« Home | Un Oscar para Sala » | Medidas extremas » | Sana envidia » | Unas fichas a Cerati - Páez » | El dúo » | Convicción en diez canciones » | Los padres del esperpento » | Bruno » | Fiebre de lunes por la noche » | Charly 1982 » 

26.5.08 

31 años atrás

"Yo veo esto desde dos ángulos. Por un lado me parece bárbaro que hoy en día sean aceptados normalmente los recitales y que los pibes entiendan que eso no es perder el tiempo, ir a un recital en vez de ir a bailar con una mina. Por otro lado, lo que no me parece bárbaro es un montón de cosas informativas que hay, hijas de puta. Las cosas que se dicen en las revistas me parecen tremendas, en Pelo, en Expreso Imaginario... me parecen terribles. Esas revistas son formativas, no son informativas como Antena. Esta no es un peligro porque solo cuenta que la vedette tal salió con este tipo esta semana. Pero cuando una revista pone una escala de valores respecto al arte y encima escriben tipos que no entienden un carajo de música y que hasta tienen mala información de las cosas que le dicen, eso es muy jodido. No te olvides que una revista como Pelo sube o hunde a un tipo como se le canta. El año pasado era una cosa increíble con Espíritu, que hizo tres recitales en su vida. El primero y el segundo eran el mejor conjunto que había en todo el mundo. En el tercer recital decían que 'ya empezaban a andar mal'. ¿Ya en el tercero tocaron mal? ¿Ya ahí eran fríos? ¿O siempre fueron fríos? Y se los bajó, nunca más se habló de esos chicos. Ni siquiera te hablo de la música de Espíritu, que no viene al caso. Y en la época que le empezaron a dar manija a La Pesada del Rock'n'roll, fue terrible. Nunca escuché yo una cosa peor que esa. Y en la época en que lo inventaron a Pappo... no sólo en esa revista, en mil lados. Lo de Pappo, fue tan terrible cómo lo subieron, como tan terrible cuando lo bajaron, que de un número al otro empezaron a decir que era un turro, un mentiroso. No hay que darle tanto castigo al asnto, después de todo hay mucho tiempo para darse cuenta qué tipo es una mierda o no. ¿Para qué hacer tanta bandera de ponerlo primero como un dios, lo que encima hace comprar discos, hacer comparaciones? (...) Me da odio cuando hablan y no entienden un pito, cuando no fundamentan lo que dicen. Pelo, en siete años de vida que tiene, nunca en su vida hizo un comentario ni mencionó a un tipo que se llama Piazzolla. La mayoría de los músicos de rock no tiene un solo disco de Piazzolla en su casa, ni conocen la obra de él, nadie. Entonces, un día -hace un año- les dije a los de Pelo: '¿Por qué no ponen a Piazzolla en la tapa, que está acá?' Y Ripoll me dijo: 'Yo la revista la hago para los boluditos'. Entonces, ahora de repente Piazzolla apoya al rock, y salen todos hablando..."


El párrafo pertenece a Litto Nebbia, entrevistado por Miguel Grinberg en 1977, y demuestra que ciertas discusiones en el ambiente no son precisamente nuevas. Está incluido en el libro Cómo vino la mano, que acaba de ser reeditado por la editora Gourmet Musical, y podría decirse que es de lectura obligatoria.

Etiquetas: , ,

Genial artículo. Y sí, sigue habiendo gente que escribe de música como olvidándose que hablan de músicos.

La discusión no es nueva, exactamente: es vieja. Es el viejo debate sobre la crítica y su valor.
Comprendo el enojo de Nebbia pero no entiendo por qué Pelo debía poner a Piazzola o Salgán. Por qué?
La crítica no sube ni baja nada que no deba subir o bajar sólo.
La cultura se hace hace sola -por suerte- y en el mejor de los casos la crítica establece un intercambio con el lector riquísimo, pero no imprescindible.
O nuestros viejos leían la crítica de Troilo?

Hace 31 años la discusión ya era vieja. Desde la década del 40 se discute de música, y una de las primeras víctimas de esta discusión Fue justamente, Astor, porque amparandose en un falso purismo del tango, el mundillo tanguero lo denostaba por no hacer un análisis objetivo y profundo de su obra, que estaba, ya en aquellos años, mas allá del tango.
Pareciera que la mayoría de los interlocutores de esta discusión, polemizan desde la ignorancia. Por suerte, aparecen tipos con algunas cosas claras, como Nebbia, para poner los puntos sobre las íes.
Hoy la discusión es rock chabón, contra música de calidad, cuando lo que deberíamos discutir es el porque de la baja calidad de la mayoría de lo que se edita.

slds
A

Igual, yo no me refiero únicamente a Piazzolla y el rock, sino también al enfrentamiento entre músicos y prensa, cómo se ven unos a otros, los manejos en los medios... en otra de las jugosas entrevistas del libro, Spinetta dice: "... que de pronto en Pelo pongan a Juan Gatti como el ilustrador del año... la tapa de Crucis ¡la mejor tapa!... me parece una aberración infernal, porque es un afano de Roger Dean y de otro dibujante que ni me acuerdo cómo se llama... que son unos recapos, ¡y que los copian de una manera alucinante! (...) Y ahora, entra Tommy Gubitsch, le doy manija porque es un guitarrista descomunal, y Pelo me elige a mí como mejor guitarrista del año. ¿Entonces éste qué es?"

El enfrentamiento entre la prensa y el todo (el arte, la política, etc) se basa en la premisa de que que el periodista no reporta lo que ocurre sino que lo evalúa. Y desde ese lugar es inevitable que el tipo se vea examinado, recomendado o destrozado por un alguien que se arroja ese derecho.
Hay algo de cierto en ésto y el ejemplo de Gubitsch no está mal. No todos los periodistas tienen la sensibilidad o las agallas suficientes para reconocer las sutilezas del hacer. ( ni hablar de la presión de las industrias y los multimedios)
Los hay, por supuesto, y qué gusto da leerlos o escucharlos. Pero me pongo en el lugar de un tipo que gobierne o componga veinte temas para que despues venga un Ricardito a hacer lecturas que podría hacer mi abuela.
El espíritu crítico es inherente al fenómeno artístico. Nace con nosotros y lo ejercitamos desde aquella primera vez que dijimos ¨mi favorita es Eitileda¨.
Todos somos críticos, nuestra calificación vale y el artista se la debe bancar pues se para en un banquito a contarnos lo suyo.
Pero la crítica profesional debería ejercitarse con la responsabilidad de quien tiene el poder de subir o bajar un pulgar y es escuchado, como en el caso de Gubitsch, más que el artista mismo.
Esta responsabilidad no siempre existe. De hecho hay gente como Jorge Carnevale cuyo lugar en el mundo es un misterio y milagro al estilo Sueyro.

Fabre, ¿no les regalaron un ejemplar en el diario? Ja. Ando corto de guita, la puta que lo parió. Igual, siempre ando corto de guita y termino comprandome lo que tengo ganas... después a bancársela, eso sí.
Saludos.

'Como vino la mano' es un gran libro. Yo tengo una reedición de los 80s. ¿La nueva viene con algo más?


Ah, sí, recién leí el post porque no tenía el blog en el google reader (?)

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.