« Home | Cinco letras y un funeral » | Moreno 970 » | Pregunta boba » | Pandemia » | 360 » | Un ¿chiste? » | GriPRO A » | Este lunes » | La fiambrería » | Encuentro en casa Rosada » 

14.7.09 

Maldito futuro

El amigo y colega Mariano Blejman estuvo de viaje laboral en New York. Ayer, al regresar a la redacción, no solo volvió con el clásico Toblerone para la muchachada, sino que también me extendió una tarjetita estilo Monedero o Playland: "Tomá, el disco del LAMC", me dijo. A esa tarjetita con código para hacer un download en iTunes agregó el dato de que se volvió loco para encontrar en Manhattan disquerías en las que meterse a investigar, revolver, buscar gemas, charlar con el chabón detrás del mostrador. Otra raza en extinción.

Repito lo que ya he dicho un par de veces: sonará a discurso de viejo calandraca, pero no me gusta el rumbo que toman las cosas. Y la tarjetita será muy moderna y muy práctica, pero no me puedo resignar a descartar para siempre el rito de relacionarse con un disco.

Etiquetas: ,

Es cierto, se extraña entrar a una disquería y que las versiones locales de John Cusack, Jack Black y el peladito te deliren por el simple hecho de hacer una pregunta poco feliz.

Digo: cuando uno llega a un negocio y es el potencial cliente el que debe explicar detalles del producto al vendedor, es que algo está demasiado torcido.

"cuando uno llega a un negocio y es el potencial cliente el que debe explicar detalles del producto al vendedor, es que algo está demasiado torcido"
No se por que siempre me pasa eso en:
Musimundo
Garbarino
Fravega
Compumundo
Blockbuster
y, lo que es pero,
Farmacity!!!

"No, flaco, no me des de esas pastillas que producen incontinencia"...

"Dame algo para el dolor de panza... Alplax o algo así."

Estoy de acuerdo en dos cosas:

1) En que me gusta seguir comprando discos y seguir relacionándome así con ellos.

2) Es un discurso de viejo calandraca.

Hay una cosa que me parece la más grave de este cambio de formatos (más importante que la pérdida del arte de tapa, incluso): el hecho de NO PODER SABER QUIÉN CARAJOS COMPUSO QUÉ TEMA.

¿Acaso nos va a alcanzar con mirar un monitor o una pantallita de mp3? ¿nunca más estar mirando fijamente la tapa, o las letras, datos, la dirección del fan club etc etc? cuando uno "conoce" un disco, que va a mirar?

Creo que peor que no saber quién compuso un tema es no saber quiénes lo tocan...

"¡Qué buen solo de viola! ¿Quién será? Tendré que quedarme con la intriga y fijarme mañana cuando vaya al ciber."

El mp3 está re bueno para conocer cosas antes de comprarlas pero, fuera de eso, es una mierda.

¡Y qué feo se escucha! Devuélvanle los graves a la música, pordió...

Siempre que se trata este tema me siento extraña. O me da un poco de vergüenzita. Simplemente porque... emmm... bueno... honestamente... medio que no me importa que los CDs se extingan.

Ya está. Lo dije.

me dan ganas de llorar!! ¿somos tan pocos los viejos calandracas que a nadie le importa si quiro seguir comprando discos?

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.