« Home | Lamentaciones » | Dos discos, una lista impactante » | Volvió el alma de la fiesta » | El bulletin » | Cosas que atravesaron los parlantes este fin de se... » | Empleado del mes » | Los ochenta » | Barras bravas » | Una escena de House » | La logia y el campo » 

15.4.08 

Ni yanquis ni marxistas: simpsonistas

(Publicado hoy en Página/12)

“Fueron muchos años sufriendo el exilio, por favor, le pido públicamente al titular del Comfer que arbitre las medidas para evitar que se siga envenenando a esta sociedad.” La frase del ex diputado justicialista Lorenzo Pepe no apunta a evitar que Cecilia Pando o algún defensor de Luis Patti haga uso de los medios para relativizar crímenes notorios. El legislador montó en cólera por el contenido de un capítulo de Los Simpson en el que, en el bar de Moe, dos borrachines sostienen el siguiente diálogo:

–Me gustaría una dictadura militar como la de Juan Perón. Cuando él te desaparecía, tú te mantenías desaparecido –dice Carl.

–¡Además, su esposa era Madonna! –retruca Lenny.

Es cierto, se trata de una barrabasada. De dos barrabasadas, para ser más exactos, pronunciadas por dos ebrios y basadas en una lectura más cercana a la payasesca ópera rock Evita que a los fascículos de José Pablo Feinmann en Página/12. Pero lo que el pedido de censura (porque de eso se trata) al Comité Federal de Radiodifusión no contempla es el contexto: una serie animada, no un libro o un documental de historia, en la que suelen pronunciarse 6 ó 7 bestialidades en cada bloque, en el plano político, social, económico o el ámbito que se desee. Una de las razones de la vigencia de Los Simpson es precisamente ese salvajismo, ese permanente torcimiento de lo correcto, ese... humor. Como suele decirse de los peronistas, los Simpson son incorregibles: no parece sensato convertir un chiste, con inexactitud histórica (podría acotarse que la Triple A empezó a operar bajo un gobierno peronista, pero es difícil que los guionistas hayan pensado en tales sutilezas) pero un chiste al fin, en una cuestión de vida o muerte, en alusiones al veneno social y pedidos de censura. No deja de ser paradójico, además, que alguien hable de los años sufriendo el exilio para pedir una medida propia de esa clase de gobiernos que fabrican exiliados.

Se puede tomar a la creación de Matt Groening simplemente como lo que es, un programa humorístico que se ha reído, se ríe y se reirá de todo aquello supuestamente intocable: presidentes y papas, estrellas de rock y figuras de la ecología, profesores y padres de familia, instituciones, emblemas, símbolos y banderas. O se puede pedir que la tijera de Tato se vuelva a aceitar, llamar a Servini de Cubría para que aplique el ludibrio y la eutrapelia, pedir en el recinto legislativo una declaración contra la intromisión yanqui en la política argentina o –como le sucedió hace años a Daniel Paz por un dibujo de Perón y Evita en el Suplemento NO– exigir una retractación, un acto de desagravio. Aquellos que no tienen atrofiado el sentido del humor preferirán tomarse una cervecita en lo de Moe. Ni yanquis ni marxistas: simpsonistas.

Etiquetas: , ,

dios mio que exagerados que son, se arrancan las vestiduras por un capítulo de los simpsonnnnnnnnnn lorenzoooo vos pasás con tu chata por las villas y te cagás de risa la concha de tu hermana

Qué memoria, Fabre. Te acordaste de las F.Mérides Truchas que hice sobre el General y Evita. Fue hace quince años.
Respecto al mensaje cuasi mafioso de Carl y Lenny, creo que no hace falta censurar nada. Basta mandar un inspector de sanidad al bar de Moe y listo.

Un gran abrazo

Pasame un chopp de Duff ahora mismo. Bien tirada.

Lo "loco" es que si la frase de Karl era "cuando Videla (o Pinochet) te desaparecían, tú te mantenías desaparecido"...no habría sido "gracioso". Creo que prefiero que hayan dicho Perón, con error y todo.

Leí la nota en Página y vine a agradecerte(?) porque alguien puso en el éter lo que uno no tiene posibilidad de poner.

Hace una semana todos se escandalizaron por un acto de censura Chavista (que no fue tal)* y ayer cuando saltó lo de Pepe, muy pocos se quejaron (o al menos rieron) por el absurdo.

*Aclaro, fuera de discusión en este tema, que todos publicaron una supuesta decisión censora de Chavez, cuando en realidad fue una medida de un organismo que no dirige él y que, sobre todo, no prohibió los Simpsons sino que lo restringió de horario. Estoy profundamente en desacuerdo con el fundamento de esa decisión y me parece casi tan pelotudo como lo de Pepe acá, pero los diarios pifiaron feo con sus publicaciones tendenciosas (ya sé, una redundancia).

Salut Fabregat!

Jaja, grandes Los Simpson.
Estos personajes -no Lenny y Carl, precisamente- son lo más estúpido que hay. Mientras ellos se sigan ofendiendo, quiere decir que la serie anda bien.

Dani: ¿cómo olvidarme de esos quince gatos locos del Smata pidiendo tu cabeza en la puerta del diario? Un honor que pases por acá...

Otra cosa, si hay alguien que sale mal parada es Madonna. Que se junte con Lorencito y hagan un piquete en la Fox.

Idem Tucho: Grandes Los Simpsons. Sin ellos no sería el mismo.

¿Vieron lo que cobra Moe las Duff? ¡Un Guillermo Moreno ahí y se acaba la joda!
PS: No Jodan con Los Simpson.

Si, que se cuide Moe porque le va a caer la AFIP con todo el peso.

Me imagino la escena: "Sr. Moe, este bar no cumple con ciertas condiciones de salubridad y papeles impositivos... vamos a tener que arreglarlo de alguna manera..."

Tiene razón Pepe: hay que impedir que ese negro borracho diga boludeces. (ahora que pienso, no se estará refiriendo a D'Elía? "Odio a Moe, odio a Springfield, odio a la puta oligarquía del Sr. Burns")
Abrazo...

Buena columna. Pero quisiera criticar un punto del argumento. Vos decís:

Pero lo que el pedido de censura (porque de eso se trata) al Comité Federal de Radiodifusión no contempla es el contexto: una serie animada, no un libro o un documental de historia, en la que suelen pronunciarse 6 ó 7 bestialidades en cada bloque, en el plano político, social, económico o el ámbito que se desee.

Quizás haya sido inconsciente, pero en ese punto estás argumentando en los términos que propone el censor. Aún cuando fuera un libro o un documental, aún cuando eso se hubiera dicho con mucha mala leche, no es motivo para pedir que la tijera de Tato se vuelva a aceitar. La libertad de expresión es precisamente eso: decir lo que uno quiera, sin que la autoridad estatal se entrometa a juzgar qué dice, porqué lo dice ni quién lo dice.

un abrazo.

Aureliano, tenés razón... en parte: si un manual de historia -o sea, un libro pensado para educar jóvenes- dijera "el gobierno de Perón fue una dictadura militar" sí habría que tomar cartas en el asunto y no me parece un acto de censura, sino la corrección de una falsedad: los tres gobiernos de Perón fueron decididos por elecciones.

En ese caso te diría: no incluyamos ese libro en la currícula escolar por distorcionar los hechos. Pero de su no inclusión en los programas a prohibir su difusión me parece que hay un salto grande.

un abrazo

No veo por que la reacción ante esto, sobre todo por lo considero un error. En Los Simpson se han dicho muchas cosas erroneas, inexactas y/o burradas. No creo que haya que censurarlos por eso o pedir que se doble esa parte para que en castellano digan otra cosa (como pidieron algunas "autoridades").
Muchas veces el programa incurre en estas inexactitudes en referencia a otras personas, personajes, países, etc, y todos nos reímos. Muchas veces estas bestialidades recaen sobre los Estados Unidos y todos nos reímos, aún sabiendo de que no es la realidad.
En Los Simpson se mostró a Brasil como un país en el que los monos atacan a la gente, a Australia como un país de ignorantes, a los japoneses como salvajes, en más de una ocasión se burlaron de Francia e incluso en un programa a Bart unos franceses lo hacen trabajar y le dan vino, todo como si fuera algo habitual por aquellas tierras. ¿Debe censurarse el programa por esto?.
Más allá de las ironías tampoco se le puede pedir a un equipo de guionistas que estén al tanto de todo lo que ocurre y ocurrió a lo largo del mundo.
Creo que a los que les molesta que se hable de Perón deberían preocuparse menos por estas cosas y más por lo que hacen quienes hoy en día se dicen peronistas. Eso afecta más al país que lo que pueda declarar un personaje de una serie animada.

He publicado el artículo en mi blog. Muy bueno. Saludos

Emiliano

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.