« Home | La antena no se mancha » | Faaaaaaso » | Búsquedas » | Las bandas eternas » | El regreso del músico » | La marca de la gorra » | Mamarla » | Rock and roll del país » | El síndrome del Beto Acosta » | » 

10.11.09 

Suban el volumen

(Publicada hoy en Página/12)

Silencio dijo el cura, silencio dijo el juez /
Silencio entonces, idiota!

(Los Fabulosos Cadillacs, 1985)

Lo sucedido este fin de semana en el festival Pepsi Music plantea una batalla que el rock no puede dejar de dar. A pesar de ser desestimada por el juez de turno, la denuncia de una señora que vive a varias cuadras del Club Ciudad provocó que los inspectores del gobierno obligaran a la productora Popart a bajar aún más el volumen, hasta un nivel en el que los cánticos del público resultaron más poderosos que lo que salía del Public Address. El hecho podría calificarse como curioso, pero la palabra que más le cabe es peligroso: la decisión de trasladar los grandes festivales a varias cuadras de Avenida del Libertador fue un gesto de buscar la convivencia, de permitir la expresión artística, afectando lo menos posible a los vecinos. Pero ni el buen vecino ni la administración Macri parecen dispuestos a otra cosa que a bajarle el sonido al rock, ponerle mute, acorralarlo un poco más. La histeria post-Cromañón llevó a clausuras generalizadas que redujeron sensiblemente los medianos y pequeños lugares de trabajo de los músicos. Ahora van también por los grandes.

Mauricio Macri, tan amante de las patéticas imitaciones de Freddie Mercury en sus fiestas, tan preocupado en el foro nacional por la libertad de expresión, no tiene ningún empacho en atropellar en su feudo la libertad, el derecho, el volumen de expresión de los artistas de rock. El género siempre fue molesto para la sociedad más occidental y cristiana: esta preocupación por el volumen es una efectiva manera de recortarle las alas, reducir su poder de convocatoria (¿quién no pensaría dos veces pagar una entrada sabiendo que va a encontrar un sonido insatisfactorio?), obligar al susurro su capacidad de gritar inconveniencias. Esta administración posó de cool poniéndole el brazalete Say No More al Obelisco, pero sus acciones están mucho más cerca del anillo milico de “El silencio es salud”. Quizá necesita ese silencio para poder escuchar mejor las pinchaduras de teléfonos.

El domingo por la noche, en la carpa de prensa del Club Ciudad, Roberto Costa apuntaba su frustración por encontrarse en la posición de que el público se sintiera estafado, y echaba justificados rayos y centellas contra los funcionarios y su arbitrario poder de clausura. El productor debería andarse con más tiento: podría pasar por allí algún inspector quisquilloso que interprete eso como uso indebido de pirotecnia y le cierre el boliche.

Los fachos de siempre quieren imponer el silencio. Es hora de pegar un par de gritos.

Etiquetas: , ,

Eduardo: Muy interesante la nota. Evidentemente, García era un avanzado cuando hacía recitales para escuchar en receptores de FM. Supongo que ahora además de dudosos serán silenciosos estos Aires que nos tocan.
¿Podrías revisar la URL de la misma? Ya que lleva a la página de error de P/12.

Eduardo, no seamos ingenuos al pensar que Pop Art es victima. En todo caso, la inexplicable actuación del gobierno citadino solo ayudó a transformar en grotesco lo que ya era impresentable, es decir, el festival pepsi music de este año que hizo agua por todos lados. Tenés idea porque los headliners del terra no bajaron a b.a.? leí algo de "exclusividad" pero no entendí bien.

vi a gogol bordello con un sonido tan bajo que daba vergüenza.

Claudio, no estoy diciendo que en Popart sean carmelitas descalzos. Pero en este caso sí son víctimas de un abuso de poder. Si querés podemos decir que les jode no por lo ideológico sino porque les recorta el negocio. Cada cual tendrá sus razones, pero lo que es cierto es que si nos quedamos calladitos porque Popart no nos cae simpática Macri nos sigue cogiendo. Y entre Macri y Costa tengo muy claro cuál es mi lado.

Tomás, ya arreglé el link, de paso podés ver la nota de Luis Paz del Pepsi y la de Roque Casciero del Festival Planeta Terra en San Pablo.

no entiendo este berrinche rockero. La ciudad tiene muchos lugares donde ofrecer un recital sin molestar a los vecinos. El derecho de los músicos a tocar al volumen que se les cante es prioritario respecto del derecho de los vecinos a no escucharlos? Y no estamos hablando de alguien que se mudó al lado de una cancha de fútbol, sino alguien que vive enfrente de un club de deportes que jamás pensó que tendría que soportar los gritos de los ratones paranoicos. Me parece que la insistencia del productor por realizar el show en ese lugar es la que finalmente le baja el volumen a Mollo. Si se hubiera trasladado a otro lugar más apropiado nadie se hubiera sentido tocado. Pero claro, es una cuestión de negocios en la que página 12 no quiere meterse porque es más fácil pegarle a Macri que a Costa. Una vez más, hacer respetar la ley en este país es represivo para Pág12, y los progres que no han madurado.

No, Alex, la ciudad no tiene "muchos lugares apropiados". Tiene cada vez menos. El festival se hace ahí precisamente porque es un lugar en el que la vivienda más cercana está a 700 metros. Vos donde preferirías que se hiciera, en el medio del río? La señora que hizo la denuncia vive a 30 cuadras del lugar, lo que le molesta no es el ruido sino que haya pendejos molestos caminando por su barrio.

Y, con todo respeto, no digas pelotudeces: hace un tiempo, cuando hubo un acuchillado en el Personal Fest (también producido por Costa), el único medio que contó lo que pasó fue Página/12. A Macri es fácil pegarle porque es un facho, un inútil y un ladrón, y lo demuestra en cada acción que lleva a cabo.

Tenés razon en lo planteas Eduardo (aunque entre Macri y Costa no me quedo realmente con ninguno de los 2. Se que Costa es socio de Telerman pero tendrá algo que ver eso? Con plata no lo solucionaron? son dudas que me gustaría dilucidar. No entiendo cómo nadie escribió un libro todavía.) Por otro lado insisto con la pregunta que te hice: porqué los headliners del terra no bajaron y aprovecho y te hago otra más: sabés que fue da la vida de DG?

Lo de los 95 decibeles, una muestra más de lo "civilizados" que debemos ser para estos momentos.
Que cagada que no bajaron Iggy & The Stooges aunque no estén afiladitos.

Supongo que los del Terra no bajaron por un tema de $$, aunque dejame corrorborarlo con Roque que estuvo allá. Y DG vive mucho más tranquilo dedicado exclusivamente a producir teatro, donde le va muy bien.

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.