« Home | Trabajo infantil » | La gran ocasión » | Amadou, Mariam y Manu Chao » | No hay nadie » | Geometría Improbable, bolilla I » | Auspicia Pomada Manzán » | Un texto invitado: the puestos bulletin » | El horror, el horror... » | Ratzinger » | A correr a la disquería » 

2.5.05 

Tres discos en vivo

Por razones más bien azarosas, este fue un fin de semana de escuchar discos en vivo. Los discos en vivo son medio raros, es como ver una fiesta desde una ventana, sobre todo si uno no estuvo presente en la ceremonia y no tiene un recuerdo propio de esa noche, ahora embalsamada en CD. Uno escucha toda esa gente gritando y le falta la emoción real del momento, y se termina concentrando más en los pifies y acoples (salvo que sea uno de esos asuntos completamente maquillados en estudio) que en cualquier otra cosa. Pero el disco en directo no deja de ser un buen documento de una banda viva, laburando -o currando, depende del caso- sobre el escenario.

Como sea, en la compactera sonó Yo no quiero volverme tan loco, la cinta pirata de un fan rescatada por Seru Giran (y Sony Music, que vio el filoncito) en 2000, registrada el 26 de diciembre de 1981 en el Teatro Coliseo, la época en que García/Lebon/Aznar/Moro eran considerados "los Beatles argentinos" (no comments) y García desafinaba pero llegaba a los agudos. Nunca pude ver a Seru en vivo: estuve a punto de ir a ese mismo show, pero en la era de la dictadura y a los 14 años, tus mayores no te dejaban tan alegremente ir a un recital de rock; me perdí el gratuito en la Rural, no tuve plata para pagarme el ticket del show despedida en Obras, etcétera. Y además, era mucho más seguidor de Spinetta. Pero el disco está bueno, hay buenas versiones (incluyendo un "Yo no quiero volverme tan loco" presentado como "Pena en mi corazón" y en un tempo rockero radicalmente diferente al de Yendo de la cama al living), y permite ver cómo Lebon exageraba su acento extranjero, cuánto le gustaba Jaco Pastorius a Aznar, los mamporros a la vieja escuela de Moro (¡esos rulos y fills de batería!) y cómo le gustaba el Moog a García.

Lo siguiente es el recuerdo de un momento cumbre. Que una de mis bandas favoritas se reuniera después de varios años ya era una buena noticia, pero que se instalara en Buenos Aires a ensayar un mes en el estudio El Pie (¡cómo facturaste, Lerner!) e hiciera una serie de shows en Prix D'Ami y el Teatro Broadway no entraba ni en mis delirios más afiebrados. Y así fue: King Crimson dio doce shows en Buenos Aires, de los cuales vi nueve sin ninguna culpa ni vergüenza, y apreciando cómo la maquinaria se aceitaba show tras show (de hecho, un año después los volví a ver en Nueva York, y no podía creer que sonaran aún mejor). Por eso le tengo un cariño especial a B'BOOM, el Official bootleg live in Argentina que retrata en dos discos aquellas performances inolvidables de "Red", "Frame by frame", "One time", "Elephant talk" y esa hipnosis guitarrera llamada "Indiscipline", los dedos de Robert Fripp y Adrian Belew como arañitas caminando por el mango. Sigo esperando un regreso.

Y por último, el domingo por la tarde fue el turno de Patricio Rey. No ese disco En directo que salió medio de canuto en el '92 (y solo después reconocieron como propio), sino uno de sus piratas más célebres, las presentaciones de Oktubre en Paladium, en el mismo mes de 1986. Tampoco fui a esos shows (mi primera experiencia redondista fue a mediados del '87, en el Fénix de Flores), pero ahí están inéditos como "El regreso de Mao", "Roxana Porcelana", "El bazar de Wakeman & Fripp" (más conocido por "Patricio disco show", o "Patricio super show"), más los temitas de ese disco inolvidable, incluyendo el que años después sería inmortalizado como el pogo más grande del mundo. Ya en 1986, "Ji Ji Ji" sonaba en vivo como los dioses y te disparaba a la estratosfera. Y no se necesitaban bengalas para disfrutar la fiesta.

Etiquetas:

Catzo. Estuve en los tres: Coliseo, Broadway y Palladium. Eso, ¿en qué me convierte?
Antes que nada en alguien que FUE joven.
;-D
Y de los tres mis mejores recuerdos van para Crimson en el Broadway (que no fui a 9, pero sí a 2 presentaciones).
Saludos!

Para volver a citar a Lebon: el tiempo es veloz...
Olvidé citar que sí terminé viendo a Seru Giran, pero en su versión de alta decadencia 1992: el show inicial en Córdoba, que estuvo bien, y la gran debacle de River, con García gritándole al público "¿No se escucha allá arriba? Ah, bueno... jódanse".
Salud, Sergio.

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.