28.3.07 

Clásicos

En el Página del domingo, Cune Molinero, productor general de Caiga Quien Caiga, dijo: "No hay modificaciones de formato, esto es un clásico". En la promo que se vio en estos días por Telefé, Mario Pergolini, Eduardo de la Puente y Juan Di Natale simulan estar en la casa de Gran Hermano, son expulsados y, al salir, dicen: "¿Tenemos que volver a trabajar? No, hagamos CQC de nuevo".

No tengo absolutamente nada contra CQC (es un programa que me gusta, sin llegar al fanatismo), ni contra sus conductores -de hecho, hace años compartí sendos viajes periodísticos con Eduardo y Juan, y la pasamos muy bien-, ni contra su productor. Pero no puedo dejar de advertir la contradicción entre este discurso y las permanentes gastadas e invectivas de diferente tenor a Marcelo Tinelli o Susana Giménez por no renovar nunca sus programas. Detesto los productos de esos dos personajotes y lo que representan, pero aún así me parece que tendrían todo el derecho del mundo a decir ellos también "No hay modificaciones de formato, esto es un clásico".

Etiquetas:

 

Cuando un grupo sabe lo que hace

(Publicado hoy en Página)

¿Por qué será que el aire se satura tanto de música descartable, mientras que los buenos músicos, los músicos confiables, se toman cada vez más tiempo entre disco y disco? Será por el riesgo multiplicado que significa hoy la edición discográfica, será porque los shows son siempre una mejor alternativa para ganarse la vida que pasar demasiado tiempo en un estudio, lo cierto es que en la escena local la edición de nuevas obras de figuras centrales está ralentizada. Así, el consumidor de buen rock argentino no puede menos que lamentarse por tanta espera para escuchar lo nuevo de un grupo necesario como Las Pelotas. Pero a cuatro años de Esperando el milagro, el sexteto al fin dijo Basta, y esa espera quedó recompensada. Largamente recompensada.

Considerar a Las Pelotas una banda confiable no es, valga la redundancia, un exceso de confianza: no es novedad que en los últimos tiempos escasean los buenos exponentes del rock más sanguíneo, empantanado en manos de músicos amantes de cuatro acordes, líricas que visitan los lugares más comunes y filosofías que rescatan el “aguante” antes que la creatividad o la audacia. Pero el grupo de Germán Daffunchio, Alejandro Sokol, Gabriela Martínez, Tomás Sussman, Gustavo Jove y Sebastián Schachtel no sólo tiene larga experiencia y una auténtica pasión por cimentar artísticamente su historia. Las Pelotas sabe lo que hace y, si decide honrar el rock and roll más clásico –como en “Revolución”–, lo hace con una soltura y una convicción que distingue ese título, apenas un matiz en Basta, por encima de centenares de rockitos que andan dando vueltas por ahí.

El grupo, además, está muy lejos de quedarse en esas costas. Las Pelotas tiene canciones que atrapan, abre con la energía avasallante de “Basta” y cae en el encanto inmediato de “Como un buey” –primer single– o la contagiosa “Siento luego existo”, un hit de los shows previos a la salida del disco. Deja filtrar algo de melancolía en “La brisa” o “La marmota”, demuestra su capacidad para generar climas intimistas en “Más que un deseo” o desata un vendaval eléctrico de guitarras en la potente “Matrimanicomio”. Con Daffunchio y Sokol compartiendo el protagonismo en la voz, el nuevo disco de estudio de los cordobeses por opción los muestra, por encima de consideraciones particulares sobre cada canción, con una personalidad afianzada y sólida, producto de tantos años peloteando ideas. Felizmente, la veteranía de la banda se traduce en una identidad y un sonido bien propios, que elude cualquier comparación fácil y no necesita retrotraerse a Sumo para darle validez. Las Pelotas dijo Basta. Ojalá no haya que esperar tanto hasta la próxima declaración.

Etiquetas: ,

27.3.07 

¿Hay matafuegos?

El amigo Herbie rescata un diálogo imperdible entre Ricardo Mollo y Alberto Fernández.

Etiquetas: , ,

 

Existencialismo

La publicidad dice: "Vuelve el Quilmes rock. Vuelve el rock". La mayoría de las frases publicitarias lleva esa carga -casi todo es válido para vender-, pero la soberbia, la arrogancia del slogan es un poco abrumadora. Muchachos de Popart, el rock no deja de existir hasta que aparece el megafestival salvador, mesiánico, oficializador de la escena. A pesar de Cromañón y todas sus consecuencias, el rock siguió existiendo, al menos en los acotadísimos márgenes que las prácticas comerciales tan en boga le dejan.

Etiquetas: ,

25.3.07 

Titanic rodante

Después de cruzarme con varios bondis-doble-piso en la ruta que me trajo de vuelta a la realidad porteña, empecé a plantearme que lo que tendría que salir en los diarios, además del accidente de cada día con un mostro de esos volcado en la banquina, es el milagro diario de los 50, 100, 200 o lo que sea que no se van a la mierda. Cuando venís manejando atrás de esa bestia de quichicientas toneladas y la ves que agarra la curva arriba de cien, y un eje se hunde hasta que la carrocería casi toca el pavimento, y ves cómo el vientito de costado la bandea... te corre un sudor frío por la espalda. Y una convicción de que te van a tener que poner un trabuco en el marote para que te vuelvas a subir a uno de ésos.

(update del domingo: recién hoy vi que en el Clarín del sábado salió una nota sobre el tema, con infografía y todo. No necesitaba tanto detalle)

Etiquetas:

19.3.07 

Desde lejos no se ve

Lo único que pone una pequeña nota de tristeza en mis merecidísimas vacaciones es saber lo que hizo Roger Waters allá en Núñez...

7.3.07 

Lejos

Por unos días, no esperen demasiado de este blog. Estando de vacaciones, postear es un ejercicio de mucha voluntad.
Saludos.

2.3.07 

No noticia

Leo en La Nación del viernes: "Soda Stereo vuelve a escena". Y la bajada dice: "Cerati toca gratis, Alberti estrena banda y Zeta ahora es DJ". Curiosa manera de presentar información, sobre todo con un tema que anda dando vueltas desde hace ya un tiempo. Veamos otras posibilidades de este nuevo estilo.

  • Black Sabbath vuelve a sonar. Sus fans ponen los discos de la formación original a un volumen cada vez más alto.
  • Elvis, Jim Morrison y Janis Joplin están vivos. En el corazón de miles de fans.
  • El regreso de Radio Bangkok. Lalo hace la segunda mañana en La 100, Flores está a cada rato en Kabul y Vinci sigue pintando.
  • El retorno de Cha Cha Cha. Capusotto y Alberti llenan salas con Qué noche Bariloche y brillan en sus intervenciones radiales y televisivas. Casero planta alfalfa orgánica en San Luis. Alacrán, sin rastro.
  • Se reúne The Police. Eeeehhhh...
  • Sui Generis, de vuelta. Nito graba un disco nuevo, Charly está cada día más unplugged.

Etiquetas:

 

El rock y la política

No suelo subir material ajeno, pero esto fue demasiado.

Etiquetas: ,

1.3.07 

Sala

Etiquetas:

 

Ruido de Halley

(Publicado hoy en la edición aniversario del Suplemento NO)

Reflexionar sobre los 15 años del NO obliga a algo que el responsable de estas líneas suele evitar como a la peste: el texto en primera persona. Sí, claro, tipos como Hunter Thompson la utilizaban con naturalidad, pero uno no es Hunter Thompson, aunque vivir en la Argentina de los últimos 39 años sea un asunto bastante gonzo. Como sea, cuando Mariano Blejman convocó a quienes pasamos por estas páginas para aportar un texto sentido, evocativo, idiota o lo que nos saliera, me pareció muy adecuado, acepté con entusiasmo... y empezaron los quilombos. ¿Qué se escribe, con qué tono, de qué anécdota de tantos años de laburo colgarse para pelar algo entrador, qué corno significa que el NO cumpla 15 años, sin haber querido ser nunca una niña bonita? El entusiasmo se diluye en la indecisión, te empiezan a correr los tiempos y te colgás un poco y otro poco también y escribís un par de líneas, pero enseguida emblocás y borrás y encontrás otra cosa en qué ocupar la atención, y en el diario te cruzás con el Gavilán y caés en la inevitable pregunta de qué vas a escribir y charlás un poco sobre el asunto pero no demasiado, porque tampoco es cuestión de andar regalando conceptos que pueden servir para llenar esas putas 50 líneas que anda pidiendo el rompepelotas de Blejman con sus ideas de que escribamos algo.

Mi primer laburo para el NO fue una cobertura de Kreator en Halley. Parece la prehistoria, aunque Kreator sigue tocando y anuncia una gira europea presentando Enemy of God - Revisited, mientras que Halley terminó teniendo menos vida que sus vecinos del Cosmos (es curioso, porque sigue habiendo más metaleros que psicobolches). Seguramente Halley no tenía los matafuegos en regla, pero a nadie de los que agitaba la cabeza con la banda de Mille Petrozza, jevis de verdad y con más aguante que un motoquero ugandés, se le ocurría prender bengalitas para agregar espectáculo propio. En ese cacho de historia sobre la avenida Corrientes presencié shows demoledores, rockerísimos —Kreator, Sepultura, Ratos de Porao, Riff—, pero también algún choreo tipo LA Guns o los oxidados Saxon que demuestran que la viveza criolla no es cosa de la semana pasada. No había Internet, ni MTV Latino ni Ticketek, y el cuartito donde funcionaba el NO —que un filetero vocacional había adornado con esa imagen de Emmanuel Horvilleur pateando el aire que ofició como uno de los primeros símbolos— se convertía en un quilombo cuando las tres Olivetti disponibles funcionaban a la vez. No se podía editar sin liquid paper, y a las Q, VOX, New Musical Express y Melody Maker en los quioscos de Florida nunca se les caía el servidor: Google era el sonido que hacía tu garganta cuando entrabas al baño de Cemento mientras Attaque seguía atronando al grito de guerra de Edda Edda, Bustamante.

Escribir para el NO, y darme el gusto de entrevistar a Daniel Ash, y a Adrian Belew y a Robert Smith y los Beastie Boys y Massive Attack y Mark Sandman —y la lista sigue y sigue—, y luego editar el NO durante dos años, fue un honor, un desafío y un orgullo. Un día de 1997 hubo que tomar otro camino, porque no se puede ser joven por toda la eternidad. Pero todavía me resuena en los oídos aquella tormentosa, prehistórica noche de presentación de Coma of Souls con cuatro cavernícolas cantando en alemán. No es sólo cuestión de heavy metal: debe ser que este suplemento sigue haciendo ruido.

Etiquetas: ,

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.