« Home | Música de caja registradora » | Renuncio a la Navidad » | Eso es PRO » | Operaciones » | Movilidad social ascendente » | Sunday » | Adiós, Pampa mía » | Robben Ford » | La rapsodia inoxidable » | Microemprendimientos » 

27.12.05 

Mentiras y verdades

El post sobre el fallo sobre el cambio de carátula para Callejeros desató varios comments, y por supuesto apareció por allí el típico fanático que acusa a quienes tratan de analizar seriamente las cosas de "mentirosos", tendenciosos y todas esas cosas. Es imposible razonar con un fanático, pero vamos a intentarlo y, ya que se menciona tantas veces la verdad y la mentira, quiero apuntar detalles del fallo que tiran abajo buena parte de las "verdades" callejeras. Según consta a fojas 168, "se cuenta... con copia certificada de la causa 46.050 de la Fiscalía Contravencional 11 iniciada a raíz de los sucesos ocurridos el 18 de diciembre de 2004 en el recital de 'Callejeros' y del expte. Nº 16.812-DGHP-2004 en el que se otorgó el permiso para el mismo. En ese entonces el personal policial constató desmanes en el ingreso de los concurrentes así como el uso de material pirotécnico por parte del público en forma constante (bengalas y tres tiros), por lo que se labraron las respectivas actas de infracción a los arts. 57 bis (omisión de recaudos básicos de organización) y 61 del Código Contravencional (elementos pirotécnicos).
Ese día concurrieron 4 inspectores del Area Contralor Espectáculos a fin de verificar el show, quienes también observaron el uso masivo de pirotecnia por parte del público y tomaron conocimiento de que los médicos atendieron a 4 personas con quemaduras leves y otra más había sido derivada al Hospital Pirovano por una herida en un pie.
También obran copias certificadas de los partes de interés de la causa Nº 15.822 de la Fiscalía Contravencional Nº8 de la que surge que los días 30 y 31 de julio de 2004 el grupo 'Callejeros' se presentó en el estadio Obras Sanitarias. En ambos recitales el público encendió más de 100 bengalas (en los ingresos se secuestraron algunas y también tres tiros). Como consecuencia se labró el acta por infracción al art. 61 del Código Contravencional. Es de destacar que los 3 inspectores del Area Contralor que estaban presentes, señalaron que presumían que 'los elementos pirotécnicos en su gran mayoría no pasan por los controles, sino que son suministrados por allegados o por terceros relacionados con el espectáculo que no se controlan".


Es decir: mientras los fanáticos callejeros se llenan la boca sobre la corrupción que impidó que hubiera controles en el show, desconocen (digamos así) el hecho de que en Obras y en Excursionistas sí hubo controles, hubo inspectores que no cobraron coimas sino que cumplieron con su trabajo, que derivó en actuaciones de la fiscalía contravencional y multas. Eso al grupo le resultó molesto. Y una de las grandes ventajas que tenía Cromañón sobre lugares como El Teatro no era solo que podían poner sus propios controles y seguridad (también demostrado en la causa por múltiples testimonios), sino además que, como no estaba habilitado para shows sino como "local bailable clase C", no iba a tener a esos molestos inspectores labrando actas contravencionales. Dice el fallo: "Se ciñen serias dudas en cuanto a que los integrantes del grupo desconocieran que el local funcionaba de acuerdo a un objeto distinto respecto de la habilitación. En este sentido, no puede perderse de vista que la banda había dado varios shows en distintos lugares, entre lso que se encontraban 'Obras' y 'Excursionistas'. En ambos eventos se verificó la presencia de personal de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y de la Justicia Contravencional que justamente se expidió en sentido negativo respecto del uso de pirotecnia. Por ende, puede afirmarse que la realización de un espectáculo de análogas características en un local que carecía de todos aquellos controles, necesariamente debió crear la convicción en los responsables del grupo en torno de ciertas irregularidades respecto del objeto de la habilitación. Sostener lo contrario deviene absurdo. Por lo menos debieron sospechar que se requería la concesión de un permiso especial (...) Los integrantes del grupo simplemente confiaron en que la habilitación era la apropiada cuando ningún elemento les permitía recostarse sobre tal convicción, a la luz de las flagrantes diferencias advertidas en cuanto a los controles entre los recitales de 'Obras'/'Excursionistas' y los de 'República Cromañón'".

¿Ahora se entiende, amigos fanáticos, a qué nos referimos los "opinadores", como ustedes gustan decir, cuando hablamos del cinismo de la banda, su especial manera de hacerse los boludos y de intentar descargar la culpa en otros, no hacerse cargo de la parte que les toca?

¿Sigo? "No hace falta exhibir una gran capacidad de representación para advertir que la detonación de pirotecnia en un lugar cerrado y plagado de asistentes redundará en un peligro concreto para los concurrentes. Ciertamente, los integrantes de la banda se representaron ese peligro y confiaron su desarrollo al azar, demostrando no hallarse interesados en llevar a cabo recitales seguros para sus seguidores. De así haberlo querido, se hubieran sometido a los controles que existieron en 'Obras' y 'Excursionistas', aún concretándolo en 'República Cromañón'. Por otra parte, no deben perderse de vista los dichos de Fontanet en su presentación espontánea al referir la existencia de situaciones de violencia por parte de los asistentes a un recital realizado por 'Motorhead' en Hangar al suspenderse un recital. Ello demuestra que, en efecto, ponderó el riesgo para los bienes en juego (bienes materiales y vida), y que el líder musical se representó la necesidad de suspender el show, aunque decidió no hacerlo puesto que no deseaba que sus equipos fueran dañados. Así, no surge que no hubiera sido necesario suspender el show (por entender que no había peligro), sino que ante el reconocimiento de ese riesgo, decidió continuar para evitar la destrucción de sus bienes o la producción de hechos de violencia. Razonamiento éste que no lo justifica ni remotamente".

Podría seguir, pero me parece suficiente. El que quiera vivir de mentiras, ciego y defendiendo a una de las partes indudablemente responsables de 194 muertes y centenares de pibes arrastrando las consecuencias de esa noche, creyendo en ese triste tipito hablando de "operaciones políticas", adelante. Pero no rompan la paciencia de quienes no compran tanto camelo.

Etiquetas: ,

Fantástico.
Felicitaciones.

realmente te felicito ,la verdad la justicia argentina es un ejemplo

"anibal ibarra"... tu nivel de necedad e ignorancia es realmente asombroso.
Este fin de año, no olvides prender tu bengalita callejera.

A vos te parece que hay ganas de prender bengalitas pelotudo se murieron 194 pibes y hay miles de sobrevivientes angustiados y con secuelas de todo orden asi que no creo muy oportuno tu comentario.No te parece sugestivo que se agrve la caratula de callejeros y se baje la tipificacion de los funcionarios del gobierno?

Tengo como gran referencia de mis opiniones frente a la tragedia, un artículo publicado por usted en Página 12 a ppios de este año titulado "Nunca más", por creerlo muy acertado y por describir con tanta precisión lo que yo no puedo hacer muchas veces porque una lágrima me gana de mano. Este es el segundo artículo suyo que leo y gran decepción me llevé, le explico por qué: No veo la necesidad de referirse a "los fanáticos" con tanto ácido..se puso a pensar ud. que muchos de esos "fanáticos"(coincidan o no con su postura)son fliares y sobrevivientes de los caidos en Cromañon?...ellos vivieron de adentro la situación..y creáme que para un "fanático"(o simplemente un seguidor de la banda) es muy dificil hacer crítica objetiva, y si la hicieren y así deciden armar su postura... por qué este código lastimoso en sus palabras? Creo que tiene una carta amplia de posibilidades sobre el manejo del discurso, como así creo que no puso ni el menor empeño en dejar de lado cierta terminología "ácida", como la sentí anteriormente al expresarme acá y al leer el artículo. Sr. Fabregat, le propongo que además de mantener su nivel de información, hable con las flias de los sobrevivientes, que camine los barrios de los que no están para ver que ya basta con el dolor que significa perder un hijo en tales condiciones y la falta de justicia -en todas sus formas- como para tener que leer artículos con tanta ..."acidez"?
Espero ser oportuna con mi opinión, no quiero ofender a nadie;


lucianadcutraro@yahoo.com.ar

Quiero decirle a Luciana, que tiene todos mis respetos y agregar tambien, que aunque suene injusto, cambió mi punot de vista, al generalizar a todos los allegados a las víctimas de Cromagnon.

Lamentablemente, los que están a la cabeza de las marchas y sus "choques" en contra Ibarra, no representan a la gente como vos.

De verdad, me saco el sombrero, por la forma y la ubicación, del mensaje anterior.

En cromagnon hay demasiadas culpas desde chaban, hasta callejeros y no olvidemos que el publico de callejeros tiene tambien bastante culpa, por que el que prende una bengala dentro de un lugar cerrado con techo de tela es un asesino, y el que se lo festeja es complice.
Diego

Luciana, tenés razón: a veces me paso de acidez. Pero la referencia a los fanáticos tenía que ver (como apunté al hablar de los comments) con ese fanatismo que lleva a decir que todo el que no crea que hay que colgar a Ibarra y Chabán está mintiendo o malinformando, e insultar a todo el que no se suba a cierta forma demagógica de tratar el tema. Me parece obvio que no hay nada que pueda paliar el dolor de perder a un hijo, hermano, sobrino, cualquier ser querido. Pero en todo esto hace falta la verdad, y la verdad incluye una serie de malas decisiones de Callejeros que muchos de los pibes que estuvieron ahí, aun viviendo ese infierno, no quieren reconocer. Coincido también con Porteño: así como mi postura no representa ninguna generalidad absoluta, la de algunos que encabezan las marchas u organizan "banderazos" en apoyo al grupo que no quiso pensar en la seguridad de su público tampoco representa al total de las víctimas. No quiero herir a conciencia los sentimientos de nadie, pero no puedo asistir al circo que propone una única responsabilidad sin decir algo (a propósito, Luciana, no es este mi segundo artículo sobre Cromañón, si querés fijate e este mismo blog, en enero y febrero de este año, donde hay varias notas publicadas en Página).
Y lamento decirte, "aníbal ibarra", que aunque parezca mentira hay gente a la que sí le quedan ganas de joder con la pirotecnia: podés preguntarle a Andrés Ciro, que en el recital de Los Piojos en Boca tuvo que decirle a la gente que la cortara con los tres tiros, y recordarles la actitud necesaria después de 194 muertes y tan cerac del aniversario. ¿Es sugestivo el cambio de carátula para algunos funcionarios? Al mismo tiempo, a otros funcionarios mucho más cercanos al hecho, como los policías que cobraron coimas para mirar hacia otro lado, también se les cambíó la carátula. Es decir, no es que se sanciona a los músicos y se libera a todos los demás. Se están definiendo las responsabilidades reales de quienes tuvieron incidencia directa en lo sucedido esa noche.
Uno de los discursos habituales para justificar a Callejeros es "esto le podría haber pasado a cualquier grupo"... razonamiento que, curiosamente, es igual al esgrimido en las primeras interpelaciones en la Legislatura, cuando una madre le recordó a Ibarra que, dado el esquema de descontrol de lugares públicos, esto le podría haber pasado a cualquier jefe de gobierno de Buenos Aires... pero le pasó a él, y por lo tanto debía hacerse cargo.

Algo más.
Pedir la verdad (no un triste remedo, un par de excusas para zafar, una actitud de descargar todo en otros y no hacerse cargo de los propios errores) es una manera -y no menor- de honrar a las víctimas, a las que siempre recuerdo como principal razón para buscar esa verdad. Yo no hago abstracción: en todas mis notas recuerdo que hay (citando solo el ultimo post) "194 muertos y centenares de pibes arrastrando las consecuencias de esa noche". Las acusaciones tipo "anibal ibarra" de que no pienso en las víctimas me parecen, por tanto, absurdas. Las víctimas se merecen algo más que un banderazo de apoyo al grupo que por la tarde probó sonido frente a una puerta de emergencia cerrada con candado y no se le ocurrió que eso podía constituir un peligro, o cedió ante la postura de Chabán de dejarla cerrada "para que no se cuele nadie".

Estoy un poco hastiado de escuchar el clásico mensaje de "los sobrevivientes de cromagnón tienen toda la verdad". No estoy de acuerdo con esa postura, pues la verdad se construye con el análisis, no sólo con la vivencia. Defiendo a ultranza a pensadores como Eduardo, quienes trabajan día a día en busca de la verdad de las cuestiones, y no caen en la demagogia, ni hacia la banmda, ni hacia el gobierno, nbi hacia las víctimas. ¿Quiénes se apiadan más de las víctimas de cromagnon? ¿Aquellos que exigen justicia -como Eduardo- y viven día a día sobre el estudio de los hechos, o aquellos que están implicados en la causa y tienen como único discurso su salvación individual -como Callejeros-? Callejeros solamente repite "no tenemos la culpa", mientras que jamás se pronuncian acerca de las víctimas, o acerca de las situaciones que llevaron a eso, simplemente su discurso es un ir y venir de lavada de manos. Yo no pienso defender a un grupo de cobardes que lo único que tienen en mente es no ser juzgados - Callejeros, Ibarra, los funcionarios, Chabán- y si voy a defender las posturas de los que piden y colaboran apra que las cosas sean claras por una sola vez en la historia de las tragedias argentinas.
Decir que Eduardo no puede hablar acerca de lo "no vivió" es comod ecir que un historiador no puede hablar de historia, o -en un registro casi ridículo pero efectivo- que un científico no puede hablar de clonación porque él no es un clon. Dejémonos de demagogias y de callarnos unos a otros y aplaudamos a aquellos que, incansablemente, aportan toda su lucidez, investigación y sapiencia en pro de que todo esto no vuelva a ocurrir, y defenestremos a aquellos que con su negligencia dejaron que esto suceda y que, encima, pretenden continuar existiendo como si nada hubiese ocurrido.

Por otro lado... gente. Les puedo dar completa fe que el Sr. Eduardo Fabregat tiene mas recitales y rocanrol encima que la mayoría del público de Callejeros y de la mayoría de los que estamos opinando en este blog. Lejos está de ser un "periodista de escritorio", lo que opina, lo opina desde lo que piensa, lo que investiga, y, sobre todo, lo que vivió.

Dos cosas interesantes que se desprenden del caso:
1) La "viveza criolla" argentina y el espíritu anárquico que caracterizaron al rock vernáculo de repente dejan de tener sentido para que todos nos escudemos en el Estado, atribuyéndole las culpas de TODO cuando no se quieren asumir las propias. Cada vez más lejos de la autodeterminación y de una acción revolucionaria que vaya de abajo hacia arriba. Como para que el rock pierda un poco más de credibilidad todavía...
2) Los "liberales" que se encuentran en la vereda opuesta a Ibarra también (de la noche a la mañana) se aferran a la idea de un Estado superprotector cuya misión es vigilar cada paso de cada ciudadano en nombre de la seguridad y el bienestar comunitario. Macri, Santiago de Estrada, los padres de Cromañón: el impensado collage político que pide la destitución de Ibarra por no (querer) hallar a los verdaderos culpables.

En el recital de Jovenes Pordioseros en obras ( 2005) pos cromañon, varias personas del publico fueron con bebes. Está en el libro de Sergio Marchi el rock perdido. Creo que es otro dato curioso...

aníbal

Yo no veo mal que la gente vaya con bebes. Sería bueno que no fuera peligroso ir a recitales.

Hummm, no sé si es conveniente ir con bebes, sobre todo después de lo que pasó. Yo no iría. Igualmente me refiero basicamente a las iresponsabilidades de los seguidores de este tipo de bandas en general. ¿Que es lo que puede aprovechar un bebe de un recital en obras? Y si no tenes quien te lo cuide, no vayas... me parece a mi.Ir con un bebe siempre va a ser peligroso, para el bebe claro está.
saludos

Invito a que lean una nota que dió Fontanet al diario "La voz" de Córdoba el pasado martes 27/12.
No creo que este tipo respete el dolor de las víctimas su discuro es totalmente irresponsable y cobarde...
"Anibal" y Luciana ustedes de verdad creen que si la Justicia se expide sancionando a los funcionarios y empresarios solamente y deja a la banda libre de culpa y cargo se estaría honrando a las vícitmas? Lo que calculo que pasaria es que estos inescrupulosos sacarían un disco homenaje y seguirian lucrando hasta que de aqui a unos años esto se olvide y vuelva a pasar lo mismo... Respeto mucho su dolor pero la necedad también mata gente.

no usuario anonimo, yo nunca dije que los callejeros están libre de culpa, al contrario. Lo que si también palanteo es la iresponsabilidad de la gente. No sé si me explico...

A Ernesto Puesto : explicame que no tiene de malo llevar a un bebé a un recital, por favor.
los pendejos, desarrollan el oído hasta los tres años. LLevarlo a un recital, o a un autódromo sin ponerle tapones, con la cantidad de tiempo que soportan los más de 100 decibeles de estos eventos, es no solo cagarle la capacidad auditiva, sino también, trae trastornos neuronales.
Cagarse en el futuro de un hijo, más que irresponsable, es de una hijadeputes bárbara.
Coincido, con que tendrían que ser más seguros estos espectáculos, pero el estado, no puede controlar que 300 monos dejen de hacer pogo espontaneamente.
Más allá de justicia, lo que tenemos que empezar a reclamar es sentido común.

Algo de lo que me estoy dando cuenta últimamente y que sirve para todas las cosas de la vida, es que no hay que ser sarcástico, ácido, hiriente, cuando uno le demuestra a otra persona que está equivocada. Creo que Fabregat tiene razón en lo que dice, pero también tiene que pensar que los seguidores de una banda musical suelen cometer el error de creer que porque hacen buena música, o porque las letras expresan sus sentimientos, necesariamente tienen que ser buenas personas.

Hace muchos años, en la época de los radioteatros, había mujeres fanáticas de éstos programas, que cuando en la calle reconocían al locutor que encarnaba los personajes malvados, lo agarraban a carterazo limpio. No sabían reconocer el límite entre la realidad y la ficción.

Alejandro Dolina ha mencionado en distintos reportajes que a él le sucede algo parecido con algunos de sus oyentes que consideran que su gusto por el tango y las cosas de barrio que demuestra en sus programas de radio y tv implica que en su vida personal él tiene que ser de la misma forma, y que se sienten traicionados cuando conocen, por ejemplo, que él se moviliza en un moderno y poco arrabalero peugeot 405.

Con los seguidores de Callejeros ocurre algo similar.

Así las cosas, muchos seguidores de callejeros están en estos meses dándose cuenta de que vivieron engañados. Les pasa lo mismo a muchos seguidores de otras bandas, a las que (ahora nos damos cuenta) la desgracia no las alcanzó solo porque tuvieron muchísima suerte. Hay que tener respeto por las personas que tienen vergüenza (conciente o inconciente) de admitir que se equivocaron, que las personas que creían buenas no lo eran.

Hace un tiempo leí en una página que hablaba sobre las estafas más frecuentes, y decía que lo peor que les pasa a las personas que caen en “cuentos del tío” no es el dinero que pierden sino la cara de boludo que les queda cuando se dan cuenta de cómo fueron estafados. La mayoría no hace la denuncia porque saben que el policía a quien le cuenten lo sucedido se va a estar mordiendo los labios para no reírseles en la cara. Lo mismo cuando se lo tienen que contar a su pareja o familiares. Hay que ser comprensivos con quien fue estafado. Hay que comprender que va a hacer todo lo posible por negar la realidad. Incluso va a mentir, no hay que sorprenderse. Va a atacar violentamente a quien le muestre la realidad. Hay que tener tacto, y decirle la verdad de a poco, decirle que no es el primero que cae en el engaño, y que tampoco va a ser el último, que quienes lo estafaron son profesionales, etc.

Imagínense a un adolescente, buscando emanciparse de los padres, empieza a quejarse de que las protecciones que le dan lo agobian, y tiene razón en lo que dice, los padres nunca se dan cuenta a tiempo cuando tienen que dejar de tratar a sus hijos como nenes y empezar a darles un poco de soga. Y está bien que los adolescentes reclamen un poco de libertad. Es natural.

Entonces, el adolescente buscando libertad, va a recitales, se hace seguidor de una banda que lo identifica en sus sentimientos, y defiende la reputación de la banda que le gusta frente a sus familiares, amigos, etc, porque la tiene asociada a su propia libertad, y también habla mal de los inspectores municipales, que son todos represores, que no los dejan divertirse, que el único motivo por el que les sacaban las bengalas es para arruinarles la fiesta, etc.

Ahora, con la tragedia, se da cuenta de que los inspectores en realidad los estaban cuidando, y los verdaderos malvados eran los que él defendía.

Pero, como la banda musical está en su psiquis (equivocadamente) asociada a su propia libertad, para el adolescente, admitir que esa banda musical es algo malo, es sinónimo de decir que su propia libertad es algo malo.

Comprendamos que para la psiquis de un seguidor de Callejeros, admitir que la banda es responsable de la tragedia, o que los inspectores municipales no hacen las cosas para arruinarles la fiesta, es equivalente a decirle a sus padres “sigan tratándome como si fuera un nene de diez años, sigan poniéndome las mismas restricciones que cuando era chico”

¿Ustedes le dirían eso a sus padres? Verdad que no, ¿no?.

Bueno, comprendan que los seguidores de Callejeros tampoco lo van a hacer. Si les quieren hacer un bien, háganles darse cuenta de que admitir que se equivocaron es un paso hacia una adultez sin ídolos falsos, y sobre todo, una adultez en la que no volveremos a caer en el cuento del tío. Y una madurez en la cual, si voy a un boliche y no hay matafuegos, me vuelvo a mi casa, independientemente de que tanto me guste la banda que ahí toca. Que la calidad artística no tiene nada que ver con la calidad moral, y que no tiene por qué ser así. Cuando todos actuemos de esta forma, los inspectores no van a ser necesarios.

Panoramix: Me encantó tu punto de vista. Muy "panorámico"

Porteño: Es cierto que los recitales tienen demasiado nivel sonoro, a veces mas de 120 dB (límite del dolor), y por lo genera por arriba de los 85dB recomendados para que no haya daño auditivo
Pero también, un bebé llorando genera unos 110 dB a 10 cm de la boca, que es la distancia entre las cuerdas vocales y el propio oido. Según este criterio, todos los bebes que lloran quedarían sordos.

Creo que los bebés tienen muchas mas posibilidades de reponerse a daños auditivos que los adultos, no te preocupes. Muchas veces, la "fragilidad" de los bebes está en la mente de sus padres. Ejemplo está que un bebé con 37,9 de temperatura no tiene "fiebre" y un adulto se está muriendo con esa misma temperatura

Creo también que llevar a un bebé a actividades de adultos lo "socializa". Le pone en un entorno social. Lo hace participar de las actividades de los padres.

Creo que la dicotomía entre "mundo privado" (la casa) y "mundo público" (la sociedad) no es buen ejemplo educativo.

Obviamente, si estamos hablando de bebes de menos de 1 año, es probable que toda la experiencia del recital sea desagradable para el.

Pero llevá a una nena de 2 años a ver a Floricienta (donde hay mas de 100 decibeles, solamente con contar los gritos de todos los chicos), y después decime si no le gustó.

Es mas, tratá de explicarle a una de 5 que no la llevas a ver a Floricienta porque estás "preservando su capacidad auditiva futura". O que, por el mismo motivo, no la llevás al cine (en el Village debe haber como 100db también, yo salgo con zumbido en los oidos).

Creo que esta bueno llevar a los chicos a recitales, casualmente para mejorar su futuro. Para que la dicotomía no sea "me divierto" o "estoy con mis hijos", sino "me divierto con mis hijos". Ellos son parte de tu vida, no solo de la parte "privada".
Y un recital es, aparte, una experiencia colectiva muy interesante. Como un partido de futbol. Y lo interesante es siempre educativo.

Además, uno va a un o dos recitales por mes, como mucho, lo que nos da una 6 horas mensuales máximo de exposición a ruidos intensos. Es mucho peor vivir en el microcentro. O ir a un pelotero concurrido. (decime si te parece que en un pelotero concurrido hay menos ruido que en un recital)

Ahora si, el argumento del pogo es obviamente mas atendible, y me parece que estaría bueno no ir a bailar pogo con un bebé. Es mejor quedarse a un costado, en una "zona segura" (que, hasta ahora, siempre encontré en los recitales que fuí)

Lo malo de pedir sentido común es que está claro que es el menos común de los sentidos.

Permítanme un toque de frivolidad.
Pido un aplauso general para Panoramix.
Que, no olvidemos, es el druida de los irreductibles galos.

Coincido con el señor fabregat cuando habla de la bengala en el recital de los piojos,pues mi hija se encontraba en el mismo y se asusto mucho ya que es sobreviviente de cromañon.Tambien le comento que no todos los involucrados en el tema de forma directa o indirecta pensamos y actuamos de la misma manera ,no todos van a tirarle huevos a Carlotto,actitud realmente repudiable,por mas que no coincidamos con lo que expreso sobre ibarra.Creo que debe darse un debate profundo sobre cromañon sus causas y consacuencias.Tambien les aclaro que los pibes que van a los banderazos no son una horda de inadaptados.Al que dijo estar cansado de escuchar que los sobrevivientes de cromañon tienen la verdad le digo que es posible que no la tengan pero seguro que estan mas cerca que cualquier analista,porque para mi la praxis es mas importante que la palabra.Aclaro que no creo en la culpabilidad de callejeros,pero respeto las opiniones ajenas pues de las distintas posturas podremos sacar algo positivo de toda esta mierda.Sepan disculpar si incomodo a alguien,pero este ultimo año en realidad fue como una decada,es muy triste ver a tus hijos sufrir y no tener consuelo,deambular por los hospitales,cuando tendrian que estar divirtiendose,estudiando.En fin a lo mejor ahora comprendan que si no se cuidan ellos no los cuida nadie

Y ahora en serio: me alegra el poder de análisis que encuentro en los comments, el intercambio, las ganas de darse una vuelta por acá. Creo que hace al blog tanto como lo que pueda escribir yo.
Gracias, salud, feliz año nuevo, shaná tová y que nunca nos falte.

En ningun momento dí un punto de opinión personal sobre la tragedia, es más...cité las palabras del Sr. Fabregat en su artículo publicado en ¨Página 12" a ppios de este año, "Nunca más", para acercarme a mi punto de vista(si no lo leyeron, lo recomiendo). Lo único que me tocó fué la manera "ácida" e innecesaria de dirigirse a gente tan sufrida, shockeada, golpeada, desilusionada..creí que se pudo evitar..ó por lo menos quise acercarme para que E.F. lo considere en una futura elaboración.. recibí su respuesta..y más también. A pesar de que cada uno tiene sus formas características para expresarse, no me pareció menor que se tenga algo más de consideración al elegir ciertas palabras para dirigirse a un auditorio tan particular..más allá de la diversidad de opinión.
Justicia, solidaridad, comprensión, paz, amor... es lo que les deseo para este 2006 que se asoma.

Padre de sobreviviente: de ninguna manera puede incomodar que des tu punto de vista, sobre todo con el tono con que lo hacés... yo soy padre de tres hijos, e imaginate que puedo entender perfectamente tu dolor y desesperación. Mi hijo mayor tranquilamente podría haber estado en Cromañón esa noche. No era seguidor de Callejeros, pero ha ido a ver muchos otros grupos en lugares tan inseguros como Cromañón.

A mí me pareció muy interesante el punto de vista de Panoramix, el análisis que hace del punto de vista de los jóvenes y la relación con sus mayores. Y creo que tiene conexiones con lo que vos decís. También es cierto que no todos los pibes de los banderazos son una horda de inadaptados, ni que todos los padres agredieron a Carlotto o apretaron en la Legislatura (mientras del otro lado también apretaban legisladores, claro), pero creo que en general todos los que estamos escrbiendo acá tratamos de evitar generalizaciones tajantes.

En cuanto a la "verdad" de los que estuvieron en el boliche, pasa que hay muchos pibes que levantan la muralla de que nadie más puede analizar el tema. Y a ellos hay que escucharlos, pero también hay que poner a la luz todos esos elementos que quizá no ven o no aceptan por estar tan directamente involucrados.

Una de las cosas que quise dejar claras en mi nota de hoy es que el debate, aun con sus falencias, recortes y condicionamientos, existió: por eso creo que Cromañón es todos los días, está presente en toda charla sobre nuestra realidad. La cuestión es mantenerlo, emprolijarlo, pulirlo, buscarle más variantes, dejar de lado la irritación que surge a veces por la opinión diferente. Aunque eso, me parece, forma parte también de un proceso más general, que tiene que ver con el país que tenemos, cómo fue construido y cómo lo llevamos a través de los años. No deja de ser una tarea honorable, que vale la pena encarar.

Me parece excelente el análisis de Panoramix.
La nota también me pareció muy buena, fuera de la ya nombrada "acidez".
Creo que es muy difícil ser objetivo en un tema como este. Coincido con que los Callejeros son también en parte de esta tragedia, pero, por más que no comprata puedo entender el porqué de ciertos accionares.
No creo que el juicio político a Ibarra sea la solución al problema francamente. No creo tampoco se los deba desligar a los de la banda y me nos a Chabán.
Pero deberíamos también ponernos a veces del lado de, por ejemplo, el padre de una víctima. No debe haber cosa peor en el mundo que la muerte de un ser querido. Aún peor si es un hijo. El dolor porduce ceguera y lleva a la irracionalidad. Un padre dolorido lo único que quiere en este momento es sentir que algo se hace por la memoria de su hijo. ¿Cómo cree que se hacen las cosas? Encarcelando, destituyendo, repartiendo culpas a todo ser político. ¿Por qué no creen en la culpabilidad de Callejeros? Porque los identifican con sus hijos. Son parte del recuerdo, de su vida.
No coincido para nada con esa postura, repito, pero si puedo entenderla.
Me parece bien se los enjuicie a Callejaros. Me alegra que exista gente que pueda ahcer un análisis tan objetivo y claro como el de la nota. Coincido con que Callejeros noha hecho otra cosa que decir: "Nosotros no tenemos la culpa" y repartir la misma a quién pudieron.
Es cierto, la justicia argentina tiene fallas. Como todas sin dudas. Pero sería bueno, que una vez que se está intentando avanzar, que se está acusando no sólo a quién es fácil tomar de punto si no también, en este caso, a la banda, abramos nuestros ojos, seamos objetivos y dejemos que esta decida...

Un detalle. Ni víctimas ni victimarios pueden hacer justicia, la justicia -buena o mala y, creo, a nadie escapa que ésta no es la mejor- es la institución de un tercero que toma distancia de las pasiones y dolores de cada cual. Entonces, a no mezclar el duelo personal con la sentencia jurídica. El duelo cada víctima lo hará cuando y como pueda y hay que decir que amplios sectores de la sociedad no lo están respetando ni contribuyendo a suturar la herida sino utilizando el dolor con fines políticos y comerciales. Hasta Bergoglio se ha hecho un Cromañón de la primera hora y sale en TV exigiéndonos a todos que lloremos más. La justicia -aún la mala- debería ser otra cosa y parece estar cediendo al clamor sensiblero, antijurídico y fascistoide: el reencarcelamiento de Chabán y el cambio de carátula me parecen parte de este triste efecto. Muchos tienen alguna responsabiidad en la tragedia, pero de ahí al homicidio doloso hay más de un paso, llámese el responsable Chabán, Ibarra, Fontanet o cualquier otro. Me asquea el oportunismo de todos los que manosean el dolor ajeno para denunciar el oportunismo de los demás. Pese al entendible y respetable dolor, el análisis, la política y la justicia no deberían tener nada que ver con él. Lo contrario es una oscura especie de venganza que no hace más que infantilizarnos bajo un Padre que, como es más grandote, reparte sopapos a quienes nos sopapean. Éso vengo leyendo desde hace un año en varias voces ligadas al tema: "mi papá es más grande que el tuyo y lo va a cagar a palos", o bien "quedate tranquilo que te voy a cuidar como al niño que sos". ¿Y de hacerse cargo y asumirse adulto?, ¿cuándo?.

Fabregat:

La verdad es que cuando te escuche en Spika tu programa no me gusto. Ahora me doy cuenta que tal vez no entendi que no solo se trata de un flaco que pòne musica.

Si suma en algo, en mi blog, meti unas ideas acerca del 30-12-05.

Abrazo coordial.

No, claro, no era "un flaco que pone música", de eso había suficiente en Spika... y tampoco me dejaban musicalizar el aire, solo las cortinas y boludeces varias del programa.

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.