29.4.08 

Caramelo

Soy yo, o Hard candy, el nuevo de Madonna, es aburridísimo?

Etiquetas:

25.4.08 

La era Fernández

Y bué, lo fueron a Martín Lousteau, que ahora recuperará su identidad de Andy Chango y volverá a grabar discos y protagonizar divertidos debates con Chiche Gelblung, y el nuevo Ministro de Economía es Carlos Fernández. Hoy por hoy, parece que en este país si no te llamás Fernández no tenés futuro. Por eso ya se preparan Gastón La Gata Fernández y Augusto Fernández para la Dirección de Deportes; el bajista José Luis Fernández, el cantante Gabriel Fernández Capello y el guitarrista y cantante Juan Pablo Fernández, para asesorar al gobierno en cuestiones relacionadas con la Ley del Músico y afines; Alberto Fernández de Rosa, para oficiar de enlace en la implementación de la finalmente reglamentada de la Ley del Intérprete; Marcelo Fernández Bitar, para poner en marcha el Museo del Rock; Miguel Tití Fernández, experto en la no-pregunta, para conducir las conferencias de prensa oficiales; Nelly Fernández Tiscornia, para escribir nuevos y apasionantes libretos de ficción para el Indec.

¿Te llamás Fernández? Adelante. La administración pública te espera.

Etiquetas:

23.4.08 

Un cuento

Una consecuencia de los comments del post anterior: colgué en el Arcón "Contraprueba", un relato de ficción publicado allá lejos y hace tiempo en el Líbero de Página/12.

Etiquetas:

22.4.08 

Ficciones

Para el que se dedica a escribir, leer mucho es un arma de doble filo. En estos días pasaron por mis manos y ojos 77, de Guillermo Saccomanno; Salvatierra, de Pedro Mairal; Sacrificios en días santos, de Antonio Dal Masetto; La sombra del púgil, de Eduardo Berti; Tierra firme, de Matilde Asensi. Para liquidarla, me sumergí en la reedición de los Cuentos completos de Abelardo Castillo. Tengo mis cosas de ficción escritas, pero si sigo leyendo a gente que escribe tan bien jamás me animaré a sacarlas a la luz.

Etiquetas:

21.4.08 

Monitor

Veo los carteles y notas periodísticas que anuncian la actuación de Charles Aznavour en el Gran Rex y no puedo evitar recordarlo cantando "Señor champagne... Monitor! Señor champagne... Monitor!". Hijo de puta, la cantidad de hígados destrozados por tu culpa...

Etiquetas:

18.4.08 

Una frase

"Si lo que se estuvieran incendiando fueran plantaciones de cannabis, ¡qué bien la estaríamos pasando!" (hannibal puesto)

Etiquetas:

16.4.08 

Yo no lo voté

Dijo Silvio Berlusconi, tras su rotunda vicctoria del domingo y lunes en las elecciones italianas: "Aplicaremos inmediatamente la Ley Bossi-Fini de inmigración. Cerraremos las fronteras del país, estableceremos más campos para identificar a los extranjeros sin empleo, y comenzaremos a devolver a sus países a los inmigrantes extracomunitarios de los países del Adriático y el Mediterráneo".

El mundo es un lugar cada día más simpático.

 

El archivo de Masliah

Hoy publiqué esto -sin firma- en Página, pero no puedo dejar de extender la recomendación aquí.

No queda más que felicitar a los sellos Perro Andaluz Records y Epsa por la iniciativa arqueológica: los dos discos Leo ’84 (+/-2) rescatan canciones grabadas por el gran Leo Maslíah en la histórica Trastienda de Thames y Gorriti en 1982, el Teatro Lasalle en 1984, la Universidad Nacional del Litoral (Santa Fe) en octubre de 1986 y un track registrado en el montevideano Teatro Circular en 1984 (“Noche de luno”). O sea, el primer Maslíah, el que dividía aguas en Montevideo (donde, ante piezas como “Sonata del perro de Mozart” no sabían si admirarlo o matarlo) y seducía al público argentino, iniciando una fértil relación que dura hasta hoy. De más está decir que los 33 títulos de ambos álbumes componen un auténtico festival para admiradores del bigotudo uruguayo: allí está la oda al retraso mental de “Hospital especial”, la breve genialidad de Jorge Varlotta/Mario Levrero para “Digo tu nombre al viento”, la innegable melancolía de “Los que hablaban del tiempo”, los descacharrantes relatos de “El multiprocesador de acción interna” y “Sin ser un perito”, el mareo que producen las onomatopeyas de “Punc”, las casi perfectas “Desubicado” y “El concierto”, y “Piedras en el camino al registro civil”, una de esas canciones que terminan produciendo dolor de mandíbula. Un Maslíah de 24 kilates: imperdible.

Etiquetas: ,

15.4.08 

Ni yanquis ni marxistas: simpsonistas

(Publicado hoy en Página/12)

“Fueron muchos años sufriendo el exilio, por favor, le pido públicamente al titular del Comfer que arbitre las medidas para evitar que se siga envenenando a esta sociedad.” La frase del ex diputado justicialista Lorenzo Pepe no apunta a evitar que Cecilia Pando o algún defensor de Luis Patti haga uso de los medios para relativizar crímenes notorios. El legislador montó en cólera por el contenido de un capítulo de Los Simpson en el que, en el bar de Moe, dos borrachines sostienen el siguiente diálogo:

–Me gustaría una dictadura militar como la de Juan Perón. Cuando él te desaparecía, tú te mantenías desaparecido –dice Carl.

–¡Además, su esposa era Madonna! –retruca Lenny.

Es cierto, se trata de una barrabasada. De dos barrabasadas, para ser más exactos, pronunciadas por dos ebrios y basadas en una lectura más cercana a la payasesca ópera rock Evita que a los fascículos de José Pablo Feinmann en Página/12. Pero lo que el pedido de censura (porque de eso se trata) al Comité Federal de Radiodifusión no contempla es el contexto: una serie animada, no un libro o un documental de historia, en la que suelen pronunciarse 6 ó 7 bestialidades en cada bloque, en el plano político, social, económico o el ámbito que se desee. Una de las razones de la vigencia de Los Simpson es precisamente ese salvajismo, ese permanente torcimiento de lo correcto, ese... humor. Como suele decirse de los peronistas, los Simpson son incorregibles: no parece sensato convertir un chiste, con inexactitud histórica (podría acotarse que la Triple A empezó a operar bajo un gobierno peronista, pero es difícil que los guionistas hayan pensado en tales sutilezas) pero un chiste al fin, en una cuestión de vida o muerte, en alusiones al veneno social y pedidos de censura. No deja de ser paradójico, además, que alguien hable de los años sufriendo el exilio para pedir una medida propia de esa clase de gobiernos que fabrican exiliados.

Se puede tomar a la creación de Matt Groening simplemente como lo que es, un programa humorístico que se ha reído, se ríe y se reirá de todo aquello supuestamente intocable: presidentes y papas, estrellas de rock y figuras de la ecología, profesores y padres de familia, instituciones, emblemas, símbolos y banderas. O se puede pedir que la tijera de Tato se vuelva a aceitar, llamar a Servini de Cubría para que aplique el ludibrio y la eutrapelia, pedir en el recinto legislativo una declaración contra la intromisión yanqui en la política argentina o –como le sucedió hace años a Daniel Paz por un dibujo de Perón y Evita en el Suplemento NO– exigir una retractación, un acto de desagravio. Aquellos que no tienen atrofiado el sentido del humor preferirán tomarse una cervecita en lo de Moe. Ni yanquis ni marxistas: simpsonistas.

Etiquetas: , ,

11.4.08 

Lamentaciones

Según consignan los medios, el Jefe de Gabinete Alberto Fernández declaró: "Lamento que exista la idea de que hay una falsificación de datos del Indec". Es una posición curiosa, podría decirse que hasta valiente. Tan valiente, que otros personajes podrían seguir su ejemplo. Véase:

  • "Lamento que exista la idea de que le copiamos todo a los Rolling Stones" (Juanse).
  • "Lamento que exista la idea de que soy medio pelotudo" (Marley)
  • "Lamento que exista la idea de que hago el mismo programa una y otra vez" (Marcelo Tinelli)
  • "Lamento que exista la idea de que estoy todo limado" (Pity Alvarez)
  • "Lamento que exista la idea de que lideré un gobierno de asesinos" (Jorge Rafael Videla)
  • "Lamento que exista la idea de que me la paso nombrando amiguetes y compañeros de negocios en el gobierno" (Mauricio Macri)
  • "Lamento que exista la idea de que en el club los barrabravas andan como Pancho por su casa" (José María Aguilar)
  • "Lamento que exista la idea de que promovíamos el uso de bengalas" (Pato Fontanet)
  • "Lamento que exista la idea de que el precio de los discos es un robo a mano armada" (la industria discográfica).

Etiquetas:

10.4.08 

Dos discos, una lista impactante

(Publicado hoy en Página/12, como complemento de la crítica del film de Luciano Monteagudo)

“Los Stones y el rock’n’roll... siempre parecieron la misma cosa. Imaginate un corazón secreto del rock’n’roll, un santuario interior. Ahí es donde vas a encontrarlos.” La frase de Martin Scorsese abre el librillo de Shine a light, la banda de sonido que Universal editó convenientemente en estos días en que la patria Stone vuelve a arder. No caben dudas de que la película será un blockbuster en la Argentina, el país donde el grupo acredita doce estadios de River repletos. No sólo porque actualiza el mito del Gimme Shelter de 1969 y el Let’s spend the night together de 1983, sino porque los Stones parecen inoxidables –de hecho, sobrevivieron a su espectacular segundo show de 2006 bajo la lluvia–, y verlos en la gran pantalla es una invitación demasiado tentadora para una auténtica legión de fans: la fidelidad que se verificó con títulos como Woodstock, The song remains the same, Let there be rock o The Wall debería repetirse.

Claro que el fan, y hasta el oyente imparcial, sabrá también aquilatar las virtudes del soundtrack, que continúa la línea de buenos discos en vivo de los Stones. Y que deja momentos altísimos como esa versión de “Champagne & reefer” en la que Jagger deja aflorar su bien estudiado librito orillero, pero le concede especial brillo a la intervención de Buddy Guy. O perlas del cuaderno de canciones Stone como “She was hot”, “Shattered”, la irrompible “Tumbling dice”, la impresionante versión de “Some girls”, “Little T&A”, una deliciosa lectura de “I’m free”, la energética “Live with me”, las siempre inquietantes “Sympathy for the devil” y “Paint it black” y esa tripleta capaz de calentar la sangre rockera de inmediato: “Start me up”, “Brown sugar” y, cómo no, “Satisfaction”.

Resulta curioso que este nuevo disco en directo de los Stones despierte entusiasmo aún más allá de lo que sucede en pantalla: obviamente, la experiencia sólo es completa consumiendo ambos productos, el cinematográfico y el discográfico, pero el doble CD no es de esos que pierden sentido a medida que se aleja la fecha de estreno, sino que deja la impresión de que añejará bien. “Buenas noches... Estoy muy contento de verlos a todos”, dice Keith Richards como introducción al arrastrado blues “You got the silver”. Pero antes larga la carcajada y remata: “¡Estoy contento de poder ver a alguien!”. Poder ver, y escuchar, a los Stones haciendo semejante lista, es razón suficiente para ponerse contento.

Etiquetas: , ,

9.4.08 

Volvió el alma de la fiesta

(Publicado hoy en Página/12)


Tiene el encanto y la sorpresa de lo que ya nadie esperaba. ¿O alguien podía apostar alguna ficha a un regreso de The B-52’s, a 16 años de su último disco de estudio (Good Stuff), a 19 años de la última grabación con el plantel de Fred Schneider, Keith Strickland, Kate Pierson y Cindy Wilson? Teniendo en cuenta la cantidad de agua corrida bajo el puente desde la deliciosa psicodelia bailable de “Rock Lobster”, los mismos músicos debían ser los primeros en tener sus dudas. Y sin embargo, aquí está Funplex. Y sin embargo, contra el inevitable prejuicio sobre el potencial del grupo en 2008, Funplex tiene una frescura y un poder de impacto que desmienten los 33 años transcurridos desde su fundación.

Basta meterle rosca a “Pump”, el demoledor track de apertura: The B-52’s vuelve en plena forma, haciendo que el tiempo juegue a su favor. La producción de Steve Osborne aporta su cuota, pero lo que sorprende es reencontrarse con ese combo que integran la áspera guitarra de Strickland, las celestiales voces de Cindy + Kate (que jamás necesitarán ningún AutoTune para acoplarse a la perfección) y los lúdicos gritos de Schneider, y descubrir que la cosa vuelve a funcionar. Y que funciona incluso mejor que en Good Stuff, donde a pesar de las buenas canciones se extrañaba a la rubia de manera irremediable.

Esta vez, todo está en su lugar. Y, aun en el borde de los sesenta y con varios Pellegrini corridos (y la devastadora muerte de Ricky Wilson partiendo su carrera en dos), los cuatro demuestran que pueden seguir siendo el alma de la fiesta, sin dar el triste espectáculo de viejitos sin ideas con el maquillaje corrido, y consiguiendo el nada despreciable logro de unos B-52’s adultos pero aun así disfrutables, con un impensable rasgo de inocencia. Valen como ejemplo títulos como “Eyes Wide Open”, “Juliet of Spirits” o “Deviant Ingredient”: canciones con la impronta del grupo pero a la vez con un peso específico, una profundidad melódica, que aumenta el efecto sorpresa. Y, claro, no pueden faltar esos arranques de energía pop que hacen tan particular al cuarteto de Athens, el contrapunto entre las chicas y Fred en el liviano “Hot Corner”, la psicodelia actualizada de “Ultraviolet”, el arranque tecno de “Love in The Year 3000”, el épico “Too Much to Think About” o “Dancing Now”, una rareza bailable y oscura a la vez.

Así, los B-52’s –bautizados así no por los bombarderos sino por los inolvidables peinados de Cindy y Kate– suman puntos de track a track, como si el tiempo hubiera operado como catalizador y no como óxido en las articulaciones del grupo. Un grupo capital en el panorama de los ’80, que sobrevivió como pudo en los ’90 y que ahora, de golpe y porrazo, sale del ciclo nostálgico abonado por las recopilaciones Time Capsule y Nude on The Moon y viene a demostrar que valía la pena reservarles alguna ficha. Funplex corona, y paga.

Etiquetas: ,

7.4.08 

El bulletin

Hace muchos años, en las reuniones de la logia de los puestos en la Sede Santa Rosa, circulaba un panfletito llamado the puestos bulletin, escrito en mónadas inspiradas en Camilo José Cela y firmado por hannibal puesto. El bulletin se publicó durante algún tiempo en el Suplemento NO. Tan tarde como suelen reaccionar los integrantes de la logia, ahora vuelve a través de la web.

Etiquetas: ,

6.4.08 

Cosas que atravesaron los parlantes este fin de semana

The Best of Art of Noise
Art of Noise

Los sintetizadores de los '80 son otra cosa en manos de Anne Dudley, Gary Langan y Paul Morley. Aunque incluye "Moments in love", degradado por los musicalizadores de telenovelas berretas mexicanas, te come el coco con las vocecitas de "Opus 4", trae al gran Max Headroom como invitado en "Paranoimia" y al no menos grande Tom Jones en el "Kiss" de Prince, y te mueve las patas con el seco y marchoso "Beatbox (Diversion One)".




Accelerate
REM

¿Cómo dejar de escucharlo? Cómo no arrancar al taco con "Living well is the best revenge", cómo no poner "Sing for the submarine" con las luces bajas, electrizarse con "Accelerate", encantarse con la melodía de "Man sized wreath"? ¿Por qué no recordar el Campo de Polo 2001 y celebrar un discazo de los veteranos?




The Spent Poets
The Spent Poets

Porque sí, porque siempre se vuelve a este disco. Porque el combo de "Grassheads" y "Ali Ali Ackbar" te deja el cerebro girando como una perinola. Porque "Your existencial past" es ideal para un domingo a la mañana con sol.







Take them on, on your own
Black Rebel Motorcycle Club

Inevitable consecuencia de este viernes de alto voltaje en La Trastienda: el segundo de los BRMC tiene todo para enamorar a un fan de The Jesus & Mary Chain. Y títulos encantadores como "Six barrel shotgun". Recuerdo algún Radiocaníbal de La Tribu en el que abrimos reventando los vúmetros con "Stop". Tremendo disco. Tremendo show.

Etiquetas: ,

4.4.08 

Empleado del mes

Según un informe de la consultora NPD Group, la disquería más grande de Estados Unidos es virtual: con 6 millones de canciones en su catálogo, 50 millones de usuarios y 4 mil millones de canciones vendidas, iTunes acaba de dejar atrás a la cadena Wal Mart, hasta ahora la principal expendedora de música en el país. Por lo menos no hay que hacer cola en la caja...

Etiquetas: ,

2.4.08 

Los ochenta

Se dicen muchas cosas sobre los '80. Uno de los chistes más conocidos, incluso, señala que quien recuerda lo que sucedió en los '80 es porque no vivió los '80. Pero, como todo chiste, es una visión exagerada: la memoria suele operar así, te deja recordar con nitidez lo que estabas escuchando ese domingo a la tarde en la estación Plaza de Miserere del subte A pero no te permite acceder a lo que hablaste con un amigo la semana pasada. El marote es caprichoso aún sin drogas. Como sea, los recordatorios recientes de Luca Prodan, de Miguel Abuelo, abrieron la carpetita Ochentas del Mis Documentos cerebral, y echaron algo de luz sobre algunas cosas.

  • Los walkman truchos de plástico blanco, que sonaban mejor si les abrías un poquito la puerta mientras reproducían (y así terminabas encajando un papelito doblado para que se quedara ahí). La Bic siempre lista para rebobinar el casete, porque se morfaban las pilas y las alcalinas eran un lujo asiático.
  • La Bic siempre lista, también, pero para otras cosas.
  • Los shows de Memphis La Blusera a las tres de la mañana en algún antro de Flores, en los que se amenizaba la espera con el audio del show anterior, en el que se escuchaba claramente a Adrián Otero diciendo "Che, paren, paren, que después los destrozos nos los cobran a nosotros".
  • La era pre-subte ampliado, en la que ir de Flores a Belgrano llevaba hora y pico dando vueltas y vueltas en el 113.
  • Las fiestas en instituciones judías, Bet Am, Bet El, Ioná, Náutico Hacoaj, Macabi, Hebraica: la entrada era accesible, la música buena y había una proporción de dos chicas por cada varón. Después vinieron los atentados y se acabó todo.
  • El patrullero subiendo por la calle Bogotá, señal de largada para tirarse en la vereda junto a los autos estacionados para zafar de un diálogo difícil.
  • El indecible, histórico hedor de los baños de Cemento. Y ahí nomás, el de Mediomundo Varieté.
  • Lalo y la Negra en 9PM.
  • El vidrio roto en el show de Patricio Rey en el Cine Teatro Fenix, pequeñísimo indicio de lo que vendría.
  • El frío de Aires Dudosos en julio, que te pelaba las rodillas de verdad.
  • La disquería Alex y sus discos importados colgados en la entrada, la 43 en la boca de la galería Le Boulevard y sus discos importados colgados en la vidriera. El Double Platinum de Kiss y su leyenda de que "traía droga".
  • La tele con cuatro canales, uno más con fantasmas imposibles de aventar y la inexistencia del zapping: pararse, ir hasta el aparato y mover la perilla era demasiado esfuerzo.
  • Los "doble programa" porno soft del Gran Alsina y el Continental, donde dejaban pasar a menores de 18, los "doble programa" de ciencia ficción berreta en el San Martín.
  • Las púas Wincofón "de diamante", las lamparitas de luz negra para animar fiestas caseras, la moneda en el tapón de luz que no hacía contacto, la botella de vidrio de Coca de litro en la puerta del almacén, el Pong y los casetes Maxell que trajeron los tíos de Miami, la Pelo y la Expreso...
  • Y al lado, otra revista colgada con una frase para la historia: Estamos ganando.

Etiquetas: , , , , ,

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.