« Home | Mosquitos mutantes » | Inseguridad vial » | El asesino era el mayordomo » | Click » | El goma » | El libro gordo del príncipe » | Hablando del videograph... » | El curioso arte del videograph » | Cuarteles de invierno » | Los miserables » 

15.5.09 

La ola


Para alguien que siempre puso a Julio Cortázar en el top algo de los mejores artesanos del lenguaje, la aparicion de Papeles Inesperados no pudo ser menos que una fiesta. Y el tipo no me defraudó: 25 años después de su muerte, sigue escribiendo como los dioses, sorprendiendo con historias nuevas de Lucas (y su descacharrante poema Historia del pequeño analfabeto) y apreciaciones sobre los cronopios, y un texto de 1939 sobre la misión delos maestros que estaría bueno distribuir en las escuelas de hoy. Como dijo su editor Carles Alvarez Garriga, quizá Rayuela no envejeció muy bien y Oliveira resulta hoy insoportable, pero leer una mínima frase de Julio, su "Monólogo del peatón" o "De una infancia medrosa", producen en quien sabe paladear un párrafo bien escrito un placer análogo al de un buen guiso de lentejas.

En el medio de todo eso aparece "Un cronopio en México", publicado por El Sol de ese país en junio de 1975. Entre muchas otras cosas, Cortázar habla allí del hotel Camino Real y su "ola enjaulada" que se repite una y otra vez en una piscina en el frente del lugar. A lo largo de tres o cuatro párrafos, el escritor larga una serie de apreciaciones filosóficas, poéticas, cronópicas, sobre esa "ola de veras y cristalina y espumosa" que "se levanta en su prisión circular como una pantera verde y se estrella en sí misma antes de renacer, fénix de agua, microcosmos del mar".

En 1993, Eduardo de la Puente y yo nos alojamos en el Camino Real. Quizá por la mala influencia de estar cubriendo un par de shows de Maná, nos paramos frente a la ola, nos miramos y lo único que nos salió fue decir: "Qué loco, ¿no?".

Etiquetas: ,

Disfrutar de un párrafo con alto vuelo literario también puede equivaler al mismo goce que nos produce escuchar las mas hermosa música, que es la que nos gusta, hablando subjetivamente, es que yo pregunto Eduardo, dentro del arte, existe la objetivad?.
Por último algo que no tiene que ver con tu entrada, son frases que se me ocurren: "No pueden luchar contra la piratería, luchen contra su propia ambición y bajen los precios de los cds".
saludos

Voy YA a la librería.

Con De la Puente cubriendo a Maná??,supongo q estarian en el boom de su carrera

En realidad era al revés: ya eran muy conocidos en México y querían instalarlos en el resto de Latinoamérica. Acababan de sacar "¿Dónde jugarán los niños?" y nos invitaron a shows en el DF y Guadalajara. Ninguno de los dos estaba ni cerca de gustar de semejante engendro, pero el fenómeno era apreciable, los tipos resultaron tener la mejor onda... y demostramos tener más aguante para el tequila que un par de mexicanos. Un viaje inolvidable, que al fin y al cabo me impide odiar a Maná. De ahí a querer escucharlos, claro, hay un abismo.

Por algo similar (y en esos mismos términos) me caen bien Juanes y los Molotov.

Y hablando de la ola, y también a cuento de la muerte de Antonio Vega, este post me recordó a su "Anatomía de una ola".

"Línea fronteriza entre dos escenas
Dos formas de vida, la propia y la ajena
Una misma ola rompe en dos orillas: la alumbrada por sí sola, la alumbrada por bombillas."

Glorioso.

Chau, Antonio.

Hace rato que ya no leo a Cortázar. Lo viví como una etapa literaria muy bonita de mis primeros veintes, pero ahora ya no me atrae tanto. De todas formas, me atrevo a decir que prefiero mil veces al Cortázar cuentista que al novelista. Qué quieren que les diga, a mi "Rayuela" no me gustó tanto... pero "Todos los fuegos el fuego" supo volarme la cabeza en su momento.

¡Y aguante Molotov! Aunque todo el mundo me mire raro cuando digo que me gustan.

Petra, no permitas que te miren raro: Molotov es una gran banda.

Buen edificio el de la foto.
¿Que es?. Barragán?, Legorreta?.
Saludos.

El edificio es, precisamente, la entrada del Hotel Camino Real, en Polanco, México DF.

Muy buen homenaje, al igual que Petra ya no lo leo como antes, le siento cierto gusto a mufa, cosa que Saer o Manauta aún no tienen. Pero convengamos que Cortazar fué el mejor.

Saludos

Muchas gracias por el dato. Ya lo busqué y es de Legorreta año 1968.
Saludos

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.