« Home | El día perfecto » | Otro boicot » | La audacia de jugar a la reinvención » | La era del after tomate » | La revolución con tempo de rock » | La oreja de un músico » | Guerra charrúa » | Descubrir la pólvora » | Cuero piel y metal, carmín y charol » | El show » 

13.10.07 

Las etiquetas de Al

(Publicado hoy en Página, dentro de una producción sobre el premio Nobel)

Hay un lugar común que indica que nada embellece más a una persona que la muerte: salvo casos extremos como Galtieri o Pinochet, es habitual leer y escuchar necrológicas que ofrecen un inmaculado perfil del personaje público en cuestión. Pero la era del desastre ecológico viene propiciando otra clase de operativo limpieza, con la conciencia ambiental como eficaz lavandina: de eso sabe bastante Albert Arnold “Al” Gore, que gracias al Nobel sube un poco más en la escalera mecánica que parece llevarlo inexorablemente a la Casa Blanca.

Es evidente que Gore no mastica vidrio: sin hablar nunca de candidaturas, el tipo está mejor posicionado que unos cuantos. Y, aun en un país en el que hay que ponerles un chumbo en la cabeza a los jóvenes para que vayan a votar, cuenta con un ascendiente importante en un segmento que, cuando quiere, sabe apasionarse por causas sociopolíticas. Prueba de ello fue el Live Earth de julio de este año, cuando millones de personas siguieron, frente a los escenarios de siete ciudades o por TV, la actuación de grupos y solistas de primera línea convocados por Gore para la misma causa de concientización exhibida en Una verdad incómoda. Así, para las nuevas generaciones Al es un político buena onda que se preocupa por el medio ambiente y el planeta que les quedará a los niños.

Y así, también, el ex senador por el estado de Tennessee y ex vicepresidente de Bill Clinton consiguió diluir ciertas acciones anteriores que, para el mismo target, distaron de ser buena onda, entrando más bien en la categoría piantavotos: allá por 1985, Al fue el más activo lobbista en el Senado para la causa de su esposa, Tipper Gore, quien a caballo de su lista de las “filthy fifteen” (las quince canciones más escandalosas, de artistas como Madonna, Cyndi Lauper, AC/DC, Prince, Judas Priest y Mötley Crüe) consiguió que los sellos discográficos impusieran el sticker de “Explicit lyrics” para los artistas más irritantes del gusto americano, y comenzara un férreo control de las imágenes y palabras que aparecían en los videoclips. Los stickers y la censura permanecen al día de hoy. Pero quién va a andar mostrándole trapitos sucios al Nobel de la Paz, que es una etiqueta mucho más simpática.

Etiquetas: , , ,

Tanto en la lista de la censura como en la del Live earth esta Madonna. Gran muestra de lo hdp,vendida y forra que es.

No hay que olvidar también que el señor Nobel de la Paz fue el vicepresidente de una gestión que no dudó en bombardear (en Sudán) un supuesto arsenal de armas químicas que resultó ser una fábrica de medicamentos.

como lo escribí en su momento, me sorprende cómo cada mes que pasa se va pareciendo más a uno de los matones de Los Soprano. Mimesis total.

Y, Kissinger tiene otro, y a Borges no se lo dieron por reaccionario... Hay veces en que en vez del comité del Nobel parecen el jurado de Patinando por un Sueño.

Juá! "Y el voto secreto de Florencia de la V para Al Gore es un... dieeeeeezzz!!!!!"

Nombres que llenan de prestigio este post: AC/DC, Prince, Judas Priest y Mötley Crüe. Saludos!

Como era ese de tema de Ramones? A ya recuerdo: CENSORSHIT.

Eso, hablemos de AC/DC!: cuando tenía trece años, ponía If You Want Blood y no podía parar de saltar como un endemoniado con "Whole lotta Rosie". Y hace un par de semanas saqué el vinilo, lo puse y... volvió a pasarme lo mismo!!

Eduardo me estás jodiendo, andá a mi blog!, saludos

Yo le agradezco a Al Gore por esa etiqueta, porque de chico me servía para ver qué banda era interesante y cual no.

El Nobel de la Paz siempre me pareció un premio cuasi "lsd", no importa quien lo recibiera. Me recuerda lo siguiente...

Don't need reason, don't need rhyme
Ain't nothing I would rather do
Going down, party time
My friends are gonna be there too

I'm on the highway to hell
Highway to hell
I'm on the highway to hell
Highway to hell

Me pasaba lo mismo que Gogui. No recuerdo que disco de Prince vino sin el sello y pensé "este debe ser una mierda"... No estaba tan errado

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.