« Home | Madre paga » | Ese tema » | Sábado a la noche en Bogotá 92 » | Techo » | Don Juan de gira » | El típico gusto australiano en rock » | Bolsa » | Fábula del hombre y su piano » | Cómo atravesar el tiempo » | Fucking animals » 

26.10.08 

Cómo eludir el peso del retorno

(Publicado hoy en Página/12)

Desde que el rock (o “música joven”, “contemporánea”, el mote que se quiera encajar en la burocrática línea de puntos) llegó al punto de tener un corpus artístico tal que podía hablarse ya de una historia, el concepto del retorno empezó a cobrar más y más peso, estimulado por ciclos en los que protagonistas de etapas, tiempos o movimientos aparentemente idos, superados, decidían volver sobre sus pasos. El regreso es un concepto poderoso y hasta heroico, como se puede comprobar en el record de Monumentales (y la extendida gira continental) de cierto trío argentino fundamental para el libro gordo de las pampas. El regreso, claro, puede ser también un arma de doble filo, sobre todo por las expectativas que suele despertar en el público y hasta en los mismos músicos, que a veces advierten demasiado tarde que no están a la altura de lo que ese heroico concepto exige. Entre el ¡Qué bueno que volvió! a ¿Para qué volvió? puede haber una distancia mínima.

El regreso de Los Fabulosos Cadillacs, que el próximo 5 de noviembre abrirán en el Foro Sol del DF mexicano una gira de 50 fechas, tiene cierta naturalidad: en los años posteriores a aquella declaración de Sergio Rotman sobre la “guerra de egos”, el grupo recompuso sus vínculos humanos, al punto de rearmarse para el disco ¡Calamaro querido! y de ese modo ir abonando su propio terreno. El retorno sufrió el duro golpe de la muerte de Gerardo “Toto” Rotblat, y resulta obvio que La luz del ritmo esté dedicado “con profundo amor” al percusionista. La luz..., claro, es el disco que asomará en las disquerías este jueves: complemento de estudio a lo que el público porteño pudo apreciar en el caliente show del 1º de julio en el Planetario. Un test drive para comprobar el estado del motor Cadillac.

¿Y entonces? Quizá la sorpresa más agradable de La luz del ritmo sea su levedad, que no debe confundirse con liviandad: para el grupo resultó más fácil asumir el trabajo de meterse en el estudio que para Soda Stereo, pero eso no lo eximía de riesgo. La historia siempre pesa, y no puede desestimarse la cantidad de páginas acumuladas por los Cadillacs en su rica trayectoria. En la cancha se ven los pingos, sí, pero también en el laboratorio. Y el disco con el que LFC vuelven al ruedo exuda una soltura, un desprejuicio y libertad a la hora de elegir qué hacer, que alcanza para extenderles la derecha ya en la instancia de la primera audición. Los viejos zorros pueden enredarse con sus propias mañas, pero no es éste el caso. Es decir: el grupo se podría haber colgado en disquisiciones sobre qué es lo que el afuera espera de ellos –y ociosidades similares–, sobre (otra vez) el peso del retorno. Pero todo indica que Vicentico, Sr. Flavio, Sergio Rotman, Mario Siperman, Fernando Ricciardi y Daniel Lozano resolvieron el asunto de la manera más natural para un músico, cerrando el portón de la sala de ensayo para mirarse las caras, cruzar sus instrumentos, probar la musculatura musical y dejar que surja el pulso.

Por supuesto que LLDR tiene un riesgo calculado, si se observa que sus trece tracks están repartidos en cinco canciones nuevas, dos covers bien elegidos y resueltos (una rotunda versión castellana del clásico de The Clash “Should I stay or I should go” y un ensayo bailable sobre “Wake up and make love with me”, de Ian Dury) y seis reversiones de clásicos, un poco al estilo del exitosísimo Vasos Vacíos de 1993. Así, “Mal bicho” se despoja de las tensiones rítmicas originales para adoptar un relajamiento funky; “Padre nuestro”, también proveniente de Rey azúcar, propone un cumbiazo en toda la regla, con el aporte de Damas Gratis y Pablo Lescano; el reggae de “Muy, muy temprano” está apenas ralentado con respecto a la versión de Yo te avisé!!; sin aportar deformaciones excesivas sobre sus originales, “El genio del dub”, “Los condenaditos” y “Basta de llamarme así” (que liquidaba Vasos Vacíos con una deliciosa versión acústica) cierran el paquete de títulos conocidos.

Es en las composiciones nuevas donde la banda prueba la efectividad del reencuentro, y donde las tres cabezas principales presentan sus motivos para brillar. Si en “La luz del ritmo” Flavio propone una apertura energética y fiestera, muy Cadillac, es en “Nosotros egoístas” donde –asumiendo además la voz principal– abre el juego, una canción ligera y luminosa a pesar de sus frases melancólicas, inequívocamente dedicadas al amigo fallecido. Inmediatamente después es el turno de “Hoy”, la dulce canción que aportó Vicentico a esta nueva etapa y que calza con naturalidad en el cancionero del grupo, como si el tiempo no hubiera pasado. Por su parte, Sergio Rotman le pone el gancho a uno de los puntos más altos del disco: las guitarras surferas y los caños (cortesía de Dancing Mood) de “El fin del amor” caracterizan a apenas dos minutos diez rotundos, vibrantes, que deberían tener destino de hit. Finalmente, “Flores” –también del bajista Cianciarulo– parece ideal para el coro y la arenga en vivo.

Así, entregados a la luz del ritmo como forma de evitar el peso del retorno, los Cadillacs redondean un trabajo si se quiere seminuevo, pero no por ello menos valioso, en el que supieron catalizar la experiencia adquirida por cada uno en los años de diáspora. Suficiente –y más que eso– para afrontar las ceremonias del 12 y 13 de diciembre en River con la sana expectativa de un regreso sostenido por la vitalidad de una banda a la cual aún le quedaban cosas por decir. No es poco.

Etiquetas: ,

Perdón que haga este off topic, pero me parece que esto hay que decirlo:
Primero, estos 2 días me di cuenta de la cantidad de gente que escucha radio 10..
Pero el comentario venía justamente a decir que en todo lugar en donde estuve (en donde se estaba escuchando radio 10), se repetía una y otra vez esa propaganda por la marcha en San Isidro "contra la inseguridad".

No hay con que darle, sabemos quien está detrás de Radio 10 y de Canal 5 y 9, pero... habrá avalado León Gieco que usen su canción "Canción para Luchar" para semejante propaganda fascista?
O por ahí no le saqué la ficha a Gieco todavía...

Brenda, por lo general a los músicos les es difícil controlar estas cosas, salvo que sea en una campaña publicitaria hecha y derecha. recuerdo la calentura de los mismos Cadillacs hace unos años cuando se enteraron de la utilización de "Matador" en actos callejeros de no me acuerdo si de Méndez o Aldo Rico...

Con respecto a la preocupación de Brenda, varias bandas estadounidenses (ente ellas los Foo Fighters) han expresado su disgusto hacia el partido republicano por haber usado sus canciones para la campaña de McCain. Como (creo) que en estos casos no existe venta de royalties, los músicos muchas veces ni se enteran de quién está usando sus temas.

Y el primer single de lo nuevo de los Cadillacs me resultó horrible.

En las marchas de Blumberg del 2004 tambien la presencia de Gieco estuvo sobrevolando el soundtrack de las clases medias y altas fascistoides. Igualmente, hay q ser justos y decir q Leon nunca adhirio a esas marchas. Hubo momentos en q Blumberg tenia un aval popular muy grosso, y bien podria haberse "confundido" (para decirlo de algun modo inocente) el León, y sin embargo... nop, nunca. Las clases medias des-ideologizadas simpatisan con las melodias y letras ideologizadas de León, convencidas q su predica es a-politica. En fín... un desfasaje en la decodificación, imagino.

Volviendo al tema "LFC return", acá en Cba. están regalando entradas con las tapitas de Pepsi, no sé si será en todo el país, pero dá para pensar que no les vá muy bien con las ventas,y sin entrar en el debate multinacionales promocionando si o no, que parece que a las bandas de rock no le afecta tanto la "credibilidad" como a las mal llamadas bandas pop.
Off Topic: me sorprendió verlo a Capusotto haciendo Personal Fest, no me parece mal (ni por eso me vá a gustar menos lo que hace), pero lo hacía mas antiestablishment.
Sus buenos pesos habrá ganado.

Capitán Nemo

Si, yo también me quedé pensando en lo de Capusotto.
La verdad es que no está promocionando celulares ni casas de electrodomésticos, pero hace ruido.

Supongo que de algo hay que vivir.

Entiendo lo que dicen, se ve que eso se les escapa de las manos a los músicos...

Pero si, Karttman, León está en el imaginario popular, siempre luchando contra las "injusticias"; sobre estas, cada grupo social irá teniendo su lectura (o algunos simplemente descansarán con la tranquilidad de saber que otros ya hacen las lecturas por ellos...).

La letra llega a mencionar el "hambre" hacia el final de la canción, pero incluirlo entorpecería su objetivo primordial.

No sabia que Los Cadillacs hacian rock, yo pense que eran cumbieros

Si vamos al caso, tampoco son "cumbieros", nacieron como banda de ska. Pero ya deberías saber que la etiqueta "rock" engloba una infinidad de estilos...

creo que lo mas destacable de esta vuelta es Hugo Lobo.
Hay algo distinto (para mejor) y creo q es gracias a el...

todo el mundo tiene derecho a retornar, pero cuando conocés un poquito(aunque sea de refilon)a alguno de los ritornantes y te imaginás porque vuelven, a mi se me hace dificil creerles y esas entrevistas y esos vestuarios y discos con temas de relleno.
saludos a capitan nemo.
y a ud tambien, don eduardo.

Yo diría que en Latinoamérica (pero no tanto en el mundo anglo) la etiqueta "rock" engloba una infinidad de estilos...desgraciadamente. No lo digo porque "no ser rock" implique que algo sea malo. Pero al pan, pan y al vino, vino: yo también siempre seguiré pensando que los Cadillacs (y la Bersuit, y los Babasónicos "de ahora", y Tipitos y Estelares y MUCHÍSIMOS más) NO son rock.

Y también pienso que el problema de fondo es que acá, efectivamente, faltan buenas bandas de rock. Entonces, al momento de inventariar la escena rock, nos quedamos cortos y empezamos a meter en la bolsa cosas que no tienen nada que ver.

petra ac/dc no es rock...rock es new york dolls para el caso..ac/dc es heavy metal o hard rock...o no? por ahi tenes razon y acdc es rock...pero entonces...que es black flag? y new order? y crass? y antinowhere league? y 13 floor elevators? y los doors tocando when the music is over? eso es rock?...y los negros de guinea pegandole a un tambor? eso es rock? los babasonicos de antes? eso es rock?...SABES QUE NO ES ROCK PETRA???????????????
vos...vos no sos rock...vos sos una muchacha conservadora de derecha que cree que es de izquierda...pero sabes quien SI es rock....pablo lezcano...ESO ES ROCK PETRA......BATSA DE ETIQUETAS ROCK ES UNA FORMA DE SER HERMANAAAAAAAAAAAAAA
AH aguante los fabu que se plantaron en el 85 contra la obediencia debida
firmado

ALMAMATTER

POMELO ES ROCK!!!

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.