« Home | El problema de intentar definir la belleza » | Gracias, Flaco » | El trío que detuvo el tiempo » | Fuego sagrado » | For those about to rock » | ¿En qué quedamos? » | El delicado sonido del trueno » | Una carta de Billy Bond » | Bulañón » | La cocina de REM » 

6.12.09 

Dios de adolescencia

El espíritu necesita una suerte de coda personal al trabajo profesional, del cual dimos cuenta con Roque Casciero y Cristian Vitale en el Página de hoy. Cosas que quedan ardiendo bien adentro: sigo a Spinetta en vivo desde 1981, todavía recuerdo el impacto de chocar con "Que ves el cielo" en Música Total, y la ceremonia en Vélez significó también la enorme satisfacción personal de confirmar que una simple elección de gusto artístico hizo mejor mi vida. Lloré con "Ella también", porque no se puede lograr tanta belleza con una guitarra y un piano, pero también porque cerré los ojos y volví a estar en la habitación de mi amigo Mauro, con mi amigo Diego, en una madrugada cualquiera de 1982, tres pendejos que guardaban a Black Sabbath y dejaban que el mundo girara al compás de Kamikaze. Seguí llorando con "Umbral", porque de pronto no era diciembre de 2009 en Liniers sino invierno de 1981 en Pinar de Rocha. No ves que ya no somos chiquitos, preguntó, como en ese extraño mayo '84 en el Luna, y la frase arrastró todos los significados. Las lágrimas volvieron a asomar, felices, en otros momentos-máquina del tiempo de la noche. La adrenalina recobró el tono adolescente con esas canciones de Invisible y de Pescado escuchadas cientos y cientos de veces, y vueltas a representar con la misma convicción. Cerraron mil círculos: mi historia personal, tenga el brillo que tenga, discurre con muchas clases de soundtrack, pero el de Spinetta fijó una manera de entender el arte, una posibilidad de estremecerse con eso que flota en el aire, que sobrevuela todo lo demás. Es una vara de medida.

Luis, auténtico barrilete cósmico, tengo todo el resto de la vida para seguir agradeciéndote.

Etiquetas:

Hermoso

Lo peor del recital: la vuelta a casa. Creo que duró más que el show.

Abrazo

Mati

Somos dos, amigo.

Spinetta y AC/DC en un fin de semana es demasiado, van a tener que venir Bowie y Paul para ver si se puede superar la emoción que sentí el viernes y ayer (encima ganó Racing).

LAS, con sus más y sus menos, está a la altura de quien sea que se haya colgado una guitarra en los últimos 50 años de música, y la del viernes fue una muestra de ello y de su arte hermoso. Nunca vi un tipo tan contento sobre el escenario, ni tanto tiempo!

De AC/DC, qué decir... Angus es una cosa increíble, y eso que ya lo habíamos visto millones de veces y sabíamos lo que era, pero sorprende igual: se come la cancha. Johnson es un grande también, aunque poco se lo destaque es el compañero ideal para él. Increíble la potencia en los estribillos y como se suenan todo esos coros y la base terrible!
Impecable todo, ahora sí cumplí el sueño.

Decime Fabregat, qué mierda hago ahora para ir con entusiasmo a un recital?!



damos gracias:
por querer
por estar
por el bien que gozamos

Creo que, incluso a quienes sólo lo alcanzamos a ver en vivo como solista o con los Socios del Desierto (y ya eso nos partía la cabeza), lo del viernes fue mágico y, por qué no, también trascendental.

En parte, es lo que la columna de Roque decía: uno apenas soñaba con ver a Pescado sobre un escenario. Y ahí, de un saque, tuve a Pescado, a Invisible y a Almendra. Sin contar todo lo demás, que ya de por sí sólo bien hubiese valido la entrada.

Cada quien, según su historia personal, lagrimeó o directamente lloró a moco tendido en distintas partes.

Yo tampoco pude evitar escribir algo. Volví con esa necesidad imperiosa de darle al teclado hasta que saliera algo. Ya que la belleza es, citándote, inenarrable, me tuve que contentar con bajar a tierra algo de mis emociones.

Gracias, Luis. Gracias, gracias, gracias.

"Hay gente a la que habría que matarla"


La reina de la frivolidad que cree en dinosaurios vivos? No.
La nefasta anciana y su eterna pasión fascista? Tampoco.
Nuestro queridísimo flaco, que nos iluminó, le cantó a la luz, el alba, el alma y sus circustancias? Sí.

Doloroso no?
El silencio se hizo una constante en el contradictorio mundillo de nuestro amado rock.
Nadie hablo ante la mayor tragedia de todos los tiempos.
Y los que lo hicieron, lo hicieron con tibieza, cuidando su puto culo.

Cuando a Ricardo Iorio la revista Rolling Stone le hizo una entrevista, Ricardo lanzó unas muy desafortunadas frases antisemitas.
Venía del suicidio de su mujer.
Se armó un cataclismo.
La condena fue fatal.
Hoy, a diez años de esa entrevista, Almafuerte esta prohibido en los canales de música. Los diarios no dan cuenta de su éxito. Nada. Camina errante. Dolido. Arrepentido. Con las cámaras lejos.

Al flaco no. Lo alabamos. Es un genio? Claro que lo es. Se merece tanta devoción? Sin duda que sí, ignorando a los chupamedias de ocasión y a los políticamente inimputables, caso Enrique Symms.

Pienso. Y me sale una palabra. Stablishment.
Sí. En el rock también existe.
No todos somos iguales ante ley.
A algunos se los condena por el terrible pecado de no haber nacido en el año correcto.

Hoy Ricardo Iorio canta temas de Spinetta. Pocos lo saben.
Hoy Spinetta toca temas de Spinetta. Quién no lo sabe.

Hoy murió Ruben Carballo.

Stop.

"Hay gente a la que habría que matarla"

Stop.

Sé vos.

Stop.

Cuida bien al niño.

Play.

Pato: es cierto, no hubo para Luis la condena que hubo para Iorio. También es cierto que Iorio fue mucho más bestia, y a título de nada, y lo repitió varias veces. Si Almafuerte no tiene enorme difusión en los medios no es por esa condena, sino porque el mismo Iorio le raja a las entrevistas y a la difusión porque cree que todos son la misma mierda. En cuanto al Flaco, hasta yo tuve que señalar, con dolor, que había metido la gamba (columna "Pólvora de estrellas", de este año).

Por otras parte... quiero creer que estás comparando a Spinetta y a Iorio porque ambos tuvieron declaraciones desafortunadas y las reacciones del entorno no fueron iguales, y no porque creas que Iorio tiene tanto talento como Spinetta.

Me quedé masticando el tema, y de pronto recordé otro rasgo de Iorio: la adhesión incondicional al golpista Seineldían en nombre de un nacionalismo dudoso, ¿debe ser interpretada también como exabrupto?

Qué gran recital! Apenas empañado por lo pésimo del sonido. No se cómo se escuchaba en la zona VIP, pero en el campo fue bastante malo.

Solo el flaco podía lograr mantener unidas a tantas personas durante 5:20 hs con el mismo entusiasmo desde el primer acorde hasta el último, y que al finalizar la gente siga pidiendo una más.

Lo único que lamento es que no se vuelva a repetir.

Ah! Muy buena nota Edu. Pasa que el flaco se lleva todas las miradas, viste.

¿Es para tanto la bronca que le agarró a LS por la remera que no salió en la RS? me parece demasiado. Encima la tapa de RS (no santa de mi devoción) me parece buenísima.

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.