« Home | Blacks with soul » | Vuelvan cuando quieran, muchachos » | El gesto de nobleza de Robert Plant » | Don Juan on the road » | De la furia punk a la furia folk » | Cómo eludir el peso del retorno » | Madre paga » | Ese tema » | Sábado a la noche en Bogotá 92 » | Techo » 

11.11.08 

La iglesia Princeton - Plainsboro

(Hacé click. Te come el marote)

(Publicado hoy en Página/12, junto a un reportaje a David Shore)

Hay series a las que se sigue con cierta frecuencia. Hay series que despiertan cierto fanatismo, se comentan con otros acólitos y, un buen día, empiezan a desvanecerse, pierden encanto, pasan al abigarrado estante de lo mucho que se ha consumido en materia televisiva. Hay series que se vuelven religión.

Dr. House es religión.

Lo primero que sorprendía en “Pilot”, el tubo de ensayo que terminó dando pie a cinco temporadas (y se dice que ya hay contrato firmado para llegar a siete) era precisamente su protagonista: el inocentón padre de familia de Stuart Little se convertía en uno de los personajes-mala onda más atractivos de la historia televisiva. House y su bastón esgrimido como estoque (el bastón decorado con llamas, “para que parezca que camino más rápido”), House y sus frases de puro veneno, House y su pasión por las soap operas médicas, House y su moto a toda velocidad, House y su adicción al Vicodin y sus métodos sherlockianos y nada ortodoxos, se convirtieron en el centro de un fanatismo que los seguidores de la serie exhiben –exhibimos– con orgullo. Un fanatismo con una faceta algo incómoda, cuando uno descubre que empieza a dominar aspectos de la medicina que preferiría seguir ignorando. “Nunca es lupus”, dice House, y uno ya sabe a qué se refiere. “El paciente siempre miente”, dispara, y no podemos menos que darle la razón. Tomamos partido por las opiniones de Taub o Kutner o Thirteen (¿cómo no tomar partido por semejante belleza, que abre el quinto episodio de esta temporada con una caliente escena de sexo con otra chica?), como antes por las de Cameron, Foreman o Chase... sabiendo, claro, que al cabo quien se saldrá con la suya, aun con el diagnóstico más delirante, será el hombre del bastón.

Los feligreses del doctor, además, esperan esta quinta temporada con especial expectativa. Es que el final de la cuarta fue un punto de inflexión: la muerte de Amber (la “Puta Manipuladora” de su propio reality para seleccionar al nuevo equipo), novia del Dr. Wilson, instaló un abismo en la relación de los dos médicos, la única amistad real de la que House podía hacer gala. Semejante conflicto teñirá los nuevos episodios, tanto que el que se verá este jueves incluye una escena en la que parece haber un punto de no retorno entre ambos. Más allá de las relaciones humanas, de “Trece” y su Corea de Huntington, de la muerte del padre de House, el duelo de Wilson y el flirteo entre el jefe de diagnóstico y la sugerente decana Lisa Cuddy, el centro de House MD sigue siendo el mismo: ver en funcionamiento a una mente brillante y a la vez amoral, manipuladora, jodida, punto de apoyo de una personalidad magnética, capaz de seducir a una audiencia creciente a base de one liners salpicados de terminología médica.

La iglesia Princeton-Plainsboro vuelve a abrir sus puertas. Gloria a Gregory House.

Etiquetas: ,

House a alguien que está rezando: "¿estás hablando con tu amigo imaginario?". Wilson hablando de que Chase y Cameron empezaron a coger: "bueno, son solteros, es legal en los estados demócratas". Decir esto en una serie vista por millones en los EE.UU. de Bush es directamente un acto de subversión. Hasta creo que anunciaron a Obama, en un capitulo de la primera temporada en que el paciente es un político negro al que House ¡respeta!
Espero el jueves con ganas.

Lo más loco es que en "Role model" (capítulo 17 de la Temporada 1, 2005) el que hacía del senador Wright -que se desplomaba tras dar un discurso re progre- es Joe Morton... que es parecido a Obama!!!

En un diálogo con el senador (que en un momento parece tener hiv), House dice:

"Un día habrá un presidente negro. Un día habrá un presidente gay. Incluso quizá un día haya un presidente negro y gay. Pero no creo que suceda una combinación de un presidente negro, gay y muerto. Tiene que dejar de mentirme."

Lo loco es que terminas aprendiendo un montón sobre síndromes, enfermedades, drogas, etc.
A mi me pasó de conocer hace unos meses a una persona con lupus, y a otra que estaban despejando diagnóstico...fue superinteresante escuchar los procesos de despeje, los exámenes, los padeceres.
Alegría! Vuelve el pizarrón más didáctico de la TV!
Slds, Miriam

al principio mi mujer lo miraba totalmente fanatizada y yo no le daba bola, después me introdujo en esto de ser adicto a una serie... impresionante, House mata!

No, pájaro. House CURA!

Los meses sin House fueron tremendos. Y arrancar la temporada con esa escena dio el pie de que no iba a defraudar.
Religión es una buena definición.
¿Se forma la pareja? No se que habrá pasado en el capítulo de ayer..

cuando le deja el termómetro al otro en en donde ponen los termómetros y se retira. La reflexión "creo que me olvido de algo" en la recepción es grandiosa.

Sí, pero el chiste le sale caro, porque el tipo al que le deja el termómetro rectal es Tritter, el policía que lo termina llevando a juicio y casi le hace perder la licencia...

Alguien vió los extras con las escenas en las que Cuddy y Cameron discuten onda Valley Girls?

Son mas viejas que la mugre pero no dejo de morirme de risa.

http://www.youtube.com/watch?v=kBsOO6J83Ls

Me enganché con House casi por casualidad.Fue en el capítulo "Safe" de la segunda temporada y me voló la cabeza(en sentido figurado).
Tengo las cuatro temporadas en DVD y no me pierdo un capítulo.Si se puede considerar una religión, creo que soy un creyente bastante fiel y como House dijo en algún capítulo que no recuerdo: "-¿Me estás comparando con Dios? Me siento halagado, pero yo nunca hice un árbol-".

Ciertamente...lo único que hay que tener en guardia a la hora de ver House es la "Inteligencia Crítica": todo el mundo miento, incluidos los guionistas de la serie: NO ES VERDAD QUE TODO ES RELATIVO Y QUE LA VERDAD ES LA QUE HACE FELIZ A CADA UNO. Im sorry. Por lo demás es un espectáculo genial

Perdon por meterme pero los episodios de House son todos iguales, parece un programa de discovery kids, el enfermo, la opinion de los medicos, house en contra y la resolucion alla S. Holmes. La verdad es que me aburrio a los diez capitulos

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.