« Home | Anticipación » | Los preparativos » | Picaduras de mosquito » | Beatlismo » | 56 meses » | Cuadro de honor » | A misa » | Nueva Saturnia » | Estado de situación » | Chiste de tapa » 

9.9.09 

Catorce razones

(Publicada hoy en Página/12, como parte de la producción ReBeatles)

La pregunta es tan inevitable como ociosa: ¿por qué habría que volver a escuchar a The Beatles hoy? ¿Es que no ha pasado nada en el mundo de la música para que melómanos de todo el mundo tengan este 9/9/9 (“la bestia dada vuelta”, como definió un blogger amigo) marcado en rojo en el calendario?

Sí, pasaron muchas cosas. Siguen pasando. Y ninguna es comparable con The Beatles.

La reedición de los catorce discos es un signo de los tiempos, pero también va a contramano de ellos. Por un lado, significa una formidable fuente de ingresos para EMI, que viene sufriendo las consecuencias de un mercado convulsionado. Pero a la vez es un rescate del disco-objeto, de la perfección sonora: en el ocaso del CD, en el imperio del archivo comprimido y el mezcladito de canciones virtuales, The Beatles reaparecen con un packaging cuidado y un sonido sorprendente, que resignifica su obra. Es, además, una puesta al día: las primeras ediciones en CD, con librillos pobretones y realizadas con la tecnología de 1987, hoy parecen apolilladas. Los primeros cuatro discos nunca habían sido editados en estéreo. Esta serie intenta rescatar la nobleza de lo analógico, de esos matices que deslumbran cuando uno se calza los auriculares.

Es claro que no necesitamos escuchar Revolver o Sgt. Pepper versión 2009 para convencernos, así como tampoco convenceremos a esos bichos raros que opinan que el cuarteto de Liverpool no vale dos guitas. Pero lo fundamental es la excusa, tener un gran justificativo para volver al rito del sillón, los auriculares y un arte decente en la mano. Escuchar y volver a sorprenderse: sí, conocemos las canciones de pe a pa, su escucha nos lleva a viejos rincones de la propia biografía, podemos identificar quién toca cada cosa, pero nunca podremos agotarnos. Podemos cansarnos de Oasis (por dar un ejemplo). No hay manera de cansarse de The Beatles.

Entonces, la pregunta vuelve: ¿por qué habría que volver a escuchar a The Beatles hoy? Hay catorce razones.

Etiquetas: , ,

Bueno, la cagada es que hay 1700 razones (en Musimundo) para dudar de hacerlo...

Y las mezclas mono 2400... y cada disco 60, y teniendo en cuenta el precio de los discos y la presentación que tienen estos, termina no asombrándote. Bah, sí. 60 pesos un disco es una locura.

Definitivamente conviene comprarla en una cueva de importados. Están locos en EMI!Ni en pedo pago los precios argentinos!
Hace unos segundos me pasaron los de importación, son bastante mas interesantes que los que ofrece Musimundo.
Saludos desde Resistencia

¿Es una locura? qué se yo. El kilo de helado está 30 mangos ¿de qué parámetros hablamos? ¿de algo que es gratis cuando lo bajás? ahí sí.

Siempre y cuando la presentación esté buena me parece que en este caso no es algo "caro", sí muchos no los compraremos (al menos por ahora) pero bueno, el comercio no es algo que intente ser democrático, y nunca lo fué.

Eduardo, gracias por la mención del 999, es un día Beatle más allá que yo no vaya a aportar divisas a EMI. Las verdaderas razones son 14 como bien enumerás, el Rock Band y todo el marketing alrededor no me seducen, me estoy volviendo un viejo purista.

Me gustó la nota de Bergallo, quizá porque consuela un poco mi pobreza con eso de que "no hacía falta"...

Y sí, es muuuy caro.

En poco tiempo mas cumplo años, calculo que puedo hacerme 3 0 4 de arriba, comprar otro, el resto,mmmhhh creo que salgo de caño esta noche

Dash

Y bueno che, esta puede ser la útima levantada en pala para EMI. Beatles For Sale!

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.