« Home | Nunca entendí la economía » | Adentro de un termo » | Postales » | De regreso » | Sobre el malestar en la cultura » | Protestar » | Polvorín en St. Germain » | "Hay lugar para toda clase de cine" » | La vida en bici » | Curiosidad oriental » 

19.3.08 

Una banda sin puntos bajos

(Publicado hoy en Página/12)


¿Será posible que Supergrass no tenga un solo disco flojo? ¿Cuál es la química que distingue al cuarteto de Oxford, que hace que suenen al rock inglés de más pura cepa, sean siempre fieles a sí mismos y, sin embargo, nunca suenen repetidos? La próxima semana verá la luz en todo el mundo Diamond Hoo Ha, su sexto disco, y la conclusión vuelve a ser la misma. Supergrass sigue sin tener discos flojos.

Hace ya trece años, la aparición de I should coco, el incendiario debut del entonces trío conformado por el guitarrista y cantante Gaz Coombes, el baterista Danny Goffey (quienes hicieron un pacto para “trabajar juntos toda la vida”) y el bajista Mick Quinn tuvo el efecto de un huracán en una escena británica dominada por las melodías del brit pop. Supergrass no caminaba la vereda de The Beatles, sino que pateaba tachos de basura junto a los Who y los Kinks. Y lo mejor fue que, en su derrotero posterior, el grupo supo conservar la energía de “Caught by the fuzz” o la inocencia de “Alright” mientras profundizaba el tono de sus canciones en discos soberbios como In it for the money (1997), Supergrass (1999) o el reflexivo Road to Rouen (2005), donde se incorporó Rob Coombes –hermano mayor de Gaz– en teclados.

Para este siguiente paso, Supergrass decidió meterse en el legendario estudio Hansa de Berlín. Pero no salió de allí con el tono oscuro que suele teñir los discos realizados en la sala alemana, sino con un álbum vibrante, supergrassiano hasta la médula: basta que suene el infeccioso riff de “Diamond Hoo Ha Man” y todo estalle, con ese estilo aparentemente despelotado pero terriblemente efectivo que los caracteriza. Lo mejor de Supergrass es que entendieron desde el comienzo que es más efectiva la corriente alterna que pisar el acelerador de manera permanente: Diamond... tiene generosas explosiones de energía en “345”, “Bad blood” o la delirante “Whisky & Green Tea”, pero las cosas adquieren otro grosor, otro matiz más allá del electroshock, cuando suenan esas canciones que enamoran de inmediato. Títulos como “Rebel in you”, segundo single que parece prometer uno de esos top of the charts que termina cansando; la melancólica y breve “When I needed you”, la luminosa “Return of inspiration” o la marchosa “Rough knuckles”. Ni hablar del impecable combo de “Outside” y “Butterfly”, cuya épica tan The Who la convierte en uno de esos finales de disco clavados, que ponen un moño perfecto al cabo de apenas once temas y 41 minutos.

Por eso, por la brevedad, la concisión y la rotundez del mensaje, es que Diamond Hoo Ha es de esos discos que piden a gritos un replay. Y el oyente acepta gustoso, y pasa de hacer pogo con los sillones a emocionarse con ciertos giros melódicos, a dejarse atravesar por tanta energía bien dirigida. Y a sorprenderse otra vez: van seis discos, ninguno flojo. Larga vida a Supergrass.

Etiquetas: ,

Geniales los Supergrass, la espera valió la pena eh.
"When I Needed You" es un temazo, y la guitarra inicial del tema que da nombre al disco me parece un hallazgo en ésta época de riffs afanados.
Uno escucha los teclados y se da cuenta de porqué decidieron incluír definitivamente al hermano de Gaz.

Eduardo, coincido plenamente con la apreciación sobre Supergrass, aunque van dos piccolas correciones.
1) Mick Quinn es bajista y no guitarrista de Supergrass.
2) Rob Coombes estuvo siempre en la banda. De hecho, en el video de "Alright" es el primero en aparecer, tocando el piano en la playa. Pasó a formar parte "oficial" de la banda no en Road to Rouen, sino en Life on other planets (de hecho, aparece en la tapa del disco junto con los demás, un poco deslucido, pero ahí está).

Larga vida a Supergrass. Muerte lenta y dolorosa para el Bahiano.
Abrazo!

Toda la razón! Lo de Quinn fue uno de esos típicos casos de pensar en "bajista" y escribir "guitarrista". No hay explicación posible, se te cruzan los dedos y listo. Como habrás notado, ya lo corregí. Lo mismo con Rob, que tocó varias veces en vivo con ellos desde los comienzos: como en el recuento (cuestiones de espacio) no mencioné a Life on other planets, quedó como incorporado oficialmente en Road to Rouen. Qué va a hacer, cosas de escribir apurado mientras edito una página y diagramo otra...

Gran banda Superhierba, me gustó eso de "pateando tachos de basura con los Who y los Kinks". Ah, los mods...
Me llama la atención, luego de los posts tan buenos sobre París, la cultura francesa, la política de estado sobre ella y otras vivencias tuyas tan bien descriptas, que no hayas colgado nada sobre música francesa. ¿Hubo alguna banda o solista que te haya llamado la atención?. Entre todas las cosas que hiciste,¿ pudiste ir a algún show?

Dash, la verdad es que estuve tan a los palos que no tuve tiempo de ir a ver ningún show. De hecho, las entrevistas que hice no tuvieron mucha relación con la música, aunque sí me volví con varios contactos para cosas a laburar en el futuro próximo. Sí vi algo de música en vivo en algunos bares, pero todo muy anecdótico. Y una noche tocó Mars Volta, pero yo estaba tomándome unos vinos en el Quartier Latin.

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.