« Home | La pareja ciega no aparece » | El fileteo domina el mundo...  » | ¿Separados al nacer?  » | Noel tiene esas cosas » | El debate sobre la industria » | El horror, el horror... II » | Una sugerencia » | Tres discos en vivo » | Trabajo infantil » | La gran ocasión » 

7.5.05 

The Dark Side

No sé ustedes, pero yo soy fanático de Star Wars. Enfermo. En mi gremio no está muy bien visto el periodista fanatizado -aunque abundan los casos-, pero como escribo poco y nada sobre cine me siento absuelto de ese pecadito. La cuestión es que recuerdo con toda claridad la situación en que vi el Episodio IV (e, incluso, lo extraño que me pareció que una película empezara con ese número), en enero de 1978 y en Mar del Plata y con mi viejo. Tenía 10 años, y al mismo tiempo mi hermana -al borde de los 14- veía en otro cine Tiburón con mi vieja. Lo siento por ella: no sé si el escualo de goma de Spielberg se le sigue apareciendo como un ícono y una época, pero a mí Star Wars me cambió la vida, y hoy lo veo a Darth Vader y me alegra que a los 37 pueda hacerme sentir como un pendejo medio nabo de diez años, al que le encantaba el cinturón lleno de gadgets -sobre todo el sablecito de luz- de Luke Skywalker, pero en realidad quería ser Han Solo y andar de juerga en cantinas llenas de bichos increíbles, con un perro de dos metros de altura que aullaba y jugaba al ajedrez holográfico de alienígenas como mejor amigo. Con sólo una década de vida, lo de la Fuerza se me hacía un poco más difícil de aprender.

Ya sabemos a cuento de qué viene todo esto: el jueves 19 se estrena Revenge of the Sith, y estoy contando los días. Anoche vi el trailer largo y fue como tener a ese pibe de gafas sentado al lado mío, pegándome codazos y en llamas porque al fin va a ver cómo el tal Anakin se pone a liquidar muñecos Jedi -incluyendo varios menores de edad- y cómo Obi Wan Kenobi lo va rebanando ("¡¡Mirá, mamá, sin piernas!!") hasta dejarlo hecho una piltrafa en un río de lava, listo pal trajecito negro y la máscara que respira fuerte.

Para fanatizados similares, un link interesante:

http://www.ifilm.com/ifilmdetail/2634535

Etiquetas:

never underestimate the power of the dark side!!!!!!

¡¡¡Síiiiii!!! Aguante Star Wars! Yo me pasé la infancia jugando con los muñequitos de Luke, Han Solo y la princesa Leia. Darth Vader todavía me da miedito.

Justamente anoche le comentaba a un amigo que vi Star Wars por primera vez a los 10 u 11 años, de noche, en una funcion de las 22hs (fue mi primera ida al cine "tan tarde", acompañado, por supuesto, de una tía maravillada con la ciencia ficción) ahora tengo 33 y, mientras tanto, estoy viendo las Guerras Clónicas que me descargue de internet. Para comprar los primeros muñequitos juntaba las monedas de las propinas, ahora separo algo de mi sueldo. Anécdotas felices....

PD: cuando jugábamos yo era Chewbacca...

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.