« Home | Carta de Soda » | Números rojos » | Música, alimento del alma » | Y hablando de bestias » | Confirmado » | Cuando los rappers se cuelgan » | Cómo rockear en la tercera edad » | Headphones are great » | El disco que nunca envejece » | Dulce de leche » 

12.6.07 

El regreso, un deporte nacional

(Publicado hoy en Página)

En Argentina hay una pasión por el retorno, y no sólo por aquellos retornos tan célebres del PAMI de Matilde Menéndez. El Partido Justicialista esperó 18 años por el regreso del líder, acunando la palabra con amor y trasladándola a las paredes con el potente graffiti Perón vuelve. Más allá de los vaivenes políticos, la música es un campo donde el concepto de “regreso” cotiza alto: cuando un grupo con cierta importancia anuncia su separación, inmediatamente sus seguidores comienzan a jugar con la idea del regreso. Los que volvieron a ver a Almendra en Obras, a Seru Giran en River o a Sui Generis en Boca tuvieron su recompensa: aquellos que testimoniaron el “Gracias totales” de Gustavo Cerati en el Monumental tendrán su revancha el 19 y 20 de octubre (y los radiopasillos bien informados señalan que el año próximo será el turno de los fanáticos que viajan en Cadillac, cuando regrese la banda con su formación original, incluyendo a Vaino en guitarra y Luciano Jr. en percusión).

Lo que no es tan común es el concepto de “reunión”, que es bien diferente. Almendra y Seru Giran llegaron a grabar discos nuevos de estudio, con resultados bien diferentes: mientras El valle interior es una dignísima rentreé de la banda de Luis Alberto Spinetta, Emilio Del Guercio, Rodolfo García y Edelmiro Molinari, Seru 92 y Sinfonías para adolescentes tuvieron resultados artísticos más bien discutibles. En todos los casos, poco después las bandas volvieron a disolverse. En ese sentido, Soda Stereo ataja toda presunción: según el comunicado oficial, no habrá disco nuevo y cada cual volverá a lo suyo en 2008, con lo que lo apropiado es hablar de un regreso del trío, acotado en el tiempo y con objetivos claros desde el principio, mas no de una reunión, concepto algo más amplio en el que la banda no sólo vuelve a la actividad arriba del escenario, sino que también busca reconstruir la química y el modo de trabajo necesarios para generar nuevas obras en la sala de ensayo y el estudio de grabación.

¿Agregará algo el retorno de Soda a su riquísimo historial? No en términos de canciones nuevas, pero sí en cuanto a la calidad de lo que se verá. El trío siempre puso un profesionalismo intachable en todo lo que hizo y, por ello, y aun considerando las cifras siderales que se menean, sería una injusticia caer en el lugar común de acusarlos de “salir a robar”. No caben dudas de que los shows de River tendrán el previsiblemente alto grado de emoción, pero también la solidez artística de un grupo que supo brillar en el escenario. Soda Stereo es la única banda que puede alardear de haber juntado un cuarto de millón de personas nada menos que dos veces, una en Buenos Aires y otra en La Plata: salvo el debut, demasiado clavado en su tiempo, sus discos han envejecido bien, y su aporte a la escena argentina y latinoamericana es indiscutible. Por ello, está bien que media patria rockera viva por estos días momentos de gloria. La otra mitad sigue soñando, y alimentando ese sueño (“Sólo te pido que se vuelvan a juntar...”) en cada presentación solista del Indio Solari y de Skay Beilinson. Perón volvió. Soda también. ¿Y Patricio Rey?

Etiquetas: ,

Con regresos como este o el de Police, o el (menos multitudinario) de los Héroes del silencio, como que estamos ante el nacimiento del concepto de Grupo de Rock como un espectáculo al que se debe ver y vivir, no importa si se separan de nuevo o si se hacen millonarios con la vuelta. Es como Cirque du Soleil o FuerzaBruta. Un espectáculo por el que pagamos, y en este caso para ver a músicos tocando sus temas gloriosos. No me parece mal. Me parece genial.

Tal vez los grandes regresos como el de Soda deban ser precedidos por grandes despedidas. Si nos referimos a las citas del artículo, tanto Sui, como Serú, Almendra y Soda tuvieron despedidas dignas de la grandeza de la banda.
No todos los regresos son iguales. Vox Dei regresó, aunque no se sabe muy bien dónde, y algo similar sucede con Suéter. Aunque parezca una obviedad, no dejo de pensar que para regresar en grande hay que irse en grande.
Y también vuelven LOs Gatos Salvajes, por si se habían olvidado.

No me importa soda, ¡que vuelva Manal pero como Ricota!

siempre que haya periodistas dispuestos a llenar hojas y hojas y hojas de medios con comentarios y notas sobre lo bueno lo malo lo lindo y lo feo de lso regresos y especulando con los posibles resultados o simplemente hablando del regreso en si (oops), seguirán regresando todos sin asco.

Preparense que vuelve Zas en cualquier momento.

Gogui, Los Gatos Salvajes volvieron el año pasado. Los que vuelven ahora son Los Gatos: hoy lo anuncian en una conferencia de prensa en Rosario...

Ramiro, ¿de qué querés que escribamos los periodistas que nos dedicamos al espectáculo, específicamente de música? ¿De torneos de ajedrez?

Lamento decirte que Zas nunca se fue: Miguel Mateos sigue atentando contra la música una y otra vez.

Don Fabregat:

No sé si usted será partidario de las cadenas (no, basta con el chiste del heavy metal!) pero le dejo una en mi blog. Ya sabe, está invitado.

¿Por qué "la otra mitad sigue soñando"? A mí me encanta Soda y me encanta PR. No quiero pertenecer a ninguna mitad. No quiero que haya ese tipo de diferencias en la música. ¿Se entiende lo que quiero decir?
Saludos.

Para mi, sin soda,gracias,un buen vino con un un redondito tambien se puede acompañar

la verdad que los regresos nunca son lo que uno espera.a veces uno le tiene tanto cariño a la banda que se termina convenciendo que estuvo bueno.fui a ver a almendra a obras y fue un embole.
me parece que el adjetivo digno para estas reuniones no quiere decir nada

Se entiende, Cadorna. Y estaría bueno que tu filosofía fuera la misma en los centenares de comments en estos días en internet, donde -lamentableente. impera esa división.
Mirá si habrán cambiado las cosas: en el show de Soda Stereo / Tears for Fears yo tenía puesta una remera de Oktubre. Y nadie me miró mal.

perdón por el gaffe, fabre, era Los Gatos. Y en referencia a las remeras de rock y los recitales, recuerdo que fui a Rosario el 5 de diciembre de 1992 a ver a Serú, y tenia puesta una remera de Guns N Roses.
Con mis escasos 13 años, ya insistía con la idea de que enfrentar a las bandas era una idiotez. Y me tiraban petardos en los pies por portación de remera (recordemos que GNR tocaba ese mismo día en Buanos Aires).
Tal vez nadie te hizo nada poer la remera de Oktubre, pero si hubieras ido con una de jóvenes pordioseros seguro algo pasaba. Al menos, alguno que te saque una foto y te escrache jeje.

En esa época la antinomia Soda/redo no era tan marcada, Eduardo, era otro país también.
Y con este regreso cobra mas fuerza la mayor division que ha habido en el rock desde acústicos vs. firestones.
Hubo una época en los '80 que la actual utopía de cadorna era una realidad, claro que había un enemigo común a los rockers: la reciente dictura. Todos estaban aglutinados en contra un enemigo en común, hoy las cosas (fundamentalmente a partir de la pauperización de la sociedad en los '90) son bastabte diferentes, poco vale el respeto y la tolerancia a lo diferente.

Dash

Gracias por avisarme lo de la radio!!
Estaré escuchándolo señor.




(igual falta el programa propio y la logia de los puestos, pero algo es algo)

Gogui, en 1990 los jóvenes pordioseros iban a primer grado. No sé si avanzaron mucho más.

Esto de porque vuelve Soda hay que mencionar a los Redondos, es igual a los musicalizadores que porque pasan un tema de los Beatles sienten que tienen que pasar otro de los Stones, o viceversa. Lo mismo con otras bandas pseudo enfrentadas.
Musicalmente no tienen nada que ver, y exceptuando la época en que surgieron, lo único que tienen en común es el enfrentamiento que la prensa y la tribuna necesitan.
El artículo está bueno, pero ese final mmm...

Por supuesto que no tienen nada que ver, y por eso arrastran a públicos en esencia distintos, salvo ese sector de gente que escucha tranquilamente a ambos (y que no es precisamente joven).

La nota no habla del regreso de Soda (o no solo de eso), sino de la pasión argentina por el regreso. Y si estoy hablando de la pasión argentina por el regreso, no puedo dejar de apuntar los miles y miles de personas que quieren que vuelvan los Redondos. No está planteado como un enfrentamiento de tribuna sino como una realidad innegable, palpable, visible. ¿Si negamos que hay un montón de pibes que están diciendo y escribiendo "a mí Soda me chupa un huevo, yo quiero que se reúnan los Redondos", entonces deja de existir?

Ah, cierto: el enfrentamiento tribunero es un invento de la prensa.

No neguemos que muchas veces algunos periodistas lo han alimentado (al enfrentamiento digo).
Y sin duda que sería bueno que vuelvan también.

Eso también es innegable: a algunos periodistas les gusta la roña.

Teniendo en cuenta lo último que hicieron los redondos, no me extrañaria que suban como teloneros en la vuelta de Soda, y si no los dejan seguro van a estar en la San Martin. en cuanto a regresos con el de Riquelme y su música basta.

No creo que esta vuelte "incentive" las rivalidades ya existentes...de hecho creo que un poco estos últimos años se apaciguaron y calmaron, lo peor sucedio en la epoca despues de Sueño Stereo..incluso hasta cuando Cerati saco Bocanada y un poco despues, pero ya la gente se olvido (aunque sea un poco) de esa rivalidad estupida, pero que tristemente agrega un condimento (cada uno sabra decir si es necesario o no) para el rock nacional.

Yo la verdad no vivi el conflicto, siempre fue fanatica de soda desde muy chica, pero post-separacion (ya que tenía 8 años cuando se separaron), pero los redondos siempre me gustaron mucho...aunque creo que sería inutil que se junten, por lo menos que esperen unos años mas, si se juntan los iria a ver por supuesto :).

Adios!

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.