« Home | La familia Ingle » | Salir de la melancolía » | Prime time » | Una ley » | Karate Kid » | Capo trabajando » | El futuro » | Porque sí » | Ahí vamos » | Una leyenda canta leyendas » 

15.5.07 

Obsesiones

Cualquier análisis medianamente sensato lleva a esa conclusión: la revolución tecnológica va conduciendo a una lenta extinción del disco. El fenómeno, sin embargo, no es nuevo. Tuvimos que acostumbrarnos a perder esa fabulosa sensación de abrir un sobre desplegable de los discos de vinilo, a perder todos los ritos que implicaba poner la placa negra sobre su bandeja reproductora. Hubo quien debió acostumbrarse a ya no tener los magazines en la guantera del Torino. Ya nadie se queja del estiramiento de la cinta de un TDK de 120 minutos. Y de a poco, una nueva generación presenta otro modo de fetichismo, el fetichismo por el aparato reproductor y no por aquello que lo alimenta. La vieja guardia se encamina al estante del tanguero, nos vamos convirtiendo en bichos molestos que sacan a relucir cuestiones como "qué bueno tal tema, era la perfecta apertura del lado B", o "yo descubrí el track oculto de Nevermind dos meses después de tenerlo, el día que me dejé el disco olvidado en el CD player" mientras los melómanos del siglo XXI ajustan los seteos de su Ipod para que suene más alto y no tengan que escuchar tanta pavada.

Viejos carrozas.

Hagamos un aporte a la historia del consumidor de música. Conocer a tantos periodistas de rock, músicos, amigos que hacen de la música una compañía permanente, permite repasar algunas de esas obsesiones y características que en breve serán prehistoria. Por ejemplo:

  • El ordenado. Tiene su discoteca rigurosamente clasificada, por métodos comprensibles para el resto de la humanidad como el alfabético, por país, por estilo (lo cual de todos modos introduce toda una serie de inconveniencias), por año o lo que sea, o con ordenamientos imposibles de desentrañar por el resto de los mortales, como el Rob Gordon de Alta Fidelidad que se pone a reorganizar sus discos por orden "autobiográfico". Se pone loco si algo está mínimamente fuera de lugar: un enfermito.
  • El enquilombado. Contracara del anterior, es capaz de tener por toda la casa CD's apilados sin ton ni son, a los que no se les puede aplicar ningún criterio. Generalmente escucha no lo que quiere, sino lo que puede encontrar, pero es feliz igual: puede cerrar los ojos, tocar una cajita al azar y decir "OK, a ver qué le podemos encontrar de bueno a esto".
  • El doblemente enquilombado. Puede parecer raro, pero los casos abundan: vas a su casa, tomás la cajita de Discipline de King Crimson y adentro te encontrás el primero de Rage Against the Machine. O nada. Y hay CD's sin cajas por todas partes.
  • El esteta. Insoportable. Toma los librillos por las puntas y los maneja como en una delicada operación a corazón abierto: no puede tolera que sus huellas digitales queden marcadas en los booklets impresos en colores oscuros, tan delatores de las manchas. Admira las ediciones "raras" que se salen de la norma, pero al mismo tiempo le rompe las pelotas que produzcan una alteración en el orden natural de la discoteca. Es de esos que en los '70 amaban y odiaban a la vez la idea de Spinetta con el sobre deforme de Artaud.
  • El quejoso. Nada lo conforma. El sonido del CD, "tan frío", los booklets, la tipografía, la mala impresión de las fotos, que Lovesexy de Prince no esté separado en tracks, que Paul's boutique de Beastie Boys solo tenga los nombres de los temas en el disquito, que los músicos tengan esa maldita costumbre de los tracks ocultos o empiecen un disco con el remanido chiste de la fritura de púa... los Patty y Selma Bouvier del mundo musical.
  • El optimista. Frase de cabecera, repetida una, y otra, y otra vez: "¿Escuchaste el último de XX? ¡¡Está buenísimo!!".
  • El doblemente optimista. "El último de XX es una mierda, pero me viene bien para usar en la patente del auto/en los rayos de la bicicleta/como posavelas".
  • El recolector. Hay un par de casos en el periodismo musical: se queda con todo. Pero con todo lo que le mandan. Algunas mujeres han pedido el divorcio... desde atrás del mueble para discos número 38.
Y vos, ¿de cuál club sos socio?

Etiquetas:

Ja. Con mis "jóvenes" 26 años puedo entrr en varias categoría según el momento del dia/ mi vida. Lo de joven lo digo porque el vinilo me resulta algo ajeno, nunca tuve ni siquiera uno. Empecé con cassettes y ya bastante grande logré el ansiado CD.
Como el 90 por ciento de mis cd son grabados, tuve una idea de hacerles yo una tapa a cada uno de ellos. Lindo pero cuando la lista supera los 300 títulos se empieza a complicar. Por ahora están ubicados los que tienen la tapa y playlist por un lado y los pendientes de diseño por otro.
Y si los hermanos menores se los llevan a cualquier lado, el orden desaparece sin respetar los que estçan completos y los que no.

Edu,
Tengo un conocido para cada tipología. Pero debo decirte que yo soy de la categoría "Ordenado" con influencias del "Esteta". Mis discos están ordenados por género, de lejos me doy cuenta si alguien metió mano por ahí y ciegamente sé dónde está cada uno.
Y por otra parte guardo hasta los stickers que traen los discos en el celofán, toco los booklets con cuidado máximo y adoro las ediciones especiales.
Nada de esto me lo puede dar el MP3. Pero el mundo va hacia un lugar en donde los tipos como nosotros son cosa del pasado. Las nuevas generaciones no van a tener problemas con las esposas por el lugar que ocupan los discos...

soy el doblemente emquilombado y el optimista
genial descripción

Yo entro en el enquilombado. Con algunas variantes: como leyendo blogs o comentando con amigos o escuchando música voy haciendo "relaciones transitivas", tengo miedo de olvidarme de algo que quiero escuchar y lo pongo en la cola de la mula. Resultado luego de algunos meses: el rígido estalla y todo baja junto. Por lo cual hay sesiones de grabación de CD's donde la grabadora me ruega de rodillas que la deje descansar haciendo ruido a bicicleta oxidada. Consecuencia final: cerrar los ojos y agarrar el primero de Magnetic Fields, que vaya a saber por qué razón rara había bajado.

Pero estaba buenísimo.

¡Qué lindo post! Me sentí tan identificado...
No tengo tantos discos como quisiera (¿alguien realmente los tiene a todos?) pero los que están conmigo son (casi casi) todos originales.
El ritual de ir a la disquería a comprar uno es hermoso. Buscarlo con una seguridad que no tienen ni los empleados del local, pagarlo y ahí nomás abrirlo, oler el celofan del cd (lo hago y no me da vergüenza decirlo!), llegar a mi casa, ponerme los auriculares y escucharlo tirado en la cama mientras leo el librito (nunca me gustó decirle booklet).
Lo del MP3 es un bajón por varias razones. El año pasado me compré un equipo que los lee y entonces empecé a caer en la tentación de tener 8 discos en uno a un precio mínimo. Pero me di cuenta de que es al pedo, están y no están. No les doy tanta bola como a los originales. Al no poder escuchar el tema siguiendo la letra en el librito me siento perdido y cambio rápido. Además tengo ganas de escuchar todos los discos que trae el cd y me desespero y paso los temas asi nomás. No está tan bueno.
Todavía sigo sintiendo que es mejor tener pocos discos originales a muchos truchos. Siempre digo lo mismo, mientras miro por enésima vez Alta Fidelidad.

Ordenado y optimista. Jamás enquilombado ni doblemente idem. Con un par de genes de recolector (aunque conozco un RECOLECTOR, así con mayúsculas, que pasa por cierta redacción que suelo frecuentar y se lleva, por ejemplo, un simple de Mole, o el último de Gorda Mala).

Igual, a mí solo me gusta el metal noruego. Los demás, todos putos.

Califico para varias pero lo mas "enfermo" que hice fue estar en el fondo de mi casa con la PC, tener ganas de escuchar un tema en particular, y en vez de ir hasta mi pieza (en la parte de adelante de mi casa) a buscar el CD... baje el tema en ese momento con el Emule/Audiogalaxy/Napster.

Soy doblemente enquilombada y un poco esteta con los vinilos y CDs originales que me costaron un huevo y la mitad del otro.

Genial descripción.
Yo soy híper ordenado.
Los tengo clasificados en nacionales e internacionales. Primero los de bandas y después los de solistas y, por supuesto, arriba de todo las bandas de las que más discos tengo (va bajando a las que menos). Los discos de una misma banda están en orden cronológico, más alto el más nuevo.
Y los mp3 los tengo con una tapita, con todos los discos que tiene cada uno en ella y su respectivo año de edición.
Ah, también soy de los que se dan cuenta cuando le sacan un cd para escucharlo, aunque lo pongan de vuelta en el mismo lugar (algo totalmente enfermizo e inexplicable).
Y tomé la decisión de no prestar más cd's, cuando alguien quiere que le preste alguno, se lo copió a cd virgen (soy un copado).

Eduardo, un día espero que nos encontremos en algún lado y podamos reírnos juntos. Como bien dijo Herbie, tengo unn conocido para cada tipología, auqnue soy un perfecto ejemplo de "despelotado".
La liturgia que rodea al acto de escuchar música es casi mágica, ritual. ¿Quién de nosotros no tuvo un Gurú melómano a quin le copió?

Ordenado (por epoca y estilo), con algo de esteta y optimista.
La verdad es que me aferro a los cds de manera casi paranoica, pensando que en cualquier momento son reducidos a un aparato minúsculo que contenga 2.000.000 de temas.
Creo que la industria, ya que está tan necesitada (supuestamente) de dinero, podría tenernos en cuenta y editar SIEMPRE la versión cd para coleccionistas. Pero calculo que va a haber algo que nos transforme a nosostros también; como que venga todo el material gráfico en una pantallita del mismo tamaño que un cd, y encima animado... ahí compro.

Coincido casi totalmente con la descripcion de tucho. Encima convivo con una mujer (mi adorada esposa) maniaticamente desordenada con sus compacts, de manera que si alguno de los míos queda cerca de los de ella y después no lo encuentro, sé que puede estar dentro de la caja de alguno de los de ella.
Y con los mp3, los tengo armados por lo general por estilos, y en los casos de los que tienen mucha discografía, van todos los discos juntos. De Maiden tengo cinco cd's con mp3, imágenes y hasta videos!

No hay caso, somos muuy marcianos!

Cada tipo de ordenamiento plantea su propio dilema. Por ejemplo:

Alfabético: ¿The Beatles va en la T o en la B o en la L?

Por género: ¿Los discos de un artista de distintos géneros van separados? ¿Que hacemos con Rei Momo de David Byrne, Kevin Johansen o Apocalliptica? Si un disco tiene varios generos ¿compramos varias copias y lo ponemos en todos lados? ¿Hacemos una fila de discos "desgenerados"?

Distinción Nacional/Extranjero: ¿Donde va Drexler? ¿Donde va Rada? ¿Donde va Gardel?
¿Donde va el disco de Stan Getz y Joao Gilberto? ¿Y el de Sabina Páez? ¿Y los de Metheny con Pedro? ¿Y "Only Love can sustain" de Spinetta?

Grupos/Solistas: ¿Donde va Artaud? ¿Donde van los compilados? ¿Donde va 1999 de Prince, firmado como Prince pero dice Prince & the Revolution en el arte de tapa? ¿Y los discos de NPG? ¿Y las colaboraciones como Cerati/Melero o Spinetta/Paez? ¿Y lso discos tributo?

Por orden cronológico: ¿Usamos la fecha de grabación o la fecha de edición? ¿En que año va el primero de Almendra? ¿Si un disco se reedita, remasterizado, a que fecha pertenece?

Como verán, auténticamente quejoso. Y a mucha honra!!!!

Eso! Y... ¿dónde va la gente cuando llueve?

Y otra cosa: yo, que tengo mis discos ordenados por argentino / extranjero y en riguroso orden alfabético, un día decidí que los uruguayos como Drexler eran extranjeros. Por algún error original, sin embargo, Zitarrosa quedó dentro de los argentinos y ya nunca lo saqué de ahí...

Un poco optimista y casi esteta. Recuerdo estar en la disquería escuchando la supuesta "gran nueva cosa" y putear al que lo recomendó, sin embargo hay un colega tuyo, P.Schanton que lo que recomienda me gusta. A ése le creo.Y no puedo evitar entusiasmarme con discos de bandas inglesas nuevas.
Compro los Cd's con celofán, los abro, huelo el booklet (ese olor!!)
saco el disco, lo pongo, me estiro en el sofá (siempre el mismo lugar) y que no me jodan, por que ahí si que se arma.
Excelente post, parece que oigo la voz de John Cusack leyéndolo.

Daniel Ash

¿Y los discos tributo? ¿Junto a los del homenajeado, con los compilados, en un apartado especial para tributos o directamente a la basura?

Buen punto: puse a los españoles en extranjeros (me refiero a Le Mans, Heroes del Silencio) y me quedaban feos. Asi que habilité una sección latina en donde entra cualquier cosa no argentina que hable español.

Yo soy de los nostalgicos aquellos que añoramos las viejas disquerias de la calle Corrietes donde podias deleitarte viendo las tapas de los LP,debo decir que con estos ultimos soy muy ordenado pues algunas tapas son tan buenas como su contenido(this as a brick de jethro,larks toungues in aspc de crimson,las comadrejas me arrancaron la carne de zappa,y conservo la vieja tapa de artaud algo deteriorada por los años,ni hablar de las de roger dean para yes,en cambio con los cd no me pasa lo mismo y en uno de pink floyd puede aparecer silvio rodriguez,o quizas alguno de la renga o los piojos de mis hijas lo cual me produce cierto escozor

Tal vez usté tenga que tener una división de argentino / no tan argentino (zitarrosa) / casi extranjeros (los uruguayos) / extranjeros (todos los demas) / extranjerísimos (los brasileros)

Y más allá: la batea "extraterrestres", con Ziggy Stardust & The Spiders from Mars, UFO, Planet Hemp, Keith Moon, Luna, "Earth Sun Moon" de Love and Rockets, Estelares, "The aliens ate my Buick" de Thomas Dolby, Satélite Kingston, "Agitor Lucens V" de Arco Iris, Los Enanitos Verdes (ugh!), Venus (¡¡Venus!!), The B-52's (porque, no me jodan, los bí fiftitú eran alienígenas) y cosas así.

Ya sé, nos fuimos al carajo. Producto de tanto andar olfateando celofanes, librillos y vinilos de los '80 "con olor a importado".

Qué tema, Fabianus, el de los hijos metidos en la discoteca de uno, qué tema; seguramente Eduardo hará algo al respecto próximamente.
Y los vinilos, tengo totalmente prohibido que me toquen el de R. Waters "Los pro y contra de hacer dedo" sin el nefasto cuadradito negro tapándole el toor a la rubia, lo pueden mirar (y de lejos) solamente.

Daniel Ash

¿Y los discos a dúo? ¿Spinetta-Paez va con Spinetta, o con Paez? ¿Paez-Sabina? ¿BB King-Eric Clapton? ¿Eh?

Los discos a dúo van con el que se destaca más en la grabación. Ejemplo: el de Páez y Sabina va en la parte de Fito, de una.


Si uno tiene muchos discos tributo, pueden ir todos juntos, aparte del sector donde va el homenajeado.

¿Cuando empezás a quedarte sin lugar (me está pasando), está bien ponerlos en cualquier lado o hay que conseguir sí o sí más espacio?

Cuando empezás a quedarte sin lugar... ¡empezás a pelearte con tu mujer! Es precisamente lo que me está pasando: tengo dos discotecas y cuatro cajoneras GIGANTES, algunas cajas sueltas con discos "en tránsito", y no encuentro argumentos válidos para que mi mujer acepte la presencia de otro mastodonte.

Ya le dije a mi novia: "si nos vamos a ir a vivir juntos, tené en cuenta que yo quiero un lugar especial para mis discos y libros". Al principio me mandó a la mierda, pero con el paso de los años se fue ablandando y ahora ya me dijo que sí. Jaja aceptaba o aceptaba!!! Igual, ni pienso irme a vivir con ella todavía.

En mi caso no crea tenga problemas con mi novia cuando vivamos juntos. Para empezar el 95 por ciento de sus cds se los regalé yo. Y además, sabe de antemano, que es absolutamente imposible que viva sin música. Mi salud y su salud mental dependen de ello.
Y el dia que vivamos juntos se utilizarán los muebes que hagan falta para la correcta ubicación de los mismos.

Cadorna, el de Páez y Sabina va en un único lugar: el tacho de basura.

Nooo a mí no me gusta tirar nada! Además los dos primeros temas de ese disco me gustan. El resto creo que lo escuché una vez.

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.