« Home | Duda de Gmail » | Nuevas canciones de Kravitzeppelin » | Duda de diamante » | El canon digital » | Un barco lleno de lauchas » | Socio del Desierto, huracán de escenario » | Esa difícil tarea de provocar risas » | Digital mambo » | Cinecrofilia » | Estanterías flojas » 

18.2.08 

Guillotina para el Rey Momo

Nunca comulgué con el espíritu carnavalesco. Lo último que recuerdo divertido de un Carnaval sucedió cuando tenía diez años, una guerra de agua en el barrio de mi infancia. Detesto el espíritu de alegría permanente de los brasileños: no hay alegría sin su contraparte, y el carnaval carioca es pura alegría desenfrenada, sin pausa y sin medida. Y la adaptación argenta del carnaval carioca es el momento más patético de cualquier fiesta.

Siempre estaré del lado de Bauhaus, Joy Division y Love and Rockets antes que de la supuesta expresión de la alegría encarnada en la murga. Toda mi familia es uruguaya, pero me cago en los tamboriles de la carnestolenda montevideana.

O sea: ya vengo mal predispuesto. Pero que uno de los decadentes corsos de Buenos Aires 08 esté justo en la puerta de mi casa, que un tablado esté situado justo frente a la habitación de mis hijos y que en ese tablado una gorda se pase cinco horas vociferando un catalógo de estupideces y lugares comunes mientras intenta que 35 vecinos que no tienen nada mejor que hacer golpeen una mano contra otra, desencadena mi odio más visceral. Y pasan las murgas, y suenan combos de muchachos entetrabrikizados tratando de mantener el ritmo y cantantes que jamás aciertan una nota, y los versos no tienen ninguna gracia ni ingenio, y apelan una y otra vez a lo genuino de la expresión popular para esconder su absoluta ignorancia musical y su incapacidad de escribir una letra medianamente original. Y la gorda dale que dale, a ver esas palmas gente linda, vamos que esto es una fiesta, y somos pocos pero el sentimiento está, y por ahí en el medio del cacareo y del aullido hasta se ponen graciosos y dicen vamos que esta noche no duerme nadie y no nos importa nada porque esto es una fiesta y viva el carnaval, y tu hijo tiene 38 de fiebre y llora a los gritos.

El Rey Momo está necesitando un buen 1789. Yo le garpo los viáticos a Guillotin.

Etiquetas:

La alegría brasileña y su contrapartida de triste nostalgia argentina (si caben los términos) son quizás estigmas que obligan a una farza autodestructiva, a una carcel.

Nada más triste que el fingimiento de alegría.

Bueno, en el rock indie sí hay un Rey Momo que vale la pena:

http://www.reymomorock.com.ar/

No corras solo con los gastos. Yo aporto mi parte para que el Rey Momo haga su último viaje en Primera, si quiere.

Pongo para la vaquita eh.
Le doy la razón a Arquek. Saludos.

También estoy del lado De Ian Curtis, Bauhaus y Love And Rockets!. Detesto el carnaval, detesto la alegría impuesta, pero el carnaval indica el comienzo del fin del verano, de esa época del año muerta.

Decime a quién hay que pegarle y voy yo también.

Offtopic, Eduardo, hace un tiempo mencionaste un disco de una banda (único disco, creo), que ofreciste a más de uno grabarlo. Yo lo busqué en la mula y no lo encontré. ¿Me repetís el nombre que no me acuerdo y veo si tengo mejor suerte? (O, si te apiadás, contame cómo hago para que me lo grabes). No recuerdo el nombre de la banda. Gracias.

Roedor, estábamos hablando del primer, único y glorioso disco de.. THE SPENT POETS!! (de pie, gracias). Haamos una cosa: prometo hacer una copia en estos días, y te aviso para que pases a buscarla por la redacción del diario.
Salud.

la verdad que lo unico divertido del carnaval, que era el juego con agua, se murio y no se porque.
lo de los corsos porteños en terapia imtensiva y con oxigeno permanente, no tiene remedio, aumque este lleno de entusiastas con buenas intenciones tratando de resucitarlo.
el carnaval de rio es buenisimo y las escolas son tremendas com 300 percusionistas increibles.
los que son pateticos son los de entre rios y corrientes que quieren copiar al de rio y lo hacen bastante mal.
el de uruguay me gustan las llamadas, pero las murgas y los parodistas, comicos y todo eso me parece una estudiantina.

Muchachos, eso no es nada, si quieren ver algo aún mas decadente vayan a Gualeguaychú (Rio segunda mano), no va a faltar quién diga "Que fiesta que es esto!"

Gracias, Eduardo. Igualmente mañana hago un último intento en la mula.

Nunca vi algo tan decadente como las murgas... con esas patadas voladoras, esos cantitos absurdos. Acá también estamos del lado de Joy Division, Bauhaus y Love and Rockets!!!!

Saludos

Mati

las murgas son lo menos.
pero lo menos.
posta.

es como un piquete al corazón.

qué bueno es saber que uno no está solo en esta cruzada...

ahora... viste lo dantezco que es el estado de la calle una vez terminada esa "fiesta"??

salú!

Yo sigo desvariando con lo mío: en la mula hay tres monitos que tienen completo el disco, pero no "agarra", es difícil.

Estamos en contacto.

Para no irme de tema, escribir "dantezco" es un piquete al buen gusto...

El carnaval porteño, más que ninguno, es despreciable. La murga (como movimiento contracultural) es detestable, infecto y, además, lo más reaccionario que existe.
Por dios, ver a esas gordas infames y malolientes pegar patadas voladoras al aire es, sin lugar a dudas, un espectáculo desagradable.

Salud!

Toda mi vida odié a las murgas y pienso seguir haciéndolo hasta el día que me muera, pero a no confundir. Las murgas uruguayas no tienen absolutamente nada que ver con lo que se hace en Argentina.
Nací en La Plata y viví durante muchos años frente a una plaza en la que se hacía mensualmente un "congreso de murgueros". Creo yo que si los hubieran llamado "congreso mensual de pelotudos" nadie hubiera notado la diferencia.
Más allá de esto, después de ir a Uruguay me di cuenta que si hay murgas buenas, que más allá de las 400 cuerdas de tambores que suenan exactamente igual en las llamadas existen los tablados y el teatro de verano en donde se cantan cosas geniales, te cagás de risa y la pasas mucho mejor que con muchísimas bandas de rock.
Igual, yo también aportó para la guillotina de los muergueros argentinos y propongo un lugar para comenzar: la plaza en la que se hace mensualmente el "congreso de murgueros"

es verdad, apesta.
todo, excepto el juego con agua, que a diferencia de lo que leí por ahí arriba, en algunos lugares se mantiene.
en Mar del Plata vi miles de minas mojadas por lo que varios llamarían "una banda de inadaptados", y en La Plata, más de una máquina sacaboletos de micro, empapada por un bombuchazo bien puesto.
A eso le digo: bravo!

Coincido con el amigo MJ, no mezclemos a la muchas veces brillante (y casi siempre lejos de la alegría pelotuda y acrítica) murga uruguaya con lo que hace su contraparte argenta, monótona, vacía, anacrónica y culturalmente desnutrida.

Eduardo : yo vivo en Lugano y tambien tengo un corso de mierda en la puerta de casa !!!!!
lo organizan los decadentes y drogones punteros politicos del barrio para vender cerveza y tirar 3 meses con la guita que levantan.
pero lo mejor es cuando termina el corso !!!!
quedan cientos de pendejos borrachos armados con púas y fierros y por cualquier boludez se arman las batallas y los corchazos !!!!
todo esto enfrente de la comisaria 52.
por suete hoy pasé y el escenario no estaba mas, así que hasta el año que viene tengo mii integridad mas o menos garantizada

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.