« Home | La belleza de las vacaciones » | El ejercicio de la democracia » | Obviedad » | Ultimos días » | Imborrable » | La obra de dos almas gemelas » | ¿En vivo? » | Aniversario » | El silencio convertido en carnaval » | Ninguna bala parará este tren » 

18.1.09 

Algunas cosas de estos dìas

  • La muerte del Bocha. Me enteré tarde y mal, ya en la noche de ese malhadado lunes: mi suegro, de militancia rockera igual a cero, me llamó para contarme que "se murió uno que tocaba en Sumo pero ahora estaba con otra cosa", y disparó todas las alarmas. Estábamos arrancando un asado con mi amigo Javier Rombouts: esa noche brindamos -mucho- a la salud de Sokol.
  • Y hablando de brasas: en la casa que ocupaba mi colega y amigo de años nos clavamos unos asados inolvidables: carne vacuna, de cerdo, pescado, pizza... llegamos a considerar la posibilidad de hacer hasta el helado a la parrilla.
  • Los alquileres de la costa. En un diario regional leí un aviso que anunciaba un derpa de "dos ambientes (casi tres)", con capacidad para ¡seis! personas. Quizá era para seis personas apiladas, aunque el único target que se bancaría semejante amuchamiento estaba específicamente vedado: "Adolescentes abstenerse", cerraba el anuncio.
  • El nuevo pelotero. Leí en el de Clarín una nota que hablaba simpáticamente del salón del Casino de Palermo para jóvenes entre 18 y 25. Genial. Andábamos necesitando una nueva generación de ludópatas capaces de patinarse hasta los pantalones en las maquinitas.
  • Urgencia sin descanso. ¿Por qué la gente, aun en vacaciones, sigue apurada? Junto a mis hijos y esposa, estuvimos a punto de ser arrollados un par de veces por automovilistas apuradísimos por llegar vaya uno a saber dónde. Cuando le pregunté a uno qué le costaba frenar en vez de aminorar la velocidad a escaso metro y medio de la senda peatonal, me gritó por la ventanilla: "¡¡Agradecé que te dejo pasar!!".
  • Delicias de la costa. Los últimos días, la temperatura del Atlántico me hizo doler los pies. No estoy exagerando: dolía.
  • Televisión, casi nada. Música, poca. Apenas un mix de Tom Morello, Supergrass, Byrne/Eno y REM en el regreso. Para no perder la costumbre, los balnearios siguen haciendo uso de las variantes Mezcladito de rock argentino alla Mega / Cumbia horrible / Reggaetón inmundo.
  • Volver. No es grave. Acá se está más tranqui, y no existe la obligación de ir a la playa.

Etiquetas: , ,

"Volver. No es grave. Acá se está más tranqui, y no existe la obligación de ir a la playa."

Totalmente!

Recién llego de una semanita en la cordillera profunda (¿pueden las montañas ser profundas?; bueno, en todo caso, los lagos sí) y, en mi primer día con electricidad, me acabo de enterar de lo de Sokol.
Un bajón.
Me hubiera quedado en Moquehue...

Salute, Bocha. Hoy en casa se brinda por vos.

Yo también hice un tributo a Sokol, como corresponde: bebiendo con música no tan de fondo. Acá te lo dejo: http://segundoce.blogspot.com/2009/01/tributo.html

Saludos!

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.