« Home | Second death » | El arte de escribir » | Por la plata baila el Lito » | El bolsillo pelado » | Maldad TV » | Es una teta, no hay duda » | El hombre del bastón » | Sacrilegio » | Hip hop infeccioso con acento español » | Cines vacíos » 

17.8.07 

Runnin' with the devil

1981: ese fue el año en que empecé a correr con el diablo. La puerta de entrada fue ese disco y esa tapa dividida en cuatro fotos de cuatro impresentables que metían un ruido encantador. Más de uno los comparó con Led Zeppelin: puede ser cierto que hubiera más de una influencia, pero es que el rock más sanguíneo siempre se alimentó en alguna medida del blues americano, y las asociaciones se vuelven inevitables. Pero Eddie Van Halen, Alex Van Halen, David Lee Roth y Michael Anthony me volaron la cabeza, y ya nunca pude recuperarla. Bastó infectarse con "Runnin' with the devil", pegarse un shot de adrenalina con "You really got me" sin siquiera conocer la versión original de los Kinks (y a Mauro, Diego y yo, acólitos de la iglesia heavy, nos hubiera parecido muy blandita), terminar a los saltos con "Jamie's cryin'" o la tormenta que desataba "Ice cream man", y, claro, escuchar una y otra vez "Eruption" y preguntarse de qué planeta había bajado Eddie, Eddie y su guitarra encintada, el violero más increíble que hubiéramos escuchado, y eso que ya conocíamos a Jimmy Page, y a Tony Iommi y a Ritchie Blackmore.

Van Halen, grabado en 1978 con un aporte de Gene Simmons, fue una revelación. Desde entonces, por los tímpanos me pasó una considerable cantidad de música, pero aún así hoy puedo escucharlo y disfrutarlo: tiene pegada su audiobiografía y eso influye, pero sigue sonando fresco, vital, puro músculo rockero. El vinilo, el mismo de aquellas sesiones furiosas con una regla T oficiando de guitarra, terminó siendo una herencia del amigo que murió antes de tiempo, un objeto musical en el que hay depositado más cariño que en toda mi discoteca de CD's. Y cada tanto prefiero olvidar que tengo la versión digital, con tanto menos encanto, y reproduzco el rito de sacarlo cuidadosamente del sobre, ponerlo en la bandeja y prepararme para el apocalipsis. Seguir corriendo con el diablo.

Etiquetas: ,

Te vas a reír de como llegué a Van Halen.Año 1982, 12 años,
compro "Trhiller" y me la pasaba escuchando Beat it y haciendo el solo de guitarra con lo que tenía a mano, después, al poco tiempo me entero que había un guitarrista invitado que se llamaba Eddie Van Halen que hacía ese solo increíble.Después, claro, no pude parar de escuchar Van Halen.
Ya te conté que lo tenía en la carpeta del cole, qué banda Van Halen.

Dash

Sale el nuevo disco de VH, a Antony lo rajaron y toca wolfgang, el hijo de Eddy de 16 años en el bajo.
Ah y David Lee roth vuelve.
Gracias por ahcerme sentir un segundo un "periodista", usurpando titulo como el bebe.

Ese disco es impresionante, la otra vez que me enteré de su nueva gira (ojalá duren y no se tienten de cagarse a trompadas Eddie y David!) lo puse y siempre me mata "Ice Cream Man" y los demás. Quería escribir algo al respecto, y terminé hablando de cuando Dave se fué y sacó su disco al mismo tiempo que su ex grupo. Qué bronca me dió cuando apareció Hagar.

Uh, la salida de Lee Roth, todo un tema... para mis 17 años, que el grupo grabara un disco con otro cantante fue simplemente una traición. De ahí en adelante, ya nada fue igual. Para Van Halen... y para mí.

Por supuesto, la reunión no me produce mayor entusiasmo.

Darío, vi en tu blog una foto del VH 2007... ¡¡Wolfgang es un clon de Eddie... gordo!!

Siempre recuerdo un título de una nota en una de las primeras Pelo que compré allá por el '84 que me quedo grabado, en referencia a Edie y David: "Un genio y un payaso hacen rock". Que poder de síntesis tuvo el que tituló.

Es que David tenía esa mezcla de clown, acróbata y fiestero aficionado a las rubias californianas. Todo un showman. Y sin duda que el hecho de que lo cambien por otro a mediados de los 80 para mí fué como una traición también, encima después de haber hecho "1984"!!. Era como si Zeppelin hubiera cambiado a Plant despues del álbum IV.

Muy buena banda Van Halen. Al igual que vos mi aproximación a ellos fue a través del solo de Eddie en Beat it.
El guitarrista que más me apasiona es Brian May. A mi juicio, un auténtico maestro de la melodía.
El post sobre Van Halen me trajo a la cabeza una escena de la película Wayne´s world.
Te cuento que tengo un blog sobre literatura, música, cine, deportes y otras cosas. La dirección es http://todoloqueimagines.blogspot.com
Me gustaría que la visites y me dejes tu opinión.
Saludos

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.