« Home | ¿Qué necesidad? » | Radiohead, Gieco y la maldición del SMS » | Un grupo a la luz de las canciones » | En el punto exacto de la madurez » | Todo en su lugar » | Radiohead, esa figurita que faltaba » | Policarbonato » | Reina en harapos » | Dinosaurios » | Argumentos » 

31.3.09 

El hombre del preámbulo

En 1983 aún me faltaban dos años para votar, pero estuve en el cierre de campaña de la UCR en la 9 de julio: en mi familia eran más radicales que peronistas, y los muchachos del PJ de entonces -Herminio Iglesias, el Loro Miguel, el mismo Italo Luder- metían miedo. Síntoma de época, ganas de recuperar la calle, los dos cierres llevaron una cantidad de gente que ya nunca más volvió a movilizarse en semejante número por un partido político. Raúl Alfonsín cerraba todos sus actos (sus Alfonsinazos, gran título) con una jugada de marketing político brillante, recitar el préambulo de la Constitución argentina -ese librito tan pisoteado por los milicos- y trenzar las manos en un gesto que buscaba competirle la iconografia a los dedos peronistas en V: en esa 9 de julio que aún hoy impresiona, la gente se ilusionaba con el "que vamos a ser gobierno de la mano de Alfonsín" y todavía ni soñaba con la mano que iba a dar Herminio al quemar el cajón con los colores radicales. Difícil olvidar la efervescencia de ese octubre. Difícil olvidar, también, la bronca al irse de esa Plaza de Mayo del "Felices Pascuas, la casa está en orden". Con la gloria y con las agachadas, el Juicio a las Juntas y las concesiones a los carapintadas, el aire de libertad en la calle y la hiperinflación galopante de 1989, la muerte de Alfonso cierra un cacho grande de historia argentina. Y de historia personal también.

Etiquetas:

eduardo: hoy prefiero recordarlo por las muchas cosas buenas que hizo.

Sí, claro: puestos a considerar la balanza, el tipo piloteó un gobierno con los milicos todavía fuertes, resentidos, intentando ocultar sus crímenes y aún conspirando. Puso el primer y firme ladrillo de algo que por suerte seguimos disfrutando, quebró ese vaivén elecciones-golpe-elecciones-golpe...

Va mi recuerdo también.

En diciembre de 1983 tenía 7 años. Todavía recuerdo a mi viejo llorando de alegría por la victoria de Raúl Ricardo frente a impresentables como Luder o Herminio. Recuerdo su emoción, a pesar de estar 20 horas sentado en una escuela siendo presidente de mesa. A pesar de la Obediencia Debida, del Punto Final, de Mary Sánchez y Ubaldini y de la hiper, el tipo se la jugó. Tuvo las pelotas que otros no tuvieron (ni llegarán a tener). Loco, le hizo un juicio a los milicos. Y fue el primero. Es, en mi humilde consideración, el último gran "estadista" argentino. Sólo falta ver quienes lo sucedieron para darse cuenta de lo que estoy hablando.

Recordalo a partir de lo que me ha tocado estudiar, o leer en algun que otro momento..

Le toco pilotear un tiempo pos golpe(s), con una vida economica inestable y una politica inexistente..

Recordemoslo por lo bueno, por enfrentar a semejante maquina militar que todavia se movia y el supo frenar..

RECUERDO LA ESPERANZA QUE SIGNIFICO ALFONSIN,A PESAR DE NO HABERLO VOTADO CON EL JUICIO PARECIA QUE ENTRABAMOS EN OTRA ETAPA,SEMANA SANTA,OBEDIENCIA DEBIDA,BASTARON PARA TERMINAR CON ESA ESPERANZA,Y EN ESO NO SE LA JUGO MAS BIEN CLAUDICO,DE TODAS MANERAS HA SIDO UN GRAN POLITICO, CON LO QUE ELLO IMPLICA ,PACTO DE OLIVOS INCLUIDO,TUVE LA OPORTUNIDAD DE CONOCERLO PERSOALMENTE EN UNA OCASION Y A PESAR DE CONOCERME ME YTRATO DE UNA MANERA MUY AMABLE ,UN TIPO MUY CAMPECHANO,MAS ALLA DE ACIERTOS Y ERRORES UN BUEN TIPO LO QUE ES MUCHO DECIR PARA UN POLITICO DE HOY

Un hombre de bien, con las mejores intenciones, que quiso lo mejor para el pueblo Argentino, con sus errores y aciertos.
Dios lo tenga en la gloria.

Me permito no coincidir con gran parte de lo que se dijo y escribió en los últimos días.
¿Por qué habría que recordarlo por sus cosas buenas? ¿Las malas no fueron de él? ¿La hiperinflación, la obediencia debida y el pacto de Olivos no tuvieron consecuencias graves para el país?
Noto en la generación que anda cerca de los 40 años cierta idealización de su figura que no comparto.

Coincido con el comentario anterior, no hay que recordarlo por sus aciertos, sino tambien por sus errores. La muerte no deberia hacer mejor a las personas

Adhiero al comentario de arriba. Si bien tuvo sus significativas cosas buenas , tambien hay que recordar los desaciertos y algunos hechos detestables de su figura , como el Pacto de Olivos.

Si se hubiese muerto en 1990 , 1991no hubiese pasado NADA de lo que paso estos dias. Es la idealizacion que trae la muerte y que hayan pasado los años. Hay que acordarse de todo. La gente que perdio todo por el desagio y la hiper ¿tambien fue a llorarlo?

Otra cosa: en estos dias nadie recuerda el odio que le tenia la Sociedad Rural a Alfonsin.
Resulta de mal gusto ver a los dirigentes de la UCR rasgandose las vestiduras hablando de Alfonsin al mismo tiempo que son agentes de las patronales rurales.

La misma Sociedad Rural que aplaudio de pie a Ongania cuando este desfilo por el predio de Palermo en carroza , fue la misma que silbo y puteo a Alfonsin en aquel acto de 1987-88 , por lo que ver a Sanz y Morales llorar por Alfonsin habla de la clase politica que tenemos.

Cuando la guadaña lo toque a Menem ¿va a pasar lo mismo? ¿la gente se olvida de todo en este pais?

Repito para que no se me malinterprete: rescato su fundamental aporte para la democracia que hoy disfrutamos , el juico a las Juntas y demas , pero hay que acordarse de todo.

Muchos de la generacion que hoy ronda los 40
necesita proceres impolutos parece: Blumberg , los dirigentes del campo , ahora Alfonsin , mañana Menem?

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.