« Home | Un día en el planeta Tierra » | La marca de Caín » | Latidos » | Qué lástima, Fontanarrosa » | Salud » | G3 de las pampas » | Live Earth, Tipper sticker » | Otras remeras rockeras » | Una visita al universo Marx » | Adrenalina » 

25.7.07 

Hay piratas, pero también hay ventas

(Publicado hoy en Página/12)


A pesar de la piratería, la industria discográfica argentina sigue subiendo la escalera: por quinto año consecutivo desde la crisis que hundió al sector en 2002, la venta siguió creciendo. Según un informe elaborado por la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (Capif), en el primer semestre de este año se vendieron 7.946.320 unidades –singles, casetes, CD y DVD, por un total de 162.959.820 pesos–, lo que representa un 2,8% de crecimiento con respecto a los 7.732.994 despachados en el mismo período de 2006. Pero las compañías tienen aún más motivos para ensayar una sonrisa: por un lado, las ventas de DVD siguieron la curva ascendente, mientras que el incipiente mercado digital pegó el mayor salto, con una tasa de crecimiento del 276%. Nada mal para una industria que, hace cinco años, tocó el subsuelo histórico, con sólo 1.363.457 unidades vendidas en 2002.

En los últimos tiempos, los nuevos formatos se convirtieron en la gran zanahoria para impulsar el mercado de la música. Primero fue el DVD, que este año lleva vendidas 558.950 unidades (en el primer semestre de 2006 fueron 446.967) y ya alcanzó el 7% de participación en las ventas. El 21,6% de crecimiento con respecto a las ventas del año pasado puede ser interpretado como una desaceleración, ya que en los últimos tres años las cajitas mostraban el meteórico ascenso de una forma de consumir música que sedujo profundamente al usuario argentino. No deja de ser el comportamiento normal para un formato ya adoptado y desprovisto de novedad y, por otra parte, ahora los porcentajes más fantásticos pasan por el modo de venta acorde con estos tiempos: en los primeros meses de 2007, la venta de canciones en envase digital, a través de sitios legales y por telefonía móvil, creció casi tres veces y aumentó su participación en el mercado. Así, lo que en 2006 representaba un 1,1% de las ventas, hoy se traduce en un 3,8%, otra demostración de que la industria empieza a encontrar salidas al lucro cesante de la música en formato físico, asediada por piratas industriales, manteros de la calle o simples aficionados que aprovechan el uso generalizado de banda ancha. De cualquier modo, los discos compactos siguen totalizando el mismo 92% del mercado que en 2006. Y el casete sigue su lenta marcha hacia la desaparición: el semestre dejó un total de 68.420 unidades vendidas, apenas un 0,86% del total, que contrasta con las 168.358 unidades (2,18%) de 2006.

En el terreno artístico, lo más destacado del informe de la Cámara pasa por el análisis de repertorio, que indica un leve retroceso de la producción argentina: si en 2006 los artistas nacionales representaron un 50% de lo vendido, en estos primeros seis meses el porcentaje cayó a 43,6%. Sigue siendo una cifra significativa, que indica la buena salud de la creación musical argentina, pero en lo que va de la temporada mejoró la performance de la música “en español” (16,07%, contra el 14% de 2006) y el repertorio anglo, que totalizó el 36,85% contra el 34% del año anterior. Más allá de esos leves cambios, los rankings vienen con color argentino: el top ten de discos está encabezado por Patito Feo y la recopilación de Soda Stereo Me verás volver, mientras que la lista de DVD tiene a Gustavo Cerati y Ahí vamos al tope.

Como contraparte, lo de siempre: según el informe de Capif, el 60% del mercado está ganado por la piratería, mientras que las descargas ilegales fueron estimadas en 608 millones de canciones. La mitad vacía de un vaso que, según se advierte, aún ofrece con qué brindar.

Etiquetas: , ,

Creo que hay una palabra que la industria nunca aprendió a decir: convivencia (Convivencia sagrada podría ser jeje), y creo que la piratería y el bajar por internet ilegalmente van a convivir en el futuro con las ediciones legales, que sí o sí tendrán que empezar a dar más que un librito pedorra o una edición digital que solo reproduzca lo impreso. Y eso lo aplaudo y le agradezco a internet que haya logrado eso.

Sí, por eso apunto que se trata de "lucro cesante": no es que dejaron de vender, los enloquece todo lo que PODRIAN estar vendiendo. Pero el negocio sigue funcionando...

Es sabido que el CD va morir dentro de poco, pero como otros tantos formatos, hay gente que los disfruta y los seguirá comprando.
Es muy claro que podrían vender más, pero también podrían vender mucho menos, por lo que las discográficas van a tener que adaptarse a los nuevos formatos o se ahogarán en un mar de juicios sin sentido contra los usuarios.
En fin, supongo nadie se pondrá mal por las empresas (y lo bien que hacen), pero si por los músicos. Ellos tampoco tienen por que alarmarse, ya que siempre podrán vender remeras, todo tipo de merchandasing (hay gente que solo compra el oficial), y sobre todo: tocar. Siempre podrán hacer recitales (dejando de lado la problemática local post cromañon), por lo que las grandes campañas mundiales contra la piratería (en la que se acusa a los que bajan música de ladrones), nunca van a llegar a nada. Eso, es algo que deberían aprender Lars Ulrich (aunque hace rato que no habla del tema), Charly Alberti ("Yo trabajo muchas horas para crear mi música, como para que alguien piense que se puede descargar gratis") y demás músicos que luchan contra la piratería.

Clap clap,muy bueno.
Es verdad, la ambicion de algunos que ven los numeros desde arriba y creen que pueden venderle a los "piratas" es enorme. Los que descargan musica de internet, me incluyo, podemos comprar original en mucho casos, ¿pero porque? no solo ofrecen poco sino que en precios muchas veces exagerados, ni toda la variedad que hay en la web.

el de soda, los temas de siempre... que hijos de puta!

Yo, en lo que va de este año, debo haberme comprado unos veinte discos, más o menos. Y me bajé otros cientos. Estaría bueno que -más allá de las discográficas y la M- se pongan las pilas los músicos con el arte de los discos y le busquen la vuelta para hacer del disco algo interesante de nuevo (para los que ya no lo ven así, claro). De todas formas, pueden convivir ambos, parece.

Otra cosa: Eduardo, tenés que hacer una investigación -sí, así, te obligo!- sobre el precio de las entradas en los shows. ¿Por qué son cada vez más caras? ¿Cuál es la explicación? ¿No habían sacado el IVA -aquel famoso 21 por ciento- a los espectáculos musicales? ¿Hasta cuándo Ticketek nos va a cobrar el 15% de más de una entrada por un servicio que no es tal, porque sólo imprimen la entradita y te la dan?
Estas y otras preguntas me dan vueltas por la cabeza hace rato, no puedo comprenderlo. Por dar un ejemplo: en el Quilmes Rock '04, la entrada costaba treinta y pico de mangos. Para el Pepsi que se viene, que encima tiene una grilla horrible, las entradas !nacionales¡ salen sesenta. Y, que yo sepa, la devaluación no fue tal como para subirlas el doble.

Otra cosa, para terminar y no joder más: Molotov, ¿no se había separado?
Saludos

Yo me bajo musica todo el tiempo, discos y discos y peliculas y videogames... pero no me engaño. Eso ES robar. Que uno le roba mas directamente a la multinacional y que entonces no se siente tan mal es comprensible, pero tambien le estas robando al que se tomo el trabajo (y tal vez invirtio su dinero) en hacer eso que vos te bajas gratis.

No digamos que "no lloren, total pueden tocar en vivo", porque llevado a sus ultimas consecuencias (donde todo el mundo baja y nadie paga) los musicos y demas artistas van a tener que laburar como todos nosotros para mantenerse y ademas hacer musica para entretenernos. La cosa por ahora se mantiene porque muchos siguen comprando original (mas en otros paises que aca), por el merchandizing (que tambien es pirateado) y demases.

Tal vez lo mejor seria que los musicos trataran de vender su musica en Internet y empezar a desacerse de a poco de las discograficas. Los consumidores deberiamos en ese caso a su vez ayudarlos comprando lo que hagan y no bajandolo sin pagar.

Leonardo, no te olvides que aunque no se paga por bajar musica de internet, se lo baja MUCHA GENTE. Esto queire decir que a bandas chicas si lo que ofrecen es bueno pueden darse a conocer, y aunque no ganes 10 pesos de un disco ponele, pueden meter el doble de gente cuando se presentan por la gran difusion de internet.
Amen de grandes grupos con todo el marketing que tienen y que lo que pierden es poco en comparacion con lo que ganan.
Y Molotov hace la de muchos Ahora, se vuelven a juntar para una larga y ultima gira, porque solos no ahcen lo mismo.

robar: 1. tr. Quitar o tomar para sí con violencia o con fuerza lo ajeno.2. tr. Tomar para sí lo ajeno, o hurtar de cualquier modo que sea.

Nadie está usando la fuerza, o quitando a otro algo para quedarselo uno. O sea, no le estás quitando nada de las manos a otro. Además, la mayoría de los que bajan música igualmente no iban a comprar el disco, o sea que nunca los músicos iban a ver un solo billete. Robar me parece que es un termino demasiado grande como para meterlo en todo esto, esa idea viene de las discrográficas y está más que mal.

Tucho, no hace tanto salió algo en el No sobre el tema de las entradas, aunque no recuerdo mayores precisiones... Lo de Ticketek es un afano hecho y derecho, pero pensá que Pearl Jam estuvo casi tres años haciéndole juicio a Ticketmaster por las mismas razones... y perdió.

Pregunto:

A caso la internes no le sirve a muchas bandas para conseguir una rotacion que no tienen en radio y tv?
Eso no lo lee CAPIF?

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.