« Home | Buenas noticias » | Belew, lado uno » | Silencio, dijo el cura » | Menos diez » | The thin ice » | Pausa » | Un vegetariano en la Sociedad Rural » | Nueve meses » | Un huracán para Máikol » | La logia: raquetas locas » 

16.10.05 

Chalecos naranjas

El viernes fui al Pepsi Music. Con el correr del tiempo me fui volviendo cada vez menos afecto a estos megaencuentros, pero ese día tocaba Divididos (y a mi mujer le gusta mucho Catupecu Machu), y Mollo, Arnedo y el baterista de turno me pueden, hacen que me tome toda la caravana del gran festival con otra filosofía. Y, como me suele suceder con los paisanos de Hurlingham, valió la pena.

Pero la aneda del día no tiene que ver con la música. Durante los primeros y demoledores quince minutos del show (el Pity, de Intoxicados, se había pasado de tiempo y, por las quejas de los vecinos de Obras con respecto a los horarios del festival, el trío tocó casi sin pausas), adelante mío había unos pibes fumando porro. Nada para escandalizarse, el folklore habitual en cualquier show de rock, una costumbre conocida y a esta altura del partido hasta inocente. Pero los muchachos de seguridad del Pepsi Music parecen tener otra teoría: de pronto, un señorito de chaleco naranja (igual al que ahora usan los canas, y no es casualidad) con la palabra "Control" se les acercó y los apretó, hizo uso de su pequeña cuota de poder para irse con una sonrisita a casa y contarle a sus amiguitos qué piola soy, ayer apreté a tres pendejos en el Pepsi.

¿Esto es lo que nos ofrece la ultraorganización de los festivales del nuevo siglo? Con lo que costó eliminar a la policía de adentro de los conciertos, tenemos que volver a lidiar con unos monos que tienen carta blanca para andar jodiendo gente? El control de un show debe ser para evitar que haya hechos de violencia entre la gente o hacia los materiales, delimitar zonas, ordenar entrada y salida, etcétera: no para jugar a Starsky & Hutch por algo tan pelotudo como unos pibes fumando porro. ¿Considerarán estos muchachos al porro como una mini-bengala? ¿Quién le da poder de policía a unos tipos que no tienen ningun derecho a intervenir en las decisiones privadas de la gente? ¿Les gustaría meter presos a los miles de jóvenes que tienen esa costumbre, sobre todo en una ceremonia en vivo?

Y si tienen tanto interés en que no se cometan "delitos", ¿no hay nadie que meta presos a los hijos de puta que te cobran 5 pesos una botellita de agua?

Amiguitos: métanse los megafesivales, y sus precios abusivos, y su pequeño ejército de mediocres con chaleco naranja, allí donde no da el sol.

Etiquetas: ,

Tampoco los pibes hicieron valer sus derechos... Hacerle casoa cualquier boludo de chaleco naranja es una cto de cobardía. Lo hubieran apagado y chau, no tiene por qué joder más. Y si se sigue haciendo el piola, que traiga una legislación que lo prohíba. O muestre una identificaciónd e policía. hay que defenderse de estos pendejos que se creen superpoderosos.

Voy a poder leer esta opinión o algo parecido en Página 12?
Por que hasta ahora, solo leí flores

El miercoles, en la segunda fecha de ska-p, mientras empezaban los bises unos pibes intentaron colarse. Fue su mejor excusa, ya que les dieron paliza de la buena. También le dieron a un periodista de la rolling stone que se acercó a separar.
"Hacerle caso a cualquier boludo de chaleco naranja es un acto de cobardía" No, si hay que hacerse el machito y terminar en el hospital.
A veces se puede, a veces son mas y te cagan a trompadas

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.