que el Millennium Falcon sea una especie de Torino, una nave vieja bien toqueteada por Han Solo y Chewbacca para salir a alta velocidad, pero... ¿no hay demasiada diferencia entre el instrumental del Falcon y las pantallas táctiles para manejar las naves en el Episodio III... que son de veinte años antes?
  • Y hablando de tiempos: si en el final de Revenge of the Sith el Emperador y Darth Vader observan el comienzo de la construcción de la Estrella de la muerte, pero en A New Hope todavía la están construyendo... con todos los medios a disposición del Imperio, ¿quién les dirige la obra? ¿El General Alais?

Etiquetas: ,

18.5.05 

El Artista Antes Conocido Como Wojtyla

Según un cable que andaba dando vueltas ayer, el artista más vendedor de la semana pasada en Estados Unidos fue... el Papa. Pero no Herr Ratzinger, que recién está empezando su carrera solista, sino el que se fue a ver al jefe hace poco. El disco es en rigor de Herbert Von Karajan dirigiendo a la Filarmónica de Viena, pero se trata de la Misa Solemne en la basílica de San Pedro, a todo Mozart y con liner notes de Juan Pablo II.

A todo volumen, un programón para el viernes a la noche.

Etiquetas:

16.5.05 

Time out

Hace un rato había colgado un post sobre Chabán, otra vez Chabán, pero acabo de borrarlo. El tema me llena los huevos, y este es un patio de recreo, no un sitio que deba seguir sí o sí los vaivenes de la vida nacional. Para eso está el laburo, y a mí por esto no me paga nadie más que mi propio placer de hacerlo.

Entonces.

Hoy fui a ver Revenge of the Sith, y me gustó, y la disfruté de principio a fin. Me comentaron que a la salida había varios críticos de cine puteando y diciendo qué porquería qué porquería. Entonces, ¿quiénes eran los que aplaudían al aparecer el logo de Star Wars, y cuando nacen los gemelos, y cuando Skywalker se convierte en Darth Vader arrodillado frente a Palpatine, y cuando aparece por primera vez en traje de villano? ¿Los acomodadores? Es el estilo Radar: hacemos una tapa de domingo destrozando Star Wars jugándola de superados y después nos babeamos con Piglia, un boludo que cuelga mondongos en el Malba o con una doble de Polimeni o Fischerman promocionando su librito.

¿A vos te gusta Star Wars? Andá a verla. Disfrutala. Los "caramelos para mentes de doce años" también se disfrutan. Podés estar cerca de los 40 y no sentir ninguna culpa, y no vas a ser más capo porque te guste ni vas a ser más inteligente porque te parezca una bosta.

13.5.05 

El crimen sí paga

¡Qué semanita para la Justicia argentina! Primero María Julia Alsogaray, ahora Omar Chabán: en un doblete para la galería del terror, los jueces soltaron a dos personajes que jamás deberían abandonar el traje a rayas. Y sin embargo, sin embargo, qué país generoso.

Los que siguen este blog saben cuál ha sido mi postura periodística y humana sobre el tema Cromañón: desde el comienzo señalé toda una serie de responsabilidades que tuvieron que ver con el tema, lo cual fue interpretado por algunos fanáticos como "una campaña contra Callejeros" o un trabajo a sueldo para el Gobierno de la Ciudad. Creo que la misma lectura de todas las notas publicadas deja claro que no se trata de ninguna de las dos cosas, sino de un intento de reflexión seria sobre un tema que no se agota en el dueño del boliche y los inspectores. Esta semana, Radio 10, la emisora fascista a la cual acudieron los muchachitos de Callejeros a la hora de mentir para salvar el culo, se encargó de darle amplia difusión a varias grabaciones de los músicos dando pruebas de su contribución irresponsable al escenario de tanta muerte. Allí están hablando de cifras de asistencia muy diferentes a las que decían conocer, y dando cuenta de las triquiñuelas para pasar bengalas, en abierta contradicción con todas las frases cínicas disparadas en los últimos tiempos por consejo de sus abogados. Con bastante criterio, el juez los procesó y deberán dar las explicaciones que, al menos desde esas notas de Página, se les reclamaron siempre. No porque deban ir presos o pagar como si hubieran asesinado a alguien, sino porque la única manera de superar Cromañón y seguir adelante es que todos los involucrados, por conciencia propia u obligados por las circunstancias, digan la verdad.

Pero... ¿Chabán libre?

Espero que los pibes callejeros que a veces dejan por acá insultos e invitaciones a pelear no sigan entrando en la misma confusión. Por si les cuesta entender, voy a volver a ponerlo con todas las letras: Omar Chabán tiene que estar preso y comerse la condena que le toque por su desidia criminal, y los inspectores, policías y bomberos tienen que responder por tanta coima para mirar al costado. La excarcelación del tipo es una injusticia, totalmente de acuerdo. Pero a no confundirse, el procesamiento de los músicos y el manager que pusieron su parte para llegar a semejante situación no lo es. Lo grave, en todo caso, es que esa exigencia de respuestas a la banda pierde seriedad si es seguida por la "libertad" (ojo, no es que Chabán "zafó": solo va a estar libre mientras dure el proceso) de uno de los máximos responsables.

Todo esto, como suele suceder en el terreno judicial, no hace más que volver a embarrar la cancha. Cada vez más lejos de una solución seria para algo que se convirtió en el típico laberinto argentino. Una Justicia ciega, sorda, tonta.

Etiquetas:

 

Luz y Fuerza

Esto se publicó ayer en el Suplemento NO (http://www.pagina12.com.ar/suplementos/no/vernota.php?id_nota=1693&sec=12&PHPSESSID=3a2dfa0cb6da7489d8fc33103128990f)



Para el mundo de los no-fanáticos del universo de la Fuerza –que los hay, y son unos cuantos–, la andanada de asuntos relacionados con el estreno de la última Star Wars se parece más a un dolor de marketing que a una cita de honor. ¿Cuáles son los piolines que mueve la historia pensada por George Lucas en 1971, cuando era un ignoto director aficionado, y que finalmente filmó en 1977, contra los pronósticos de todos sus conocidos? En la época del estreno de Star Wars Episode IV - A New Hope, el cine de ciencia ficción recordaba las mieles del éxito de 2001: A Space Odyssey, de 1968, pero no recibía demasiada atención de los estudios. Pero Lucas no pensaba en un producto tan “científico” como el de Stanley Kubrick: quería rescatar el espíritu lúdico de los seriales de Flash Gordon, y volver al escenario de las viejas películas de los ‘50 y ‘60, en un diseño menos camp y una batería de efectos especiales que las hiciera más convincentes. En el guiso final terminó mezclando las epopeyas de guerra, el cine de espadachines, las sagas nórdicas, algo de Tolkien y un toque de conflicto psicologista (El “Yo soy tu padre” de Darth Vader a Luke Skywalker en The Empire Strikes Back sigue apareciendo cíclicamente en películas, series, dibujos animados y un largo etcétera), sin olvidar la cuestión base de todo film de aventuras: la eterna lucha del bien contra el mal. Star Wars se estrenó, con escasísimo ruido y poca promoción, en un puñado de salas de Estados Unidos. Poco después, ya era un hito del cine contemporáneo.

El logro no es nada menor. Salvo Sir Alec Guinness (Obi Wan Kenobi) y Peter Cushing (Grand Moff Tarkin), los actores eran perfectos desconocidos, la línea argumental no convencía a nadie y los diálogos no resistían mucho análisis. La filmación fue una auténtica pesadilla, con máquinas que producían innumerables problemas (Lucas y su equipo diseñaron una cámara especial para filmar las batallas), una tormenta inesperada que destruyó toda la escenografía en Túnez –donde se filmaban las secuencias del desierto de Tatooine– y una fase de filmación en Inglaterra con los técnicos locales cuchicheando entre sí sobre la pavada que estaban filmando, y haciendo pausas reglamentadas para tomar el té que retrasaban todo aún más.

Y, sin embargo, el mundo deliró. El asunto era simple y estaba bien adornado: estaban los malos, el Imperio; y los buenos, los Rebeldes. Con la Princesa Leia (Carrie Fisher) a la cabeza, los Rebeldes habían conseguido los planos de la Estrella de la Muerte, una estación espacial con mortífero poder de fuego. Pero Leia caía en poder de un villano de esos que dejan marca, Lord Darth Vader (David Prowse, con la profunda voz de James Earl Jones), y allí tenían que ir al rescate Luke Skywalker (Mark Hammill), un granjero que descubría habilidades desconocidas con el sable de luz gracias a la enseñanza de algo llamado la Fuerza, a cargo del viejo Caballero Jedi Obi Wan Kenobi (Guinness); el pirata espacial Han Solo (Harrison Ford) y su peludo acompañante, Chewbacca the Wookie (Peter Mayhew). En el medio, una colección de bichos galácticos de toda clase y dos robots que se robaban la película: el cargoso C3PO (Anthony Daniels) y el encantador R2-D2 (Kenny Baker). Al final el bien triunfaba, Tarkin moría en la explosión de la Estrella de la Muerte y Vader zafaba por poquito.

A medida que fueron pasando los años, Lucas acomodó el discurso de acuerdo a lo que iba sucediendo, y así es que hoy asegura que todo lo que vino después estaba en los planes previos. Pero lo cierto es que esa decisión de empezar por el número cuatro y dar una síntesis explicativa al comienzo era su homenaje a la cultura de los seriales: la recaudación de A New Hope fue lo que decidió la realización de la trilogía. En 1980, Irvin Kershner dirigió la que es considerada (al menos hasta ahora) como la mejor del paquete: El Imperio contraataca. Más oscura y con un Hammill algo estragado por los excesos que el éxito le había permitido cometer, la segunda peli introdujo la paternidad de Vader, al anciano Maestro Yoda, el pirata redimido Lando Calrissian y varias líneas a cerrar en la siguiente peli, como el congelamiento de Han Solo en un bloque de carbonita. En 1983, El regreso del Jedi fue la más naïf del trío, con un cierre de telenovela (Luke y Leia son hermanos, papá Vader se redime y todos contentos), personajes más de merchandising que con valor dramático (como los Ewoks), pero aún así con escenas de colección, como el duelo entre Luke y Vader y la siniestra presencia del Emperador (Ian McDiarmid).

McDiarmid, además de los androides tipo Laurel & Hardy, es uno de los pocos que reaparece en la nueva trilogía, que Lucas arrancó en 1999 con La amenaza fantasma y siguió en el 2002 con El ataque de los clones. Decidido a contar la historia de Vader desde su infancia como Anakin Skywalker, Lucas dio un primer film algo decepcionante y un segundo que levantó la puntería, sobre todo porque se veían venir todas las amenazas que estallan en la película que se estrena el próximo jueves. De a poco, aprovechando los hilos sueltos de la trilogía original e inventando sobre la marcha para llenar los agujeros, explicar detalles de la historia, hacer guiños al espectador avezado y cerrar todo con un moñito, George Lucas se dio el gusto de completar a lo grande aquella línea inicial de “Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana...”. En sólo siete días, millones de personas conseguirán el milagro de no pestañear por un par de horas, para llegar al final y descubrir, con algo de melancolía, que acaban de clausurar una parte de su infancia.

Etiquetas:

11.5.05 

Vueltas en el aire

Es notable cómo Clarín construye y destruye realidades a su antojo, sin mayor conflicto. La semana pasada, La Nación y Página/12 publicaron que los Rolling Stones vendrían nuevamente a la Argentina, a comienzos de 2006, y que Daniel Grinbank se encontraba en Nueva York para negociarlo. El viernes, el dio cuenta del asunto (www.clarin.com/suplementos/si/2005/05/06/3-00304.htm): "De no mediar imprevistos, en febrero tendremos nuevamente a los Rolling Stones en River. Sus majestades satánicas, que en agosto están editando su primer disco en estudio en ocho años (el último fue Bridges to Babylon), llegarán en el marco de una gira sudamericana que también tendrá escalas en México y Brasil. ¡Habrá más información!".

Hasta allí, todo bien. Pero el domingo (www.clarin.com/diario/2005/05/08/espectaculos/c-972050.htm), en su sección "El cielo y el infierno", dictaminaban, bajo el título Gran bolazo con los Stones: "Se dijo que venían en febrero. Por ahora son rumores y deseos. El martes dan una conferencia de prensa en Nueva York. Quizá se sepa la verdad."

Hoy, en www.clarin.com/diario/2005/05/11/espectaculos/telonesypantallas.html#930462, anuncian como si nada: "Se confirmó, vienen los Rolling Stones". Les faltó decir "tal como anticipó Clarín...", y cartón lleno.

Etiquetas: ,

10.5.05 

The Rolling Stones vs. el IVA

Bueno, está confirmado... a medias: este martes, los Stones dieron una conferencia de prensa en Nueva York donde anunciaron su gira On Stage, que arrancará en agosto y pasará por Brasil, la Argentina y Chile en febrero de 2006. Como era de esperar, Daniel Grinbank los tiene contratados para toda Latinoamérica, aunque la visita a las pampas está supeditada a las ya viejas negociaciones con el Gobierno para que den de baja el IVA a los espectáculos musicales, tal como se hizo en su momento con los teatrales. Si hay IVA, al muchacho no le cierran las cuentas y adiós Stones.

O sea: saquen el IVA, o la Plaza de Mayo se va a llenar de rolingas pidiendo la cabeza de Kirchner.

Etiquetas: ,

 

Ese vicio de las listas

Hicieron "Los 100 artistas más influyentes", "Los 100 mejores discos", "Las 100 canciones pop", "Los 50 guitarristas", "Las 100 mejores canciones"... este mes, Rolling Stone vuelve a la carga con "Los 100 mejores programas de TV". Y como puede suceder que se queden sin variantes, aquí va este desinteresado aporte para próximas producciones especiales con las cuales llenar algunas páginas.

  • Los 100 solos de guitarra más idiotas.
  • Las 100 declaraciones más polémicas.
  • Los 100 escándalos de Charly García.
  • Las 100 películas más inexplicables.
  • Los 100 estribillos más pegajosos.
  • Las 100 canciones más malas de la historia.
  • Los 100 sitios de internet más al pedo (¿rankeará éste?)
  • Los 100 peores actores y actrices de Argentina.
  • Las 100 desafinaciones más notorias.
  • Los 100 discos que no le importan a nadie.
  • Los 100 políticos más corruptos. No, con 100 no alcanzan: mejor, los 1000.

Se aceptan aportes, que el periodismo es un sacerdocio.

Etiquetas: ,

9.5.05 

El microondas productor

Escuchando el disco del Bahiano (la labor periodística es así: un día te toca Beck, otro te toca Bahiano) no pude menos que imaginarme la estantería de Garbarino o Frávega con un producto anunciado más o menos así:

¡NUEVO! ¡MICROONDAS PRODUCTOR!
Una asistencia imprescindible para el músico aspirante: ponga una grabación en el plato y el microondas hace todo por usted, con todo seteado desde fábrica. Con la perilla en 1, produce a la Afo Verde. El 2 produce al modo Gustavo Santaolalla. El 3 es el modo Charly García: no produce, destruye.

Y así.

Etiquetas: ,

8.5.05 

El epígrafe delator

Muy linda la nota a George Lucas en el Clarín de hoy (http://www.clarin.com/diario/2005/05/08/espectaculos/c-00811.htm). Sobre todo el epígrafe de la foto: ¿Así que C3PO era el secarropas que chiflaba?

No cazan un fulbo, muchachos.

Etiquetas:

7.5.05 

The Dark Side

No sé ustedes, pero yo soy fanático de Star Wars. Enfermo. En mi gremio no está muy bien visto el periodista fanatizado -aunque abundan los casos-, pero como escribo poco y nada sobre cine me siento absuelto de ese pecadito. La cuestión es que recuerdo con toda claridad la situación en que vi el Episodio IV (e, incluso, lo extraño que me pareció que una película empezara con ese número), en enero de 1978 y en Mar del Plata y con mi viejo. Tenía 10 años, y al mismo tiempo mi hermana -al borde de los 14- veía en otro cine Tiburón con mi vieja. Lo siento por ella: no sé si el escualo de goma de Spielberg se le sigue apareciendo como un ícono y una época, pero a mí Star Wars me cambió la vida, y hoy lo veo a Darth Vader y me alegra que a los 37 pueda hacerme sentir como un pendejo medio nabo de diez años, al que le encantaba el cinturón lleno de gadgets -sobre todo el sablecito de luz- de Luke Skywalker, pero en realidad quería ser Han Solo y andar de juerga en cantinas llenas de bichos increíbles, con un perro de dos metros de altura que aullaba y jugaba al ajedrez holográfico de alienígenas como mejor amigo. Con sólo una década de vida, lo de la Fuerza se me hacía un poco más difícil de aprender.

Ya sabemos a cuento de qué viene todo esto: el jueves 19 se estrena Revenge of the Sith, y estoy contando los días. Anoche vi el trailer largo y fue como tener a ese pibe de gafas sentado al lado mío, pegándome codazos y en llamas porque al fin va a ver cómo el tal Anakin se pone a liquidar muñecos Jedi -incluyendo varios menores de edad- y cómo Obi Wan Kenobi lo va rebanando ("¡¡Mirá, mamá, sin piernas!!") hasta dejarlo hecho una piltrafa en un río de lava, listo pal trajecito negro y la máscara que respira fuerte.

Para fanatizados similares, un link interesante:

http://www.ifilm.com/ifilmdetail/2634535

Etiquetas:

6.5.05 

La pareja ciega no aparece

Me llueven protestas de lectores que, arengados por mis elogios para Amadou, Mariam & Manu Chao, siguen recorriendo disquerías sin éxito.

Muchachos de Warner Music: ¿una vez que editan algo decente, y no lo ponen en las bateas?
¡¡Entreguen Dimanche a Bamako!!

Etiquetas: ,

 


El fileteo domina el mundo... Posted by Hello

Etiquetas: , ,

 


¿Separados al nacer? Posted by Hello

Etiquetas: , ,

5.5.05 

Noel tiene esas cosas

La noticia ya es medio fiambre, pero sigue teniendo gracia: Noel Gallagher llamó a votar por Tony Blair para evitar que Phil Collins vuelva a tocar. Parece que el calvito de la batería dijo que si ganaban los conservadores en las elecciones del 5 volvía a tocar en Genesis, y eso fue demasiado para el mayor de los Hermanos Macana, que estará habituado al segundo plano por las barbaridades que comete Liam pero también tiene su temperamento. "Hay que evitar que el mundo tenga que soportar las canciones baratas de Collins. Votemos por los laboristas. Si no lo hacemos y los conservadores ganan, Phil Collins amenaza que volverá a cantar, regresará de Suiza y vivirá aquí en Inglaterra. Y ninguno de nosotros quiere esto", dijo CJ Noel.

Como argumento no está mal: la amenaza de un Phil Collins cantando tiene su potencia. Sobre todo si se está proponiendo votar a uno de los más aplicados lamebotas de la Casa Blanca.

Etiquetas:

4.5.05 

El debate sobre la industria

Veo, con enorme placer, que el último post desató toda una serie de opiniones sobre la industria discográfica... Aquí va una nota publicada en Página en agosto de 2004 (http://www.pagina12.com.ar/diario/cultura/7-40305-2004-08-29.html, que sirve -creo-para ilustrar un poco. Es un poco larga, pero les aseguro que vale la pena... y me guardo otra, sobre la guerra de los sellos en internet ( y también bastante larga), para los próximos días.


Llega la era del DVD y la música en estado virtual

Aproximándose a la mitad de la primera década del siglo, y después de un largo período en el que las nuevas tecnologías hicieron tambalear el negocio de la música en su formato clásico, los representantes de la industria discográfica se pueden permitir una sonrisa, una sensación generalizada de que están doblando el codo. No es que los piratas o el intercambio de archivos en internet hayan desaparecido de la noche a la mañana: de hecho, la piratería goza de excelente salud y las compañías no pueden dejar de observar con ojos desorbitados la magnitud de las cifras. Pero los informes anuales de IFPI (International Federation of the Phonographic Industry), la entidad que nuclea a los sellos multinacionales, exhiben este año un humor diferente, renovadas tomas de posición, advertencias de toda clase y cifras que dan cuenta del estado de las cosas en la madre de todas las batallas musicales. Así, el ya clásico trío de reportes de mitad de año (Commercial Piracy, World Sales y Online Music) pinta un panorama menos sombrío... siempre desde la perspectiva de aquel lado del escritorio, ya que los músicos, esos a los que la industria dice defender “para que no les roben sus derechos”, siguen cobrando los mismos ínfimos porcentajes de siempre, llevándose las migas del negocio.

En una discusión no exenta de hipocresías varias, los argumentos no han variado: atendiendo a los números (que se irán viendo más adelante), las compañías afirman que los piratas y el intercambio de MP3 –o el archivo que sea– matan a la música. Y aunque la afirmación tiene su validez, en el análisis del panorama 2004 hay mucho más que una simple batalla contra el delito del robo de derechos. Hay señales que indican la lenta muerte del compact disc (o su transformación, ave fénix style, en nuevas formas de consumo musical), la consolidación de nuevos modos de llevar el negocio y, tal como se anticipó en estas mismas páginas en los últimos meses, una clase de persecuta jurídico-tecnológica que haría sonreír a George Orwell. Y hay, también, un capítulo argentino que reserva otras cifras para el asombro. Entonces, ¿cuál es el diagnóstico actual de la industria discográfica, un negocio que mueve la friolera de 32 mil millones de dólares al año?

Música de registradora
El informe final de ventas globales 2003 de IFPI arranca con malas noticias. Según los datos recabados en todo el mundo, el negocio de la música decayó el año pasado un 6,5%: en total, se vendieron 2700 millones de “unidades”, entendiendo por esto un muestrario completo de CD’s, CD singles, vinilos, casetes, Super Audio CD y Minidisc en lo que hace al audio, y las versiones audiovisuales de VHS, DVD y Video CD. En el reparto de la torta, en tanto, las cosas no cambiaron demasiado. Como en tantas otras cosas, Estados Unidos se lleva la parte más sustanciosa, con un 37% del mercado global, seguido por Japón (15%), el Reino Unido (10%), Francia (7%) y Alemania (6%). De todos ellos, los únicos que tuvieron reales motivos para brindar fueron los ingleses, cuyas ventas arrojaron un crecimiento del 3,3%. Para los demás mercados líderes hubo cifras rojas, las mismas que se exhiben a la hora de remarcar los efectos nefastos de la música ilegal.

Pero atender sólo esos datos conduce a una visión muy parcial. En 2003, la venta de CD’s cayó un 9,1%, la de singles un 18,7% (y esa sí es una indiscutible obra del download) y la de casetes un 24,7%, pero el bajón encuentra una explicación más completa en el irresistible ascenso del DVD, que está protagonizando una explosión comparable a la del CD en 1983: el año pasado, el formato estrella vendió 106 millones de unidades, que podrán parecer muy poco frente a los 2 mil millones de CD’s vendidos, pero representan un 67% más que en 2002. Y eso en términos globales, porque región por región aparecen cifras como las de Europa (que vendió un 126% más) o Australasia, con un 118%. En 2002, el DVD representaba un 4% del negocio total; a fines del año pasado llegó al 6,3%, y los preinformes de lo sucedido en el primer semestre de 2004 indican que la tendencia está tomando aún más velocidad. Tomando debida nota de los índices de consumo, las cinco grandes (EMI, Universal, Sony, BMG y Warner) diseñan sus planes de marketing incluyendo siempre el correspondiente DVD, hoy por hoy pensado como una extensión de las giras: de todas las cajitas vendidas en 2003, el 60% correspondió a performances en vivo. Si se tiene en cuenta que los precios de CD’s no sufrieron modificaciones bruscas (salvo en lugares como Argentina, donde tras el fin del uno al uno se dispararon hasta los $25 promedio), mientras que el costo de máquinas reproductoras y DVD’s se desplomó drásticamente, queda claro que si los discos de audio languidecen no es exclusiva culpa de los piratas o el MP3.

Somos los piratas
Más allá de la excelente salud del Digital Video Disc, los capitanes de la industria saben que es un soporte audiovisual, lo que excluye cosas como los reproductores portátiles, la música para boliches, la radio y otras ramas igualmente valiosas. Por ello, la guerra contra la piratería de CD’s (sin empezar a contar los dolores de cabeza que ya produce el pirateo de DVD’s) sigue siendo un tema central. En 2003, el mercado pirata totalizó 1700 millones de unidades (alrededor de 4500 millones de dólares), un 4% más que en 2002 y un 35% del negocio total. Dicho como en una campaña: de cada tres discos vendidos, uno es pirata. Pero el año pasado IFPI pudo anotarse un par de porotos, con un 10% más de secuestros de mercadería trucha (56 millones de unidades, más maquinaria de toda clase para la producción) y una campaña de concientización que llevó a que Brasil, considerado “país prioritario”, formara una Comisión Parlamentaria Antipiratería. En ese listado de países en rojo aparece Paraguay, record mundial con un 99% de su mercado tomado por las copias ilegales: gracias al mayor número de acciones policiales, el mercado ilegal paraguayo cayó un 25%... pero las ventas legales se desplomaron un 52%.

Además de instar una y otra vez a que los gobiernos sancionen legislaciones más duras, la industria apunta a las fábricas de discos grabables: los informes apuntan la existencia de 1040 plantas productoras conocidas, muchas de las cuales tienen una producción que sobrepasa ampliamente la demanda interna (el caso más contundente es Taiwan, donde se fabrican anualmente 7900 millones de CD’s en blanco, con una demanda interna de 270 millones). Con lógica irrefutable, IFPI se pregunta adónde van a parar tantos disquitos listos para el quemado en serie.

www.mebajotodo.com
¿Y qué pasa con internet? La pesadilla de la industria tiene un rostro elusivo, y se convirtió en un monstruo difícil de domar. Sin embargo, en 2003 quedó claro que las discográficas aprendieron un par de lecciones, desplegando acciones efectivas. Lo primero fue atacar a las fuentes, persiguiendo judicial y tecnológicamente a todo sitio web o FTP (por File Transfer Protocol) que ofreciera archivos que infringieran las leyes de copyright. Lo siguiente fue ir detrás de los servidores peer to peer (o P2P), plataformas que permiten a los usuarios subir y bajar archivos de audio o video sin un servidor centralizado. Como esa misma dispersión dificultaba la tarea, la RIAA (Recording Industry Association of America) salió con los tanques y comenzó a demandar judicialmente a quien cometiera el pecado de traficar MP3. Para ello no tuvo reparos en hacer uso de métodos de Gran Hermano, desde enviarles mensajes instantáneos a los usuarios (“Usted está intercambiando archivos, lo cual constituye un delito. Los dueños del copyright están al tanto de sus acciones y obrarán en consecuencia”) hasta intervenir en los servidores de Internet para identificar a los infractores y llevarlos ante el juez. La medida llevó a que una chica de 12 años y una abuela de más de 60 se enfrentaran a un proceso, pero la visión oficial sostiene que en esta guerra no hay inocentes. Y para que quede claro, en algunos discos recientes aparece otra severa advertencia: un escudo del FBI que informa que el copiado es un delito federal.

En internet, la industria legal logró ganar algún terreno. El informe Online Music señala que la cantidad de MP3 ofrecidos a través de programas P2P, que en 2002 alcanzaban los
500 millones y en abril 2003 llegaban a mil millones, cayeron a 800 millones en enero de este año. El año pasado se dieron de baja 41 mil sitios, 1050 servicios peer to peer y 1600 millones de archivos en 101 países, pero otro dato muestra que las campañas de concientización (y amedrentamiento) no están dando el resultado deseado: en enero de 2004, los usuarios de P2P totalizaban 6,2 millones, contra los 5 millones de abril de 2003. Por eso, IFPI es muy clara en cuanto a su plan de acción: 1) Protección tecnológica de música bajo copyright; 2) Programas de información pública que den cuenta del daño que produce el intercambio de archivos, combinado con la promoción de servicios legales; 3) Cooperación con los servicios proveedores de internet; 4) Litigios judiciales contra proveedores de servicios de intercambio y contra individuos que ofrezcan y distribuyan cantidades sustanciales de archivos”.

El punto 3 da otra clave sobre hasta qué punto los días del CD tal como se lo conoció están contados. 2003 fue el año del gran despegue de los servicios legales de venta de música convertida en file, demostrando que otra forma del negocio es posible y rentable. La estrella fue Apple, que a través del sitio Itunes y el reproductor I-Pod totalizó 25 millones de descargas. MusicNet, PressPlay y Rhapsody son la avanzada de un sistema que entusiasma a la industria, sobre todo porque se duplicó la cantidad de compradores. En Europa existen más de 30 servicios legales, y a fines de 2003 se contabilizaban 450 mil usuarios registrados para un archivo de 275 mil canciones, con un promedio mensual de 300 mil descargas. Sumando los temores que provocan las amenazas de juicios y logos del FBI, la creciente penetración de la banda ancha y la explosión de un nuevo mercado en la música para descargar a teléfonos celulares, la industria concluye que todo está volviendo lentamente a sus carriles. Los hackers deben tener su propia opinión, pero el mostrador virtual ya está dando sus dividendos.

Argentina potencia
Argentina tiene su lugarcito en el mundo musical. Tercero en el ranking latinoamericano (debajo de Brasil y México), el mercado local cuenta con una ventaja: peor que en 2002 (5.817.700 unidades vendidas) no se puede estar. 2003 arrojó un total de 11,2 millones de unidades, y las cifras de lo que va del año disparan sonrisas a diestra y siniestra. Según la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (Capif), el primer semestre 2004 fue el mejor en los últimos cinco años, con 5.854.067 unidades (es decir, más que en todo 2002, y un 25% más que el mismo período de 2003), y en julio se vendió un millón más. Nada mal para un mercado que tiene un 54% oficial de piratería (fuentes que prefieren el off the record afirman que llega a un 65%), y mejor aún si esas cifras se analizan a fondo: de los 5.440.514 CD’s vendidos, un 47% corresponde a repertorio argentino.

Pero si de buena salud se trata, los números argentinos encuentran a su mejor alumno también en el DVD. Entre enero y julio se vendieron 180.592 cajitas, lo que representa nada menos que un 241% más que en 2003. Y aunque los CD’s aún representan el soporte mayoritario (con el 93% del total), la decantación de precios va a ir provocando cada vez más usuarios de DVD. Basta observar que hasta una conocida cadena de farmacias vendereproductoras de DVD a 300 pesos (un resabio menemista: electrodomésticos en una farmacia), y basta con darse una vuelta por Yenny o Musimundo: un disco de audio cotiza 25 o 27 pesos y uno doble está entre 35 y 40, mientras que los DVD de música fluctúan entre los 40 y 60. Para los afortunados argentinos que aún mantienen un gasto en música, la diferencia es lo suficientemente débil como para “pasarse” al mundo de los discos con música, imagen y muchos extras.

En el formato que sea, 2004 será el mejor año de los últimos tiempos. Pero la gran deuda pendiente seguirá siendo la política de precios: mientras los discos de audio se sigan manteniendo tan cerca de los 30 pesos, ninguna campaña de concientización hará que el común de la gente repita convencida “una copia más, un músico menos”, y pase mansamente por caja a pagar un precio abusivo por productos que a veces ni cumplen el mínimo estándar de presentación gráfica. Parafraseando el slogan oficial: un aumento más, un comprador menos.

Etiquetas: , ,

3.5.05 

El horror, el horror... II

Empiezo a resignarme a la idea de que el gusto musical de este país está condenado.

Según una gacetilla de Universal que recibí ayer, el disco Los Finalistas, del Operación Triunfo Segunda Generación, lleva vendidas... ¡¡240 mil copias!!

Estamos ante una evidente epidemia de sordera.

Etiquetas: , ,

2.5.05 

Una sugerencia

Pero con el volumen al taco, y que se quejen nomás los amargos de al lado.

Nadie te puede echar del consorcio por poner los Redondos al palo.


Sé de alguien que ha declarado
contra su moscardón imaginario
impecable testigo de caricias
que se esfumaron cuando bajó la guardia
Pintan mal las cosas para él, mi viejo
pintan mal
Maldición! Va a ser un día hermoso.

Sé de alguien que enturbia sus sentidos
para tener lugar en la balanza
de las brutales risotadas hemorragias
de la pavada celestial en avalancha
Pintan mal las cosas para él, mi viejo
pintan mal
Maldición! Va a ser un día hermoso, maldición!

Sé de alguien que obliga en su aventura
a pagar los platos rotos de la gira
es el rufián arrepentido de los días
del único grito que valía
Pintan mal las cosas para él, mi viejo
pintan mal
Maldición! Va a ser un día hermoso, maldición!
Maldición! Va a ser un día como los demás!

Etiquetas:

 

Tres discos en vivo

Por razones más bien azarosas, este fue un fin de semana de escuchar discos en vivo. Los discos en vivo son medio raros, es como ver una fiesta desde una ventana, sobre todo si uno no estuvo presente en la ceremonia y no tiene un recuerdo propio de esa noche, ahora embalsamada en CD. Uno escucha toda esa gente gritando y le falta la emoción real del momento, y se termina concentrando más en los pifies y acoples (salvo que sea uno de esos asuntos completamente maquillados en estudio) que en cualquier otra cosa. Pero el disco en directo no deja de ser un buen documento de una banda viva, laburando -o currando, depende del caso- sobre el escenario.

Como sea, en la compactera sonó Yo no quiero volverme tan loco, la cinta pirata de un fan rescatada por Seru Giran (y Sony Music, que vio el filoncito) en 2000, registrada el 26 de diciembre de 1981 en el Teatro Coliseo, la época en que García/Lebon/Aznar/Moro eran considerados "los Beatles argentinos" (no comments) y García desafinaba pero llegaba a los agudos. Nunca pude ver a Seru en vivo: estuve a punto de ir a ese mismo show, pero en la era de la dictadura y a los 14 años, tus mayores no te dejaban tan alegremente ir a un recital de rock; me perdí el gratuito en la Rural, no tuve plata para pagarme el ticket del show despedida en Obras, etcétera. Y además, era mucho más seguidor de Spinetta. Pero el disco está bueno, hay buenas versiones (incluyendo un "Yo no quiero volverme tan loco" presentado como "Pena en mi corazón" y en un tempo rockero radicalmente diferente al de Yendo de la cama al living), y permite ver cómo Lebon exageraba su acento extranjero, cuánto le gustaba Jaco Pastorius a Aznar, los mamporros a la vieja escuela de Moro (¡esos rulos y fills de batería!) y cómo le gustaba el Moog a García.

Lo siguiente es el recuerdo de un momento cumbre. Que una de mis bandas favoritas se reuniera después de varios años ya era una buena noticia, pero que se instalara en Buenos Aires a ensayar un mes en el estudio El Pie (¡cómo facturaste, Lerner!) e hiciera una serie de shows en Prix D'Ami y el Teatro Broadway no entraba ni en mis delirios más afiebrados. Y así fue: King Crimson dio doce shows en Buenos Aires, de los cuales vi nueve sin ninguna culpa ni vergüenza, y apreciando cómo la maquinaria se aceitaba show tras show (de hecho, un año después los volví a ver en Nueva York, y no podía creer que sonaran aún mejor). Por eso le tengo un cariño especial a B'BOOM, el Official bootleg live in Argentina que retrata en dos discos aquellas performances inolvidables de "Red", "Frame by frame", "One time", "Elephant talk" y esa hipnosis guitarrera llamada "Indiscipline", los dedos de Robert Fripp y Adrian Belew como arañitas caminando por el mango. Sigo esperando un regreso.

Y por último, el domingo por la tarde fue el turno de Patricio Rey. No ese disco En directo que salió medio de canuto en el '92 (y solo después reconocieron como propio), sino uno de sus piratas más célebres, las presentaciones de Oktubre en Paladium, en el mismo mes de 1986. Tampoco fui a esos shows (mi primera experiencia redondista fue a mediados del '87, en el Fénix de Flores), pero ahí están inéditos como "El regreso de Mao", "Roxana Porcelana", "El bazar de Wakeman & Fripp" (más conocido por "Patricio disco show", o "Patricio super show"), más los temitas de ese disco inolvidable, incluyendo el que años después sería inmortalizado como el pogo más grande del mundo. Ya en 1986, "Ji Ji Ji" sonaba en vivo como los dioses y te disparaba a la estratosfera. Y no se necesitaban bengalas para disfrutar la fiesta.

Etiquetas:

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.