« Home | La verdad del mito » | Adiós, preciosa » | Pronóstico reservado » | Volar con Pixar » | El arte, esa máquina del tiempo » | Más alto que el avión » | De la calle a todo el planeta » | El parto del elefante » | Final con bastón » | Entregar la vida a la canción » 

26.6.09 

Encuentro en casa Rosada

(Publicado acá, junto a este perfil de Roque Casciero y esta opinión de Fernando D'Addario)

Sucedió el 7 de octubre de 1993: la Casa Rosada ha dado testimonio de infinidad de curiosidades, rarezas y francas deformidades, pero esa tarde fue escenario de una de las más llamativas. Michael Jackson estaba en la Argentina, en el marco de una gira –el Dangerous Tour– que no se había cancelado de milagro. Es que ese mismo año se había conocido la denuncia de los padres de Jordan Chandler, quienes sostenían que el cantante había abusado sexualmente del niño de 9 años en una visita al rancho Neverland. El proceso duró años, y esa y otras denuncias serían desestimadas tras un acuerdo extrajudicial, pero en esos días en que se anunciaba el desembarco de Jackson en el estadio de River el tema literalmente ardía. Como hoy mismo, el nombre del autoproclamado Rey del Pop aparecía en titulares de todo el mundo, gracias a nuevas declaraciones de niños o a las postergaciones que sufrieron varios shows de ese recorrido mundial.

Pero Jackson llegó, provocando el consabido revuelo en una Argentina que ya era plaza fértil para espectáculos musicales de todo estilo, pero recién empezaba a sumar a los pesos pesado en su cartelera. El día anterior al inicio de su serie de tres shows, la Casa de Gobierno anunció a la prensa que Michael se entrevistaría con el presidente Carlos Menem, y cursó invitaciones para asistir a ese encuentro de dos potencias. Esa tarde, sin embargo, los periodistas fueron confinados al Patio de las Palmeras, desde donde pudieron ver a la comitiva del astro pop a través de una puerta acristalada. Por allí pasó el cantante, con un traje adornado con charreteras, gafas oscuras, sombrero y una comitiva de niños y guardaespaldas; la entrevista con Menem y su hija Zulemita duró escasos cuatro minutos, intercambiaron regalos, el grupo volvió a pasar frente a los cristales y allí terminó todo. Más de un periodista presente recordó el rumor de que Jackson disponía de un pelotón de dobles para despistar a los paparazzi, lo que abría algunas dudas sobre la veracidad de la visita a la Rosada. La foto oficial no ofrecía dudas al respecto.

Por esa extraña tarde en la Rosada, para este cronista resultó tan violento el contraste frente a lo visto en River. Jackson sí tenía dos identidades, lo que quedó patente cuando, el 8, 10 y 12 de octubre tomó el escenario del Monumental. En la vida civil Jackson parecía un extraterrestre frágil y hasta desagradable, pero en escena se transformaba en aquello que le dio la fama que convierte a esta noticia en el centro de todas las miradas. En materia técnica, aquel Dangerous Tour era lo mejor que podía conseguirse a comienzos de los ’90, con dos pantallas gigantes de cristal líquido que dejaron a todos de boca abierta y un sonido cercano a la perfección. Pero en el centro del asunto estaba ese frágil muchacho que viró del negro al blanco a la vista de todos, rompió varios records y hasta hizo que Domingo Di Núbila posara de experto en música pop. A la hora de los bifes, Jackson era un artista con todas las letras. Aquellos conciertos en River Plate exigieron el respeto hasta de quienes consideran al pop una mera musiquita plástica: bailarín eximio, experto en el manejo de multitudes, veterano de tantos años en el show business, en su salsa el tipo era sólido y confiado como una roca, estaba a años luz de ese extraño flaquito atisbado en la casona de Plaza de Mayo.

Sus últimos años fueron de decadencia, de profundización de la imagen más deforme, Peter Pan enfrentado al exilio del País de Nunca Jamás. El capricho del chiste fácil hace pensar que, en rigor, desde ese 1993 para acá Jackson vino barranca abajo, cada vez peor, cada disco menos relevante, endeudado, perseguido, ninguneado, como si le hubiera caído una maldición, una mufa insalvable. Quizá le hubiera convenido mandar un doble.

Etiquetas: , ,

off the wall, discazo.

Brillante!!!!!!!!! No puedo parar de reirme!!!!!!

Ufff, tres personajes causándome náuseas en una foto. Zule, Carlos y Michael.
Respeto el pop, no me gusta mucho pero amo a Madonna. Ahora... nada me puede sacar las ganas de vomitar que me genera Jackson.

Voy al baño

Saludos desde Mundo Aquilante.
p.d: Me encantó el blog

Lo único que puedo decir, es que ahora nadie más va a poder proponer que el pop tiene rey, ya que sólo queda un Príncipe.

Fijate vos, Eduardo, que yo también estaba de vacaciones cuando escuché la noticia de la muerte de Jackson. Lo primero pero lo *primero* que pensé fue en Domingo Di Nubila, como que ahora podrían rearmar aquel "Bailando con Michael Jackson" en el Davy Jone's Locker.

Siempre defendí la maestría profesional de MJ, y siempre recalqué ese abismo enorme entre el extraterrestre de la entrevista en Casa Rosada y ese avatar del baile y el show business que descendía en cada concierto sobre el escenario.

En fin, la gente se muere.

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.