« Home | El truco de juntarse a tocar » | La era de la boludez » | La calma antes de la tempestad » | No lo soñé » | El hombre de la papa en la boca (catarsis) » | Noticia intrascendente » | Todo lo que necesitas es a Paul » | Tío Aquiles » | Cargados de futuro » | Que la sigan chupando » 

12.1.11 

El túnel del tiempo


(Publicada en Página/12, dentro de la producción sobre María Elena Walsh)

Cuanto más antiguos, los recuerdos tienden a ser más caprichosos, más maleables, más susceptibles a cambios sutiles pero significativos. Pero algunos quedan fijos, no necesitan embellecimiento ni se dejan alterar. Sí suceden cosas extrañas, como el recuerdo monocromático: de manera casi invariable, mis recuerdos de los ’70 son en blanco y negro. Quizás ayuda el tono de las fotos familiares de la época, pero hay cosas que no poseen ningún registro fotográfico y, sin embargo, asoman a la superficie de la memoria sin colores. Lo que, aunque parezca una contradicción, no significa que no tengan color.

María Elena Walsh trajo color a esa realidad blanco y negro. En una época oscura, pesada, mi madre tenía la invalorable costumbre de, el día de cobro, a comienzos de mes, volver a casa con un par de vinilos. Podía ser Zitarrosa o The Beatles, Les Luthiers o Julio Iglesias (en nuestra discoteca llegaban a convivir esas cosas), pero lo que nos encendía a los menores del hogar era cuando anunciaba –a través del mostro de baquelita al que llamábamos “teléfono”– que había un nuevo disco de María Elena Walsh y que lo tendríamos esa tarde.

Manuelita, el Mono Liso, el Reino del Revés y Perro Salchicha conectaron con el pibe que fui, y con mis hijos, de todas las edades, en diferentes momentos históricos. Ya no hay teléfonos de baquelita y a veces parece que María Elena canta sobre un mundo extraterrestre, pero el milagro se sigue produciendo: a los pibes les gusta. A cualquier edad, en cualquier época. Uno solo lamenta no poder transmitirles a los hijos el misterio que tenía la ceremonia del vinilo, el encontrarse con ese objeto tan querible y mirarlo y leerlo y escucharlo con fruición, y desarrollar de una vez y para siempre un vínculo con esa voz que cantaba cosas que abrían un universo de imaginación. María Elena, también, contribuyó al amor por la música: frente a tantos ladri que han hecho uso y abuso de máquinas de ritmo y berretadas sonoras, las canciones de ella son no solo bellas en su concepción, sino también rotundas en la instrumentación, en el arreglo, en la vestimenta. Tener claro cómo podía sonar una canción ayudó a que evitáramos los engaños más arteros y, en la pila de homenajes y revisitas a su obra, saber distinguir entre el artista honesto y el que solo quiere aprovechar el efecto Walsh haciendo la fácil.

No vale decir que con la muerte de María Elena Walsh murió un poco la infancia: la infancia que construyen sus canciones seguirá atravesando las eras.

Etiquetas: , , ,

No solo conectaron con el pibe que fuiste y con tus hijos; también con tus hermanos, y así sumamos otro momento histórico diferente a los dos (o tres, más bien) mencionados.

Muy buena nota Edu.
Saludos!

Creo que lo que vale es eso, que "a los pibes les gusta". Yo también pienso a veces que su música envejeció, la voz engolada y solemne, los arreglos "juguetones" que en realidad son mucho más complejos de lo que parecen y están tocados por músicos de sesión de primer nivel... pero a los pibes les gusta, y no hablo de "grandulones" que hoy tienen 25 años, me refiero a nenes y nenas que no pasan los 10.

La Walsh siempre fue una señora decente indignada y muy antiperonista bordeando y a veces pisando el gorilismo, pero se le puede perdonar el pecadillo por la cantidad y calidad de cosas que dejó escritas y grabadas.

Publicar un comentario

Responsable

  • Eduardo Fabregat
  • Buenos Aires, Argentina
Prontuario
Powered by Blogger
Creative Commons License
Este blog está bajo una licencia Creative Commons Argentina.