« Home | Slogans » | ¿Hay límites? » | Urnas » | Depresión » | Basta, Chris Martin » | Chaleco naranja, control machete » | Y hablando de la logia » | La logia: dinosaurios » | Bronca » | Chalecos naranjas » 

31.10.05 

Gripe con plumas

En 1986, la tele argentina tuvo uno de esos momentos mágicos que no abundan. Para completarla, creo que fue en Canal 7, aunque podría equivocarme. No importa, lo que importa es lo que pasó. Esa noche dieron un documental llamado La era del ñandú, dirigido por Carlos Sorín y con guión de Alan Pauls. La historia te agarraba del cogote enseguida: un grupo de científicos argentinos estaba desarrollando la BIO K2, una droga realizada a partir de una sustancia presente en los huevos de ñandú que retardaba el envejecimiento. Había muchas imágenes de ñandúes, y plumereros en desgracia, y científicos que declaraban a cámara con total seriedad.

Te la creías. Te juro que te la creías. Solo promediando el documental algo te empezaba a hacer ruido, las conclusiones empezaban a salirse de caja, asomaba el pensamiento lateral y la historia de los ñandúes salía, como corresponde, al galope. La crotoxina estaba en todos los medios, y Sorín quiso demostrar al mismo tiempo el poder de manipulación en temas relacionados con las enfermedades y la medicina y en los documentales. Gran juego de espejos, La era del ñandú te sigue quemando la cabeza.

El problema es que hoy, como un tercer reflejo de ésos que te aparecen en el botiquín del baño, el ñandú está en el banquillo. Las aves tienen gripe, y parece que no es una gripe que se quede en los estornudos. La primavera no trajo paz y amor sino un florecimiento de titulares catástrofe, ahora sí que estamos jodidos, se nos vuelan los pajaritos y vamos todos al matadero, Hitchcock se debe estar cagando de risa en la tumba, los tres pajaritos de Bob Marley ya no quieren cantar don’t worry. Olvidate de ir a la cancha y cantar “hay que poner un poco más de huevo”.

Hace unos años, en Barcelona, un catalán me contó del horror que le había quedado después de visitar un criadero de pollos en su tierra. “Un gran archivero con cubículos donde los pollos no pueden hacer más que estar sentados, engordando”, contó. “Tienen los muslos bien gordos, pero los tiras al piso y no pueden caminar, tienen las patas atrofiadas”. El tipo hablaba de un campo de concentración apícola, y puede sonar medio escandaloso pero la analogía era válida.

Me parece que los pollos se hartaron, y sus congéneres se plegaron a la medida de fuerza.

Volverán las oscuras golondrinas, y nos van a hacer pelota. Que una paloma te cague en la cabeza te va a hacer recordar a Exterminio, la peli de Danny Boyle donde todos se volvían locos de rabia y Londres quedaba desierta y una gota de sangre en la cara era el fin. Después de años de adorar su canto, tu abuela se va a comprar un rifle y lo va a cagar a tiros al mirlo. El detergente que quería salvar a los pingüinos va a suspender la campaña porque el pingüino es un pájaro bobo y los pájaros, inteligentes o tontos, tienen gripe y mejor que se empetrolen y se mueran. Al fin podremos sacrificar a Condorito, la Gallina Turuleca pasará a la clandestinidad. Van a prohibir al Gallo Claudio y al Pato Lucas, va a haber un atentado en la granja del Jardín Zoológico, el psicópata que vive en Washington dirá que la culpa de todo la tiene Osama Bin Ave.

¿Y si todo fuera un ejercicio? Y si, como en Wag the dog, todo es una producción de Hollywood financiada por un gran laboratorio? La fantasía paranoica siempre garpa: un científico pagado por el poder piró, se puso a experimentar y todas las cuentas le salieron mal, y ahora hay que disfrazar todo de una gripe aviar hasta que llegue 007, Bond, James Bond, y arregle el entuerto. Una conspiración de la industria del pescado. La venganza de Mazzorín, una jugada para generar nuevas necesidades ahora que el HIV empieza a estar un poco más controlado.

Las aves tienen gripe, y nosotros necesitamos vacunas. Vacunas, vacunas, vacunas. Necesitamos vacunas para la gripe. Necesitamos vacunas para la realidad.

Etiquetas: ,

Yo tomaba una vacuna contra la realidad pero el médico me la prohibió. Seguro que es socio del científico loco. Ya se sabe como es... la realidad es la propiedad del rey :-\

I just came across your blog and wanted to drop you a note telling you how impressed I was with the information you have posted here.
I also have a web site & blog about music so I know what I'm talking about when I say your site is top-notch! Keep up the great work!

Eduardo, lo que comentás me recuerda hace unos 10 años, cursando la carrera de diseño gráfico en la UNL de Santa Fe, en la materia Medios Expresivos y hablando de la manipulación de los medios y la información, nos pasaron este documental excelente. Casi sobre el final me pareció reconocer algunos "profesionales" que no lo eran (si mal no recuerdo, era Boris Rubaja) y ahí recién sospeché que había algo raro...
Si tenés alguna dirección web de donde poder bajar este documental, te agradecería me la pases o la postees, porque hace tiempo ando detrás de este documental.
Desde ya gracias, muy bueno tu blog

DG Marcelo Mataloni
Santa Fe

Marcelo, la verdad que no tengo idea de dónde puede estar... pero dejame hacer un par de averiguaciones con esta gente, por ahí se consigue algo.
Salud.

Bueno la verdad ke yo estoy trabajando sobre este extraño pero interesante,... y algo alocado.... documental.... me gustaria poder verlo o saber todo lo posible... estoy estudiando diseño de indumentaria en la uba (cbc por ahora...) y tengo ke hacer muchas laminas y eso,... habra algun lugar de donde sacar imagenes de la pelicula?? muchas gracias y esta muy bueno el flog!

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.